Construye hábitos para sentirte bien y pasa a la acción

  • Mente
cat-icon-on-post

Todos sabemos o intuimos lo que tendríamos que hacer para sentirnos bien. Una dieta sana, hacer más ejercicio, dejar algún hábito tóxico, cambiar de trabajo o simplemente dejar de proyectar y pasar a la acción.

A veces esa es la clave, menos pensar y más hacer. Hoy te damos algunas claves para que dejes de proyectar y pases definitivamente a la acción. A veces un cambio es más sencillo de lo que piensas y puede ser el acelerador para acercarte a la mejor versión de ti mismo.

Convierte tus sueños en proyectos y tus proyecto en realidades
Convierte tus sueños en proyectos y tus proyecto en realidades

Proyectar. Pensar, pensar y pensar, idear, planificar nuestra vida perfecta. Muchos de nosotros nos pasamos así la toda la vida. Imaginando lo bien que nos iría en una realidad paralela en la que todo es perfecto. Pues bien, eso que imaginas puede llegar a suceder, aunque no todo es tan fácil y tan rápido como solamente imaginarlo. Para eso ya tenemos la imaginación.

Como seres humanos tenemos la capacidad de imaginar, de inventar cosas nuevas gracias a la creatividad. Nuestra creatividad no tiene límites y eso es maravilloso, porque gracias a eso avanzamos, inventamos y evolucionamos. Esto es lo que está haciendo nuestro cerebro continuamente: funcionar, imaginar, buscar diferentes posibilidades. Pensar en lo imposible y conseguirlo: eso sucede y tú también lo puedes conseguir. La clave está en tres conceptos: determinación, paciencia y pasión. Esto es lo que hace falta para pasar a la acción.

Quien algo quiere algo le cuesta

¿Cuántas veces has oído esto? Desde que somos niños hasta nuestra madurez, esta es una frase o una idea que está continuamente en el aire, y eso es porque es terriblemente cierto. Quien algo quiere algo le cuesta. Si no hacemos un esfuerzo para conseguir lo que queremos, tarde o temprano dejaremos de encontrarle sentido a lo que tenemos.

Imaginar nuestra vida perfecta no vale de nada si no hacemos por que se haga realidad. Y es aquí cuando esto se puede convertir en un problema, cuando imaginamos e imaginamos y nos sentamos a esperar a que un día todo cambie de repente y nuestro sueño se haga realidad. El gran error es creer que no podemos elegir lo que queremos conseguir, y aquí llega la frustración.

No dejes que se te vaya la vida proyectando. Haz realidad tus proyectos con determinación, paciencia y pasión
No dejes que se te vaya la vida proyectando. Haz realidad tus proyectos con determinación, paciencia y pasión

Evidentemente nuestros deseos no se van a cumplir con un chasquido de dedos. Detrás de una persona feliz o exitosa siempre hay mucho trabajo y esfuerzo, y el éxito no siempre tiene la misma cara. Para unos el éxito significa vivir bajo un cocotero en una isla paradisiaca, para otros significa ser un profesional de éxito. Y entre esos dos extremos hay millones de posibilidades y nuestra primera misión es visualizar cuál nuestra idea de éxito o de felicidad. Cuando descubras eso, ya tendrás mucho camino hecho.

No todos tenemos las mismas oportunidades ni las mismas circunstancias, pero la clave está en encontrar estrategias, imaginar diferentes posibilidades y trabajar mucho. Y recuerda: no te obsesiones con la perfección sino con el progreso.

Si puedes imaginarlo, puedes hacerlo

Puede que esta frase se haya quedado un poco vacía  de tanto usarla, pero es completamente cierta y real. Tal vez no sea mañana, ni el año que viene ni al siguiente ni tal y como tu lo habías imaginado. De hecho la vida da muchas vueltas y en el camino puedes desviarte y encontrar algo mejor, o algo diferente. Sí, siempre tendremos que sacrificar algo, y ese algo tiene que ver con el tiempo que dedicamos a las cosas. Si dedicas tiempo a encontrar la mejor manera de conseguir llegar a tus objetivos, el éxito está casi garantizado. Y aún más si aquello que te propones solamente depende de ti.

Somos capaces de conseguir todo aquello que nos proponemos
Somos capaces de conseguir todo aquello que nos proponemos

Estudiar para un examen o entrenar duro para una prueba importante son dos ejemplos sencillos. Sí, puede salir mal, y puede salir mal muchas veces. Es más, debe salir mal muchas veces. Afortunadamente hoy en día tenemos acceso a muchísimos recursos para informarnos sobre convocatorias, cursos, becas, competiciones, concursos, etcétera,y si ese no sale, seguro saldrá algo parecido. Aquí también juega un importante papel nuestra creatividad.

Si puedes imaginarlo puedes hacerlo. Una frase tan cierta como peligrosa. Los sueños sueños son y para cumplirlos tendremos que convertirlos en un proyecto, y luego ejecutar ese proyecto. Vayamos por partes y simplifiquemos. Para conseguir nuestros objetivos es fundamental tenerlos claros y dividirlos en pequeños pasitos, así todas las metas serán alcanzables. Podemos tardar meses, años, lustros, sí, pero hacer realidad un sueño es una de las cosas que le da sentido a nuestras vidas.

Y sí: todo puede fallar.

Hay quien desde niño ha soñado con ser bombero o médico y lo ha conseguido. Hay quien siempre ha querido ser cantante y ahora es veterinario. Todos proyectamos nuestra mejor vida, nuestra mejor versión de nosotros mismos, y si verdaderamente lo queremos, trabajaremos duro para ello. Puede salir bien o puede salir mal, de hecho los mejores proyectos suelen terminar -o empezar- con un fracaso. Otra de las claves para una vida feliz es aceptar lo que tenemos, agradecerlo y trabajar a partir de ello. Aquello con lo que ya contamos es siempre nuestro mejor recurso.

Pide un deseo...y ponte a trabajar para que tu proyecto se haga realidad
Pide un deseo…y ponte a trabajar para que tu proyecto se haga realidad

Mira lejos, sí, pero se realista, que no es lo mismo que ser pesimista. Piensa en la cosa más loca, conviértela en tu meta, y por el camino sé realista: trabaja duro, pregunta, busca ayuda, equivócate, vuelve a equivocarte y aprende a rectificar, ten paciencia, cree en tu proyecto y así irá tomando forma y haciéndose real.

Sí, nuestra mente es muy poderosa. Es capaz de crear las cosas más bellas. Todos somos capaces de cumplir nuestros sueños, si no dejamos que se nos vaya la vida proyectando. Pasar a la acción es la mejor medicina contra la frustración.

Si quieres empezar un nuevo camino primero tendrás que imaginarlo, después dibujarlo y a continuación emprenderlo. Puede que no sea fácil y que eso implique renuncias, pero no serás el único. Ser como tu quieres es lo mejor de la vida y lo más difícil, pero vaya si merece la pena. Es la mayor aventura ¿No crees?

Comentarios

compartir en redes