¿Cuándo es recomendable una dieta detox?

  • Gastronomía
cat-icon-on-post

Hay épocas en las que cometemos excesos o, aunque no sea de un modo exagerado, descuidamos nuestra alimentación y nuestros hábitos de vida. Para ello, muchas veces se recomienda realizar una dieta detox, pero éstas tampoco son milagrosas y pueden llegar a ser incluso peligrosas para la salud si no se realizan de un modo correcto. Si estás pensando en probar una dieta detox y no sabes realmente cómo hacerlo ni si te conviene, aquí vamos a tratar de ayudarte, explicándote cuándo son recomendables y cuándo no.

¿Qué es exactamente una dieta detox?

La palabra detox es una abreviatura popular de la palabra desintoxicación. Su objetivo principal es conseguir que el cuerpo elimine de un modo más fácil las toxinas o elementos poco favorables que tenemos en nuestro cuerpo, vía heces u orina.

¿Quiere decir esto que tenemos muchas toxinas y que nuestro cuerpo no puede hacer esto de un modo natural? Sí y no. Tanto por la alimentación, como por determinados hábitos, es cierto que podemos ingerir elementos que se acumulan en nuestros órganos y que no resultan beneficiosos. Pero también es cierto que nuestro organismo funciona de un modo más o menos eficiente y que, si está en plenas facultades, debería eliminar por sí solo estos elementos perjudiciales.

Entonces, ¿por qué se debería hacer una dieta detox? Pues, principalmente, la gente suele decantarse por ella cuando ha pasado un periodo cometiendo demasiados excesos y quiere “ayudar” a su cuerpo a retornar a unos niveles más saludables. Y esto se hace optando por un determinado tipo de alimentos y prescindiendo de otros.

¿Son las dietas detox aptas para todo el mundo?

Esta pregunta seguramente se podría hacer sobre cualquier tipo de dieta y, sinceramente, es muy complicado encontrar una dieta que sea apta para absolutamente todo el mundo.

Pero, en el caso concreto de las dietas detox, la respuesta seguramente sea más meridiana: no. Son dietas que pueden suponer un cambio radical en la alimentación durante un tiempo determinado y que limitan mucho la variedad de los productos que se ingieren. Por esta razón, hay que tener mucho cuidado a la hora de afrontar una dieta depurativa y primar sobre todo la salud antes que el intento de desintoxicar.

Para empezar, hay que tener en cuenta que las personas que tienen unas necesidades nutricionales concretas, como los niños, las mujeres embarazadas o los que padezcan enfermedades como diabetes o patologías cardiacas, por poner algún ejemplo, deberían alejarse de este tipo de dietas.

Tampoco se debe comenzar una dieta detox cuando se está bajo tratamiento o tomando algún medicamento. La exigencia de estas dietas puede ser alta y a esto se le suma que las dietas depurativas pueden conllevar efectos secundarios. No es de extrañar que, tras llevar unos días con este tipo de alimentación más estricta y limitada, puedan aparecer dolores de cabeza, problemas intestinales o una sensación de cansancio y debilidad. Si éste es tu caso y solo sucede de forma muy puntual, tal vez no debas preocuparte. Pero lo mejor siempre será la prevención y, en caso de que aparezca algún síntoma extraño, lo recomendable será acudir a un médico y consultarle, sobre todo si las molestias se prolongan.

La consulta a un médico, de hecho, es algo que se debería hacer siempre que se quiera llevar a cabo una dieta detox, a modo de prevención. El médico de cabecera o el nutricionista personal son los que mejor conocen las condiciones de cada uno y pueden aconsejar con más certeza sobre las necesidades de llevar a cabo una dieta de este tipo o si, por el contrario, es mejor decantarse por otro tipo de régimen alimenticio.

¿Qué se suele comer en una dieta depurativa?

Las dietas de este estilo suelen estar centradas en alimentos con mucha fibra. Sobre todo, lo que más se promueve en una dieta depurativa es la ingesta de frutas y verduras, aunque también de legumbres y algunos cereales.

En concreto, si hablamos de las mejores verduras para una dieta depurativa, podemos nombrar el brócoli, las espinacas, la alcachofa, la remolacha, las endivias, el apio o la coliflor. Entre las frutas, el limón y la papaya son clásicos, así como la sandía. También el arroz y la avena son grandes aliados para depurar toxinas y, por supuesto, el agua. Este es el mejor líquido que se puede beber, sin ninguna duda, si se quiere ayudar al organismo a depurar toxinas.

¿Es la dieta detox la dieta que necesitas?

Esta pregunta es algo que tienes que hacerte y, sobre todo, hacerle a tu médico antes de iniciarla. Mucha gente piensa que las dietas depurativas pueden ser saludables y muy eficaces para perder peso, pero, en realidad, este no es su objetivo principal ni están especialmente diseñadas para ello.

Una de las características principales de las dietas detox es que no deben ser seguidas durante periodos largos de tiempo. La dieta para depurar toxinas ha de ser concisa y, si se lleva a cabo correctamente, lograr su objetivo en unos pocos días. Si lo que se quiere es una alimentación para adelgazar o para mejorar los niveles de colesterol, entre otras cosas, hay que buscar algo más sostenible en el tiempo y enfocado a esto.

Es verdad que, según el tipo de alimentación que se siga cotidianamente, junto a determinados hábitos como la práctica de deporte, el cambio a una dieta depurativa puede ayudar a bajar de peso, pero para esto tal vez sea más recomendable seguir otro tipo de alimentación especializada, supervisada por un profesional.

[Total:1    Promedio:4/5]

Comentarios

compartir en redes