¿Picante para combatir el calor? Veamos por qué

  • Gastronomía
cat-icon-on-post

O la amas o la odias. La comida picante es así.

Que los platos picantes ayudan a combatir el calor es un rumor muy extendido. Veamos el porqué de esta afirmación y descubramos las especias más valoradas para elaborar platos saludables de aquí y de allá.

Tómate un buen chile picante para combatir un día de calor... ¿te atreves?
Tómate un buen chile picante para combatir un día de calor… ¿te atreves?

En Japón tienen el wasabi, un rábano picante de la familia del nabo, la mostaza y el repollo que crece solamente en Japón. En Méjico tienen el ají o el chile, con numerosas variantes que llegaron a Europa desde América con los primeros comerciantes (la expedición de Colón iba buscando pimienta y se encontraron con el ají), en la India tienen el curry y en África la harissa o el piri-piri. El chile es una planta originaria de México que se extendió desde América por todo el mundo y la planta se aclimató tan bien que se pensó que era autóctona, hasta tal punto que hoy el pimiento forma parte de la llamada cocina tradicional de todo el mundo, cuando solamente lleva en Europa poco más de quinientos años. Hoy en día China es el mayor productor de pimientos, seguido obviamente por México, y esta especie todavía hoy tan valorada no solo en gastronomía sino también en la medicina por sus propiedades analgésicas, se cultiva en todas partes del mundo.

En realidad el fruto del pimiento, del chile o del ají es picante como un medio para proteger a la planta frente a los mamíferos que se comen su fruto y así asegurar su propia supervivencia. En cambio los pájaros no tienen la sensación de picor, y por eso son capaces de distribuir las semillas por doquier, y de nuevo, garantizar la supervivencia de esta especie. La Naturaleza es muy sabia.

Pica, ¡pero pica rico!

La responsable de que una guindilla nos produzca esa sensación de ardor en la boca, en el esófago y por todo el aparato digestivo es la capsaicina, un compuesto químico que tienen los frutos de la familia del chile, las plantas del género Capsicum de la familia de las solanáceas como el tomate o la berenjena. Según la variedad, cada chile tiene mayor o menos cantidad de capsaicina, una variable que se mide mediante la Escala Scoville que va desde el pimiento verde, que no pica, hasta el Chile X, un cruce de diferentes tipos de pimientos que lo hace super picante, por encima de sugerente Dragon’s Breath (aliento de dragón). Para que te hagas una idea, los pimientos de padrón estarían en el quinto puesto de menos picantes cuando en esta escala hay 18 grados.

El picante en todas sus variedades se ha extendido por los mercados de todos el mundo
El picante en todas sus variedades se ha extendido por los mercados de todos el mundo

El efecto por el cual comernos un pimiento de padrón, un curry picante o un taco bien aderezado con mole se conoce como efecto botijo, es decir, el mismo por el cual el agua se mantiene fría dentro de un botijo. La capsaicina cuando se consume activa los receptores de dolor de la boca y la garganta, responsables también de la sensación de calor y envían una señal al cerebro que hace que se acelere el pulso, incrementando la sudoración y liberando endorfinas. El sudor es el mecanismo mediante el cual nuestro cuerpo regula el exceso de calor, por lo que aquí lo tienes. Aunque las comidas picantes sugieran que vamos a tener más calor si las comemos, el efecto es el contrario, ayudan a aclimatar nuestro cuerpo frente a las altas temperaturas. Hidrátate bien y ¡a comer picante!

Nota: si quieres aliviar el efecto del picor, lo mejor es tomar algún lácteo, ya que la caseína que se encuentra en la leche disuelve mejor las capsaicina. El agua no solamente no alivia el ardor de la boca, sino que ayuda a propagarlo más aún. Todo es cuestión de química.

Dos recetas sencillas y picantonas para los días de verano

Hoy te vamos a sugerir dos recetas muy sencillas y ligeras para que pruebes a combatir el calor.

Una receta muy sencilla pero deliciosa son los espaguetis fueguito, perfectos como guarnición o como primer plato de una comida ligera pero divertida.  Para ello verteremos sobre los espaguetis recién cocido un refrito hecho con ajos cortados en láminas y guindillas picadas (se doran juntos en una sartén a fuego lento durante unos cuatro minutos). Añadir Parmesano rallado al gusto. Una delicia sencilla, fácil de hacer y ¡muy picante!

Con esta base se puede hacer también una deliciosa salsa que será perfecta para aderezar unos mejillones cocidos. Deberemos cocerlos en casa, hasta que se abran y reservar el jugo que han soltado durante la cocción. A continuación rehogaremos en una sartén una cebolla, un diente de ajo y una guindilla, todo ello bien picadito, cuando el sofrito esté bien hecho, añadir una cucharada de harina que espese un poco la salsa y un poco de pimentón. Añadimos el caldo reservado de los mejillones y cocinar diez minutos a fuego lento. Pasar por el pasapurés, verter sobre los mejillones y cocer suavemente durante diez minutos.

Hay tantos platos picantes en el mundo que no es fácil decidirse por uno solo y podríamos llegar a escribir todo un tratado, y de hecho los hay. También hay libros sobre los platos más picantes del mundo y algunas recetas para prepararlos. Entre ellos, llama la atención que los primeros sean africanos o asiáticos, como el Sik Sik Wat etíope o el Kimchi jjigae coreano, aunque también encontramos algunos procedentes del cono sur, como no podía ser de otra manera.

Para probar estos platos de la manera más auténtica te sugerimos que viajes hasta sus países de origen o una variante más económica pero no tan auténtica es que los pruebes en un buen restaurante, y si te gustan, pruebes a hacerlos en tu casa. De momento, y si lo que quieres es combatir el calor desde tu casa, prueba con estas recetas y si te han gustado, ¡pídenos más! El picante es así, crea adicción.

[Total:0    Promedio:0/5]

Comentarios

compartir en redes