Algunos consejos para cuidar tu cuerpo en verano

  • Cuerpo
cat-icon-on-post

El verano es la estación más esperada para muchos: las temperaturas son agradables, podemos ir a la piscina o a la playa y llegan las vacaciones. Pero todo esto implica algunos cambios importantes en tus rutinas que pueden afectar a tu bienestar.

Hoy te damos varios consejos para que tu alimentación, tu entrenamiento y tus cuidados personales no se vean afectados por la llegada del verano.

¡Estos meses son perfectos para cuidar de tu cuerpo!

El verano es el momento perfecto para cuidar tu cuerpo
El verano es el momento perfecto para cuidar tu cuerpo

El verano. Ese gran esperado. Calor, noches frescas y vacaciones. Encontrarse con amigos, festivales y fiestas al aire libre. El momento perfecto para salir a la calle, compartir buenos ratos y disfrutar de fantásticos ratos al aire libre. Suena muy bien, pero el verano, al igual que las Navidades es un momento en el que sin querer se pueden llegar de lado las rutinas y los buenos hábitos. No tiene por qué ser así, y con unos sencillos consejos y una alimentación adecuada el calor no tiene por qué dejarte aplatanado y solamente con ganas de estar a la sombra y echando la siesta, que también es una opción, pero no debemos abandonar nuestros buenos hábitos a pesar del calor.

Que si la playa, que si un festival, que si me voy de viaje,… Todo puede servir para alterar nuestras rutinas en todos los sentidos. Alimenticias, de entrenamiento o cuidados personales, pero lo cierto es que en la mayoría de los casos todas estas alteraciones son evitables.

Protégete del sol y las altas temperaturas

Lo primero en verano es beber mucha agua, y más si no lo sueles hacer durante el invierno. Estar hidratado en los meses de más calor es muy importante para tu cuerpo y te recomendamos que lleves siempre contigo tu botella de agua reutilizable. Reponer los líquidos que pierdes con la transpiración es muy importante. Además conviene que comas muchas frutas que también aportarán minerales y vitaminas, y entre otras cosas, prepararán a tu organismo para estar preparado para el calor y el sol, y que no te falte nunca la energía que necesitas para seguir estando a tope a pesar del calor.

Protégete bien del sol en verano
Protégete bien del sol en verano

Si sales de paseo, a correr, a caminar por el campo o a hacer cualquier actividad al aire libre no olvides proteger tu piel, cabeza y ojos del sol, ese gran regalo que nos da el Universo, pero cuya radiación puede llegar a ser peligrosa no solo para la piel sino también para nuestro ojos. Si vas a hacer algún deporte acuático o vas a pasar mucho tiempo bajo el sol en la montaña es importante echarse crema (mínimo un factor 30), ponerse unas buenas gafas de sol y un sombrero o pañuelo a la cabeza. Muchas veces una sobreexposición al sol, además de daños a largo plazo, te puede causar algún problemilla como dolor de cabeza e incluso fiebre, además de las temidas quemaduras solares.

Como siempre, el mejor método es la prevención.

No dejes de entrenar

Después de todo el esfuerzo que has estado haciendo durante el año, sería una pena que las vacaciones de verano (o simplemente el verano) haga que dejes de entrenar. Las rutinas diferentes y más relajadas o el calor pueden ser suficiente motivo para dar al traste con todo un año de sesiones de entrenamiento. Si el calor te impide salir a correr puedes hacer dos cosas, salir con la fresca a primera hora de la mañana o bien probar ese territorio desconocido para tí que es el gimnasio. ¿Por qué? Pues porque los gimnasios suelen estar climatizados. Si bien el aire acondicionado no suele ser nuestro mejor amigo, puede resultar una ayuda en este caso. Cuidadito con los cambios bruscos de temperatura.

En verano, el gimnasio es un oasis de calma ¡y de fresquito!
En verano, el gimnasio es un oasis de calma ¡y de fresquito!

Visitar el gimnasio en verano tiene además la ventaja de que habrá menos gente, con lo que puedes aprovecharte más de los consejos de los entrenadores y disfrutar de todos los medios disponibles en las salas. Además te dará la oportunidad de descubrir nuevas actividades deportivas.

Si en cambio eres una rata de gimnasio y sales de viaje aprovecha tu lugar de destino para realizar cualquier actividad deportiva, aunque sea diferente a la que sueles hacer. Abrirá tu mente y te enseñará todo lo que puedes hacer cuando estás en forma. Aprovecha las posibilidades que te ofrece esta época del año tan especial.

En el resto de los casos, sabes que merece la pena no para la actividad física, ya que si no, cuando se terminen las vacaciones y el verano sea solo un bello pero lejano recuerdo, será mucho más difícil retomarlo todo a la vez: rutinas, trabajo, entrenamientos… por eso y porque sabes que merece la pena, haz el esfuerzo de mantenerte en forma durante el verano.

Hay vida más allá del chiringuito…

…y lo sabes. Ya sea de día o de noche, son muchos quienes aprovechan para comer cuando están en la playa. No tiene nada de malo, y de hecho es un lugar perfecto para estar con los amigos pasando un buen rato, charlando y riendo, que también es muy importante. Pero eso no significa que tu alimentación dependa de las raciones de paella y calamares fritos. En primer lugar porque puede provocarte digestiones pesadas y molestas, y en segundo lugar porque en los meses de calor hay que cuidar la alimentación. Frutas y verduras frescas que aporten minerales y frescor a tu alimentación son muy importantes, y también deben estar presentes.

Esto también es aplicable a los helados, granizados y todo tipo de bebidas dulces. El azúcar aporta calorías innecesarias y puede aumentar la temperatura del cuerpo, además de ralentizar las digestiones, por lo que si la puedes evitar, mejor.

Recuerda tu verano por lo bien que te has sentido
Recuerda tu verano por lo bien que te has sentido

Es verano. Es tiempo de disfrutar al aire libre, de buscar lugares donde refrescarse, de reencontrarse con algunos amigos o con la familia, de viajar,… y como siempre, de cuidarse. Todo esto no es excusa para dejar de hacerlo, ya que cuidarse es algo tan natural como la vida misma.

Así que ya sabes, bebe mucha agua, come fruta, protégete del sol y aprovecha para disfrutar de todo lo que nos regala vida. Es lo más importante. Y tú, ¿nos cuentas cómo te cuidas en verano?

Comentarios

compartir en redes