¿Playa o montaña? ¿Por qué elegir?

  • Viajes
cat-icon-on-post

Cuando estamos pensando en un destino para nuestras vacaciones, en muchas ocasiones la disyuntiva es esta: playa o montaña. Cada una de las dos posibilidades ofrecen diferentes posibilidades, pero lo cierto es que no son excluyentes. Senderos en montes cerca de la costa, playas lacustres o pozas naturales en plena montaña ofrecen todo lo bueno del monte y el mar sin tener que desechar ninguna de las opciones.

Si no te decides entre una de las dos no te preocupes, hoy te damos la clave para encontrar destinos refrescantes dondequiera que vayas
Si no te decides entre una de las dos no te preocupes, hoy te damos la clave para encontrar destinos refrescantes dondequiera que vayas

En esta vida no todo tiene por qué ser blanco o negro. Ni tampoco gris. La pregunta playa o montaña es un clásico, pero lo cierto es que cuando nos planteamos un destino para nuestras vacaciones de verano hay muchos lugares en los que podremos disfrutar de ambos sin movernos demasiado. La playa ofrece la posibilidad de refrescarse de tanto en tanto con un chapuzón y también de practicar algunos deportes marinos como el surf o todas sus variantes, vela, buceo o simplemente una agradable sesión de running al atardecer. En la montaña también podremos hacer senderismo y disfrutar de paisajes increíbles, recorrer rutas en bicicleta o escalar, pero también nos podremos dar refrescantes chapuzones en agua dulce (y bien fría generalmente) que nos pondrán las pilas para seguir camino.

Lejos de la costa, o no tan lejos, pero a algunos metros de altura, también podremos disfrutar de las bondades de darnos un remojón sin necesidad de llevar la sombrilla, la radio, la sandía y de esquivar a varias familias que echan el día a la orilla del mar y terminan como un cangrejo. Ir a la playa no tiene por qué ser así, e ir a la montaña puede ser una experiencia de lo más refrescante. Hoy vamos a ver algunos enclaves en los que después de una larga caminata te podrás dar un baño, o después de una sesión de surf podrás disfrutar de una bonita puesta de sol lejos del agua salada.

Senderos en la costa

Si todos los años vas a la misma localidad costera, es posible que ya conozcas tu sendero favorito, o que por lo menos hayas oído hablar de él. Si nunca lo has probado, este verano es buen momento. Anímate, infórmate, prepara tu mochila y organiza una caminata con tus amigos.

Senderismo con vistas al mar: un plan perfecto
Senderismo con vistas al mar: un plan perfecto

Cádiz es famoso por sus maravillosas playas. Tarifa, Bolonia, El Palmar o Caños de Meca son enclaves playeros clásicos en los que hacer todo tipo de actividades marítimas. Pero también podemos encontrar interesantes caminos por los que descubrir la geografía de esta maravillosa zona de España. Date un refrescante baño en la playa y comienza tu paseo en el podrás explorar la Duna de Bolonia, o el impresionante conjunto arqueológico de Baelo Claudia. Todo esto con vistas al mar. Eso sí, no te olvides de un buen sombrero y ¡mucha agua!

Otro lugar también famoso por sus playas es la provincia de Málaga, pero lo que muchos no sabíamos es que también cuenta con uno de los mejores senderos de España, el tramo del GR 92 E12, que discurre cerca de la costa pasando por parques naturales, pueblos históricos y algún que otro riachuelo. También merece la pena conocer el Parque Natural de la Sierra de las Nieves, con mucha vegetación, desfiladeros y ¡agua!

En las costas gallegas también podremos encontrar impresionantes caminos cerca de la playa, o caminos que llevan de playa a playa por el interior. Además de los caminos GR (gran recorrido) existen los de pequeño recorrido, que los suelen mantener las federaciones de montaña locales. Si alguna vez vas dando un paseo y encuentras una señalización con una raya blanca y otra amarilla, están en una ruta de pequeño recorrido. Puede que no lo sepas, pero seguro que lleva hasta sitios increíbles.

Haremos mención especial a las rutas tinerfeñas que ofrecen espectaculares panoramas del Océano Atlántico. Esto sí que es playa y montaña.

Rutas de los molinos

Son frecuentes sobre todo en Galicia y en el norte de España, aunque también podemos encontrarlas por toda la geografía española. Estas rutas nos dan una clave muy importante. Marcharemos por caminos en los que habrá pequeños riachuelos que son los que mueven la piedra de los caminos, por lo que serán suficientemente caudalosos como para que podamos al menos remojar los pies.

La Ruta de los Molinos de Fraga, en Pontevedra, es solo una de las muchas rutas de los molinos que podemos realizar, pasando por impresionantes bosques y pinares y visitando preciosos molinos abandonados, piedras y musgo de impresionante belleza vetusta. Otras son la Ruta de los molinos del Folón y el Picón o la Ruta da Pedra e da Agua. Orense también es tierra de molinos -y de ríos- y es posible, aunque no fácil, hasta que encuentres alguno que todavía funciona.

Las rutas de los molinos aúnan exploración, belleza y misterio
Las rutas de los molinos aúnan exploración, belleza y misterio

La Comunidad de Madrid también ofrece – que nosotros sepamos- al menos una interesante ruta de molinos en Navalagamella, en la Sierra, que podemos recorrer de manera sencilla y refrescante, algo difícil de creer en estas fechas. Como ves, y volviendo a la idea que nos ocupa, nunca está de más meter el traje de baño en la mochila para tus rutas por la montaña. Ocupa muy poco.

De hecho, si buscas o preguntas en la oficina de turismo más cercana, es posible que te puedan ofrecer una ruta de molinos de agua cercana, ya que antiguamente moler harina con la fuerza de un río era algo bastante común, y allá donde hubiese un río y una población cercana, habrá un molino.

Las pozas: verdaderos baños en la montaña

Las pozas son una fantástica alternativa a la playa. Se trata de partes más profundas de un río en las que el agua baja tranquila. Muy parecidas a una piscina, ¡pero con el agua muy fría! Huyendo de aglomeraciones y chiringuitos, podremos encontrar la calma que muchos buscamos cuando nos queremos refrescar. Otra de las ventajas es que suelen ser el premio a una larga caminata por el monte. Eso sí, no esperes un fondo de fina arena y un lugar plano para sentarte. Las piedras alrededor de la poza y en los fondos suelen ser una constante, por lo que deberemos tener cuidado e incluso bañarnos con escarpines o cangrejeras.

 ¿Playa o montaña? Elígelo todo!
¿Playa o montaña? Elígelo todo!

Por lo demás, sabemos que podrás encontrar increíbles pozas en Cataluña, o en el País Vasco. La clave para encontrar tu lugar preferido, tu sitio de ensueño al que te gustaría ir cada vez que necesites desconectar y sentirte bien, o pasar un rato agradable en buena compañía, siempre es explorar, informarse y echarse al monte (o a la costa) para encontrar eso que estamos buscando, aunque no lo sepamos. Ese enclave en el que estar bien, alejado de ruidos y de humos, un lugar en el que recordemos que somos parte de la Naturaleza.

Ni la playa es el único lugar para refrescarse, ni la montaña es un sitio solo para andar. Si quieres evitar las grandes masificaciones en verano, cambia el chip y ve más allá del binomio playa o montaña. Todo un universo de posibilidades se abrirá ante ti.

Y tú, ¿te atreves a desvelarnos tus paraísos secretos?

Comentarios

compartir en redes