5 alimentos imprescindibles para una dieta vegetariana

  • Gastronomía
cat-icon-on-post

Los tipos de dietas y estilos de alimentación que podemos practicar son múltiples y, en ocasiones, podemos hasta llegar a tener dudas ante la cantidad de información que nos llega. Mucha de esta información no es demasiado clara y puede resultar contradictoria, lo que tampoco facilita las cosas. Por eso, y para ayudarte un poco, te queremos contar aquí cuáles son los alimentos imprescindibles para una dieta vegetariana, con el objetivo de que puedas iniciarte o seguirla del mejor modo.

Anteriormente, ya te hemos hablado de los consejos básicos que deberías seguir para llevar una alimentación vegetariana del modo más seguro y saludable. Entre ellos, destacamos la inclusión de la mayor variedad de alimentos que puedas. Las dietas vegetarianas, y más aún las veganas, pueden conllevar algunas carencias nutricionales, ya que prescinden de alimentos de origen animal que aportan una gran cantidad de proteínas y minerales indispensables para el bienestar de nuestro organismo.

Alimentos que no deben faltar en tu dieta vegetariana

Teniendo en cuenta lo anterior, hay una serie de grupos alimenticios que podemos considerar imprescindibles para una alimentación vegetariana completa. Y aquí te explicamos cuáles son:

Legumbres

Si quieres llevar una dieta vegetariana completa y saludable, las legumbres no solo es que no deben faltar, sino que tienen que ser obligatorias. ¿Por qué? Porque las legumbres son de los alimentos vegetales que más proteínas contienen. De hecho, hasta un 25% de su peso corresponde a este elemento, por lo cual, en una dieta carente de alimentos de origen animal, las legumbres tienen que ser auténticas protagonistas. Además, aportan hidratos de carbono, almidón y fibra, minerales como calcio y hierro, vitaminas del grupo B y ácido fólico.

El aspecto nutricional es una buena razón ya por sí sola, pero hay otros factores que también juegan a su favor. Por ejemplo, que la variedad de legumbres que hay disponibles todo el año es muy grande. Y no solo es que haya mucha variedad, sino que también son muy accesible por su completa distribución y por su precio asequible.

Además, las legumbres son muy versátiles a la hora de buscar recetas y combinaciones. Todos conocemos los platos clásicos de cuchara que tanto abundan por los fogones más tradicionales de nuestra geografía, pero, aunque éstos sean los más famosos, hay muchas otras opciones que resultan más saludables, más digestivas y, sobre todo, adecuadas para una dieta vegetariana. Así que ya sabes, a comer muchas alubias, garbanzos, lentejas, guisantes, etc.

Cereales

Ya te hemos hablado en anteriores ocasiones de la relevancia que tienen los cereales en una dieta saludable, ya que son una fuente estupenda de proteínas, minerales y vitaminas.

Al igual que las legumbres, la variedad y la versatilidad que ofrecen los hacen muy cómodos de incluir en cualquier dieta, y no es raro que estén presentes en alguna de nuestras comidas diarias, incluso cuando no se lleva una alimentación vegetariana o vegana.

Desde panes, arroces y platos de pasta, que son lo primero que viene a la mente, a desayunos bien nutritivos con avena, o ensaladas con quinoa. Las alternativas, como ves, son múltiples y prácticamente podrías configurar un menú completo en el que siempre estuvieran presentes algunos cereales de una u otra manera.

Frutos secos

Los frutos secos son unos de los grandes olvidados siempre, y eso que tienen mucha importancia nutritiva. Sabemos que son pequeños y que muchas veces nos los presentan en formatos no demasiado recomendables. Pero, utilizados de la forma propicia, los frutos secos pueden aportar un montón de cosas buenas e, incluso, mejorar muchos de tus platos.

A la hora de consumir frutos secos, lo mejor es hacerlo en crudo, sin haberlos pasado por procesos en los que se añaden cantidades industriales de aceite y sal. Y, para ello, incluirlos en guisos o ensaladas. Las nueces, por ejemplo, le dan un buen toque a esos platos frescos de hojas verdes, con el plus añadido de que tienen mucho Omega 3 y vitamina E.

Otros frutos secos como las almendras tienen calcio y fósforo, y los piñones son uno de los frutos secos con mayor cantidad de proteínas, y también son muy versátiles. La única pega de los frutos secos es que son alimentos, en general, bastante calóricos, por lo que tampoco conviene consumir grandes cantidades si no se quiere subir rápidamente de peso.

Verduras y hortalizas

Como ya supondrás, las verduras y las hortalizas no pueden faltar en una dieta vegetariana ni en ninguna otra dieta. Pero es cierto que los beneficios que aportan al organismo son todavía más esenciales cuando se prescinde de alimentos de origen animal.

Vitaminas, minerales, fibra… es cierto que la cantidad y la variedad es diferente según qué tipo de verdura y hortaliza consumas, pero las opciones son tantas que, con una dieta equilibrada en la que estén presentes de un modo u otro, obtendrás unos aportes más que positivos para tu alimentación.

Aquí ya te hemos hablado de algunas verduras de temporada que son muy saludables y adecuadas para cocinar de un modo rico y sostenible, pero también puedes proponerte ir un paso más allá y cultivar tú mismo alguna verdura y hortaliza para enriquecer tu despensa un poco más.

Frutas

Para cerrar el quinteto de oro de las dietas vegetarianas, no podían faltar las frutas. Al igual que con las verduras y hortalizas, e incluso más, la variedad y la accesibilidad de la fruta son enormes, y proporcionan una gran riqueza en cualquier temporada. Y, también al igual que con aquellas, son absolutamente imprescindibles en cualquier tipo de dieta.

Son una de las mejores fuentes de vitaminas que podemos encontrar y, aunque todos sabemos que la forma más fácil y habitual de consumirlas es en crudo, las opciones que se nos abren con un poco de creatividad y tiempo son casi infinitas. En verano, por ejemplo, preparando riquísimos gazpachos de frutas, sabrosos y saludables. Y en invierno (o en cualquier otra época), con unos postres riquísimos a la vez que nutritivos.

No queremos terminar este artículo sin decir que, para aquellos que no sean veganos estrictos y que quieran llevar una dieta ovolactovegetariana, las opciones de alimentos que pueden y deben incluir son más amplias. Cuando se habla de proteínas, los huevos son un producto esencial, y los lácteos suponen una gran fuente de minerales como el calcio.

Comentarios

compartir en redes