¿Qué es el body pump y por qué deberías probarlo?

  • Cuerpo
cat-icon-on-post

El body pump es una disciplina deportiva basada en el levantamiento de pesas. Pero no es lo único en lo que consiste, sino que va más allá. De hecho, es mucho más completo y divertido de lo que a priori puede parecer. Si no lo conoces y te gustan los retos, éste puede ser uno de ellos para ponerte en forma. Al principio, tal vez te parezca un poco duro, pero no tardarás en habituarte y pronto podrás descubrir otra actividad deportiva que no conocías y que te puede aportar muchas cosas. ¿Te animas a intentarlo?

¿Qué es exactamente el body pump?

El body pump es una modalidad de entrenamiento físico que combina ejercicios de barra y discos para fortalecer y tonificar todo el cuerpo. De este modo, el ejercicio físico es más completo y exigente con la musculación.

Normalmente, las rutinas del body pump van acompañadas por canciones, por lo que muchos de los movimientos y ejercicios se realizan al ritmo de estas y, según cuál sea el estilo de la música, se pueden ir adaptando las sesiones al nivel de los practicantes o ajustando la intensidad progresivamente. También es frecuente que cada canción, o grupo de canciones, se enfoquen en trabajar específicamente una parte del cuerpo o músculos.

¿Cuáles son los beneficios del body pump?

El body pump es una disciplina muy eficiente en términos de resultados para los que lo practican. Gracias al trabajo que conlleva consigue una gran quema de calorías, incluso en las clases más cortas, que pueden ser de tan solo 30 minutos.

También permite tonificar fuertemente los músculos, definirlos y fortalecerlos, lo que, consecuentemente, lleva a un aumento de la resistencia física. Pero no son solo los músculos los que se ven beneficiados; también los huesos, ya que la práctica del body pump favorece la densidad de éstos, por lo cual es una práctica recomendada a personas que padecen osteoporosis (siempre en su justa medida).

Si se practica de un modo continuado, es un tipo de ejercicio que ayuda a corregir las malas posturas de la espalda, y esto influye favorablemente en otro tipo de dolencias como la lumbalgia.

Y, en términos generales, y debido al tipo de ejercicios tan completos que se realizan, también permite mejorar la coordinación, prevenir lesiones y mejorar la condición física.

¿Quién puede practicar body pump?

Aunque pueda dar la sensación de que el body pump es un tipo de entrenamiento duro y exigente, esto no significa que no esté abierto y accesible a un público amplio. Las sesiones de body pump suelen estar dirigidas por un profesor, que es quien coordina y adapta las rutinas al grupo de personas con las que está en cada ocasión.

A los principiantes se les recomienda comenzar con pesos más bajos o solamente con la barra, para ir aumentando la exigencia progresivamente con el paso del tiempo. Gracias al tipo de ejercicios que se practican, la condición física y la resistencia aumentan considerablemente en tan solo unas semanas, por lo que los progresos son muy visibles.

En cuanto a personas que no tengan una condición física, que padezcan alguna dolencia física o, incluso, las mujeres embarazadas, es recomendable primar la seguridad y ser cautos. Esto no quiere decir que el body pump sea accesible a ellos, pero se debe consultar con el médico y con el instructor, para adecuar los ejercicios y la intensidad a cada uno de los casos.

Recomendaciones generales para practicar body pump

A las recomendaciones generales, que realmente se pueden aplicar a muchas otras disciplinas físicas y deportivas, hay que añadir otras si se quiere practicar body pump del mejor modo.

La primera es que, debido a la naturaleza de sus ejercicios, no hay que excederse en su práctica. Los expertos recomiendan que las clases de body pump vayan entre las dos y las tres a la semana con, al menos, un día de descanso entre una y otra. Si se desea complementar la preparación física, se pueden realizar otro tipo de entrenamientos el resto de los días.

En caso de no estar habituado a realizar ejercicio físico, es preferible también comentárselo al instructor e ir con más cuidado, tanto en la cantidad como en la intensidad, sobre todo para prevenir lesiones o, en otro sentido, que la exigencia sea tan alta que se acabe abandonando la práctica.

Si las clases incluyen de ocho a diez canciones, también se puede ir alternando y no ejercer las rutinas de todas ellas, sobre todo si hay alguna que parezca más exigente. En unas pocas sesiones se irá aumentando esto para terminar completando la clase de modo satisfactorio.

Sobre las recomendaciones más prácticas, además de seguir detalladamente las indicaciones del instructor, hay que atender a la postura. La forma de posicionarse para realizar body pump no ha de ser nunca de un modo tenso, sino relajado y con las rodillas ligeramente flexionadas. En cuanto a los movimientos, tampoco han de ser excesivamente rápidos y bruscos, ya que pueden provocar lesiones, sino que se deben realizar de un modo suave y progresivo. Esto, además, también permite que se completen las clases de un modo correcto, sin un excesivo desgaste en las primeras canciones que acaben agotando al deportista.

¿Qué otras disciplinas pueden acompañar al body pump?

Los creadores del body pump, en concreto el entrenador Philip Mills, también han desarrollado otros entrenamientos complementarios, como el body balance o el body combat. El primero es una rutina más relajada, inspirada en prácticas orientales como el yoga y el taichí, y está enfocado a obtener una mayor flexibilidad y fuerza, así como una sensación de calma, armonía y bienestar. En cuanto al body combat, está más enfocado a fortalecer el sistema cardiovascular, y lo consigue a través de ejercicios coreografiados con música e inspirados en artes marciales como el karate o el boxeo.

[Total:0    Promedio:0/5]

Comentarios

compartir en redes