Destinos poco masificados para unas vacaciones relajantes

  • Viajes
cat-icon-on-post

Estamos seguros de que ya estás pensando en tus próximas vacaciones de verano. Sí, aunque aún te queden unas semanas, si no tienes nada planificado todavía, el tiempo apremia y sin que te des cuenta tu fecha de despegue ya está ahí. Pero, a lo mejor, este año quieres algo distinto, no tan típico y, sobre todo, no tan repleto de gente. Exacto, lo que estás buscando son unas vacaciones divertidas e interesantes y, a la vez, relajantes. Si te hemos leído el pensamiento, éste es tu artículo. Te vamos a proponer una serie de destinos poco masificados para que puedas disfrutar de tus vacaciones del modo en que te mereces de verdad.

1.- Islandia

Islandia es de esos destinos de los que mucha gente habla, que parece que va a ponerse muy de moda y que, al final, sigue sin estar masificado. Tal vez sea por su lejanía o porque no es de los más asequibles, sobre todo si se planifica a corto plazo. Pero eso no evita que Islandia tenga un montón de cosas para ver y disfrutar.

Además, es uno de los lugares más apropiados si lo que buscas son unas vacaciones saludables y relajantes. Aunque sea un país muy al norte, y bastante frío durante la mayor parte del año, tiene algunos de los spas naturales más interesantes y atractivos de toda Europa (y del mundo, podríamos decir).

Y, por supuesto, unas increíbles maravillas y escenarios naturales, difíciles de encontrar en otros lugares y sorprendentes, no solo por su espectacularidad, sino por la cantidad que hay en una extensión tan reducida como la de este país, de un quinto de lo que es España. Decenas de volcanes, multitud de lagos, cascadas, playas, desiertos… Un paraíso para los ojos y la mente, y uno de los destinos poco masificados que tienes que tener en cuenta.

2.- Nueva Zelanda

No vamos a decir que Nueva Zelanda sea siempre un destino poco masificado. Hay zonas y épocas del año en las que sí abundan más los turistas. Pero lo bueno es que, al estar en la otra punta del mundo, cuando aquí es verano allí es invierno o, lo que es lo mismo, temporada baja.

Entonces, entendemos que las razones de que haya menos gente en nuestros meses estivales sea la lejanía y las bajas temperaturas. Pero esto, teniendo el tiempo y el presupuesto, no debe ser óbice para llevarnos allí durante unos cuantos días.

Desde opciones urbanas como la entrañable Wellington a impresionantes rutas como la del Parque Nacional de Tongariro, Nueva Zelanda no es un lugar en el que te puedas aburrir. Y, si vas a la isla sur, tampoco te pierdas Queenstown, donde te sentirás como si estuvieras en los mismos Alpes, con una gran cantidad de opciones para deportes de invierno y de aventura o, simplemente, para recorrer en coche los maravillosos parajes naturales que ofrece, como el Parque nacional de Fiordland.

3.- Sri Lanka

¿Estás pensando en irte a Asia y quieres un destino poco masificado? Entonces puede que Sri Lanka sea una opción que te interese. A diferencia de otros países mucho más populares y visitados, la antigua Ceilán mantiene ese espíritu de aventura y naturaleza salvaje, y tiene atractivos suficientes como para que pases allí un par de semanas sin tiempo para bostezar.

Por ejemplo, las ciudades antiguas de Anuradhapura y Polonnaruwa, declaradas Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO, que mucha gente recorre en bicicleta y que están repletas de antiguos templos y estatuas budistas.

Aunque también hay zonas muy interesantes para disfrutar de la naturaleza más salvaje, con animales que solo solemos ver en documentales vespertinos como elefantes, búfalos de agua, ballenas o tortugas verdes gigantes. Y, como guinda al pastel, las impresionantes plantaciones de té, probablemente el producto más popular de Ceilán a nivel internacional.

4.- Rumanía

Si no quieres viajar tan lejos –lo entendemos– y, a la vez, también quieres un destino poco masificado, en la Europa continental sigue habiendo opciones interesantes y que merece la pena descubrir. Una de ellas, Rumanía que, en comparación con su vecina Hungría, sigue siendo muy desconocida.

Pero, con un poco de curiosidad e interés, se pueden encontrar auténticas maravillas en el país rumano. Es cierto que muchos viajeros pasan gran parte de su estancia en Bucarest, donde visitan el imponente edificio del parlamento, que es el segundo más grande del mundo, o lugares de interés cultural como su centro histórico o el cementerio judío.

Pero, más allá de la capital, hay otras localidades como Sinaia y Bran (donde se encuentra el castillo de Drácula) que también son clásicas en los circuitos, y algunas menos conocidas y puede que más impactantes como Sibiu o Prejmer, una aldea fortificada declarada Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO.

5.- La España interior

Sí, por último, queremos reivindicar esa parte de España de la que tanta gente se olvida durante los meses estivales y que, como todos deberíamos saber ya, también ofrece estupendas alternativas vacacionales para viajar en solitario, con amigos o en familia.

Podemos hablar, principalmente, de ambas Castillas, Aragón o Navarra (por no nombrar todas y cada una de las regiones interiores). Pero incluso las que cuentan con costa también tienen zonas interiores que están muy poco masificadas y que permiten disfrutar y descubrir interesantes parajes y lugares con mucho encanto.

Lo único que recomendamos tener en cuenta es que, como también deberíais saber ya, algunas de estas áreas del interior de la península pueden presentar altas temperaturas durante los meses de julio y agosto. Pero, con un poco de planificación, y buscando destinos en los que haya vías para refrescarse o que no estén tan expuestos, también se pueden disfrutar.

[Total:0    Promedio:0/5]

Comentarios

compartir en redes