¿Por qué el pilates te puede ayudar a mejorar tu rendimiento deportivo?

¿Por qué el pilates te puede ayudar a mejorar tu rendimiento deportivo?

  • Cuerpo
cat-icon-on-post

El pilates es conocido popularmente como actividad muy útil para mejorar problemas de espalda y articulaciones, para rehabilitación o, incluso, como complemento del yoga para técnicas de relajación. Pero, además de esto, hay un beneficio muy importante del pilates que no es tan conocido. Y es que el pilates puede ayudar a mejorar el rendimiento deportivo. ¿A qué se debe esto? ¿En qué deportes puede ser útil practicar pilates? ¿Cómo se puede lograr?

 

Para empezar, ¿qué es el pilates?

 

Para entender bien por qué el pilates puede ayudar a mejorar el rendimiento deportivo, es conveniente recordar qué es exactamente esta disciplina. El método pilates es un sistema de entrenamiento físico y mental creado por Joseph Hubertus Pilates a principios del siglo pasado.

La base de este sistema la podemos encontrar en otras disciplinas como la gimnasia, el yoga y la traumatología, buscando una unión entre el desarrollo muscular, la respiración, la mente y la relajación.

El pilates es una disciplina bastante exigente que puede ayudarte a mejorar tu rendimiento deportivo.
El pilates es una disciplina bastante exigente que puede ayudarte a mejorar tu rendimiento deportivo.

 

Hay que tener en cuenta que, aunque se hable de relajación y mucha gente lo relacione con el yoga, el pilates no es algo fácil de practicar a nivel físico. Al contrario, es una disciplina bastante exigente que provocará agujetas a los más novatos y que requiere de esfuerzo y constancia para llegar a dominarla.

 

¿Cuáles son los objetivos y beneficios del pilates?

 

El pilates se dirige a la tonificación de los músculos, el aumento de la flexibilidad, la agilidad y la coordinación, la mejora de la postura y la reducción del estrés.

Teniendo en cuenta esto, es más fácil comprender por qué el pilates puede ayudar a mejorar el rendimiento deportivo. El alcance que puede lograr practicado de un modo correcto y bien dirigido es muy amplio y aplicable a multitud de disciplinas deportivas.

 

¿Qué se puede hacer para mejorar el rendimiento en la práctica de un deporte?

 

Cuando se practica un deporte activamente, hay varias cosas que se deben tener en cuenta para rendir a tope. Podríamos decir que, en general, unos hábitos de vida sana siempre van a ser útiles en este sentido. Esto incluye tener unos horarios ordenados, llevar una alimentación saludable y, por supuesto, entrenar de un modo adecuado.

El pilates forma parte de esto último. Muchos deportistas se centran en entrenar de un modo intenso los puntos relacionados con su actividad, sin tener en cuenta otros aspectos que pueden ser necesarios para llevar una preparación completa.

No solo el pilates te ayuda a mejorar tu rendimiento deportivo: también necesitas tener unos hábitos de vida sana.
No solo el pilates te ayuda a mejorar tu rendimiento deportivo: también necesitas tener unos hábitos de vida sana.

 

Un ejemplo lo vimos recientemente al hablar de los errores que muchos runners principiantes cometían cuando empezaban a correr: descuidar otro tipo de entrenamientos. Tanto en el running como en otros deportes, no solo es recomendable, sino necesario tener una preparación completa y equilibrada en lo físico y en lo mental, para lo que hay que acudir periódicamente a otras disciplinas y actividades, y una de ellas puede ser el pilates.

 

¿Cuáles son los beneficios concretos del pilates para mejorar el rendimiento deportivo?

 

El pilates tiene unos grandes beneficios para todos aquellos que lo practican. Pero, si se buscan unos beneficios concretos para los que buscan mejorar su rendimiento en el deporte, también los tiene.

En términos generales, ayuda a crear una base física más estable, consiguiendo una mayor fuerza y flexibilidad en el conjunto del cuerpo.

Enseña a tener un control más preciso de la respiración y la concentración, lo cual también ayuda a mejorar el rendimiento y a encauzar de un modo más eficiente el esfuerzo físico.

Fortalece la columna vertebral para corregir y mantener posturas correctas, algo esencial para prácticamente todos los deportes, como el running, la natación, el tenis, el boxeo, el pádel, etc.

Al fortalecer la columna vertebral y los músculos abdominales, se obtiene también un mayor control de los movimientos, siendo estos más precisos, más fuertes y más amplios.

Con un núcleo más fuerte, los deportistas consiguen aumentar la capacidad de rendimiento. Y es que, además de aprovechar mejor los esfuerzos realizados, la resistencia también aumenta.

El aumento de la fuerza y la flexibilidad ayuda a prevenir lesiones durante los entrenamientos y las prácticas deportivas, y también facilita la mejora durante los periodos de rehabilitación y recuperación después de una lesión o de un esfuerzo mayor.

La práctica de pilates también se relaciona con una mayor capacidad de descanso y unos sueños mucho más eficaces y profundos, que permiten recuperar cuerpo y mente de mejor modo.

El fortalecimiento de los músculos abdominales aumenta tu resistencia y tu rendimiento deportivo.
El fortalecimiento de los músculos abdominales aumenta tu resistencia y tu rendimiento deportivo.

 

¿Cómo se debe practicar pilates para mejorar el rendimiento deportivo?

 

El pilates, como cualquier otra actividad realizada como complemento a un deporte, ha de practicarse de un modo periódico y relativamente frecuente. La cantidad de pilates necesaria para lograr el rendimiento más alto puede depender del deportista, del deporte que practica y de su nivel.

El pilates está recomendado para todo tipo de deportistas en general, aunque es cierto que son los que requieren de un mayor nivel de exigencia y preparación los que más acuden a él. Éstos son los que necesitan unos resultados más altos y tienen que cuidar con mayor detalle todos los aspectos físicos y mentales.

De hecho, hay muchos deportistas de élite que practican pilates varias veces a la semana con el objetivo de aumentar su base física y su flexibilidad. Pero esto no quiere decir que los deportistas aficionados no puedan ni deban practicar pilates. Incluso un runner amateur que salga a correr una o dos veces por semana puede notar los beneficios de practicar pilates periódicamente.

Lo que sí es recomendable, sobre todo si se hace con esta intención, es contar con la ayuda y guía de un preparador especializado. De este modo, los entrenamientos de pilates pueden enfocarse más hacia los puntos necesarios para lograr ese rendimiento y resistencia en un deporte concreto.

Y no hay que olvidar lo que puede aportar el pilates en términos psicológicos. La práctica de pilates también se relaciona con una mayor capacidad de control y concentración y una mejora progresiva del estado de ánimo, lo cual también es útil e importante.

 

[Total:0    Promedio:0/5]

Comentarios

compartir en redes