Cereales saludables que puedes incluir en tu alimentación

  • Gastronomía
cat-icon-on-post

Los cereales son muy importantes en nuestra alimentación. Diríamos, casi, imprescindibles. El problema es que no todos los cereales son iguales y, sobre todo, no siempre los consumimos del modo más adecuado para llevar una dieta equilibrada. De hecho, muchas veces los cereales tienen mala reputación y muchos dietistas recomiendan sacarlos del menú. Pero sabiendo qué cereales comer y de qué modo hacerlo, no hay ningún peligro. Al contrario, hay cereales saludables que te pueden ayudar a completar tu alimentación de un modo sano y nutritivo. Si quieres aprender un poco más sobre esto, sigue leyendo, que aquí te lo vamos a contar todito…

 

Avena

La avena es la reina de los cereales saludables.
La avena es la reina de los cereales saludables.

 

La avena se puede considerar como la reina de los cereales. Y eso que, hasta hace bien poco, no era el cereal más habitual en nuestros platos, sino que se destinaba más a alimentación animal en granjas y ganaderías.

Pero, la verdad, la avena es un cereal saludable allá donde los haya, con casi 12 gramos de proteínas por cada 100, un gran alto contenido en vitaminas B1, B6 y vitamina K, así como en grasas insaturadas. De hecho, está considerado como el cereal con mayor concentración de vitaminas y minerales, ya que también contiene vitamina A, vitamina D y vitamina E, así como calcio, hierro y cinc.

 

¿Cómo puedes comer avena?

La avena es el ingrediente ideal para un desayuno completo. Sí, en lugar de desayunar esos cereales llenos de azúcar y vacíos de nutrientes, prepárate un buen bol con avena y frutas o frutos secos. Frambuesas, arándanos, fresas o plátanos combinan a la perfección con la avena. Y, además, estarás obteniendo un gran aporte de fibra, ideal para el organismo.

 

Quinoa

Entre los cereales saludables, la quinoa se caracteriza por ayudar a prevenir problemas cardiovasculares.
Entre los cereales saludables, la quinoa se caracteriza por ayudar a prevenir problemas cardiovasculares.

 

Muchos consideran a la quinoa como un pseudocereal, pero nosotros creemos que tiene su lugar aquí, porque como tal se consume, y que es uno de los cereales más saludables que te puedas encontrar. En los últimos años, su fama ha crecido enormemente y, con ello, su presencia en estanterías y recetarios de toda España. Porque, en realidad, este alimento proviene de Perú y, hasta hace poco tiempo, era prácticamente desconocido en nuestro país.

Este aumento de su popularidad también ha conllevado a que mucha gente le otorgue propiedades mucho más beneficiosas de las que realmente tiene –que no son pocas–, y las exageraciones pueden acabar llevando a la mala fama.

Pero eso no quita que la quinoa pueda aportar hasta un 23% de proteínas, vitaminas B1, B2, C y E, y minerales como calcio, hierro, magnesio y fósforo. Por si fuera poco, la quinoa también aporta aminoácidos esenciales, como la lisina, y su contenido en grasa es rico en Omega 6, lo que te ayuda a controlar los niveles de colesterol malo y prevenir problemas cardiovasculares.

 

¿Cómo se puede comer quinoa?

La quinoa, además de saludable, es muy versátil. Por este motivo, es uno de los cereales saludables más fáciles de incluir en nuestro recetario. Si no se te ocurre ningún modo, puedes echarle un vistazo a estas recetas con quinoa que te propusimos aquí anteriormente y verás cuántas posibilidades tienes, con pollo, con verduras, en ensalada, etc.

 

Cebada

La cebada es uno de los cereales saludables más antiguos usados por el ser humano.
La cebada es uno de los cereales saludables más antiguos usados por el ser humano.

 

La cebada es un cereal que no se suele asociar del todo a la alimentación sólida, sino a la elaboración de bebidas. Pero, sorprendentemente, se cree que la cebada es el cereal más antiguo en uso alimentario, consumido desde hace miles de años en Asia y África.

Pero es importante reseñar que la cebada es rica en vitaminas del grupo B, en vitamina K y en minerales como el potasio, magnesio, fósforo, hierro, azufre, cobre, cinc, o manganeso, entre otros. También tiene tocotirenoles, que ayudan a combatir el colesterol malo, y fibra soluble, que protege al sistema digestivo.

 

¿Cómo se puede comer cebada?

El uso más antiguo de la cebada fue la fabricación de pan, algo en lo que perdió protagonismo frente al trigo. Pero, además de los usos que hemos comentado para elaborar bebidas, la cebada también se puede utilizar en guisos, con pasta, con verduras, en ensaladas y, cómo no, en el desayuno, con leche, yogur o zumos de frutas. De hecho, en algunas partes del mundo se consume como sustituto del café, tostando los granos germinados y mezclándolos con malta.

 

Centeno

El centeno es uno de los cerales saludables que no debe faltar en nuestra dieta.
El centeno es uno de los cerales saludables que no debe faltar en nuestra dieta.

 

El centeno es otro de esos cereales saludables que no deberían faltar en nuestra dieta. En comparación con el trigo entero, tiene muchas menos calorías y mucha más fibra. Además, es un cereal muy rico en vitamina A y en ácido fólico, así como en minerales como el magnesio y el fósforo.

Suele estar recomendado en dietas enfocadas a perder peso, ya que resulta muy saciante, y también está presente en dietas para diabéticos. Pero, además, presenta múltiples beneficios para el sistema digestivo, previene úlceras y piedras y sus propiedades antioxidantes también son eficaces en la prevención del cáncer de colon y de próstata.

 

¿Cómo se puede comer centeno?

El modo más tradicional de comer centeno es, como te podrás imaginar, en pan. Una buena rebanada de pan de centeno junto con algo de fruta puede suponer un desayuno muy completo y saludable. También se puede consumir lavando los granos y poniéndolos a remojo durante varias horas, para después cocerlos de un modo similar al arroz (con mayor proporción de agua) y añadiéndolo a diversos platos como ensaladas, arroces, hamburguesas vegetales, etc.

Como has podido ver, las variedades y posibilidades de cereales que tenemos a nuestro alcance son múltiples y, por ello, no debemos cerrarnos las puertas a los más tradicionales y habituales. Podemos abrir la mente y buscar cereales saludables que también funcionen bien en determinadas recetas o, directamente, introducirlos en nuestra dieta, tanto para desayunar como para otras comidas del día.

Con un poco de paciencia y de interés, estamos seguros de que pronto aprenderás a dominar el arte de cocinar estos cereales y de conseguir riquísimos platos con los que poner un granito más de salud y bienestar a tu vida.

Comentarios

compartir en redes