Haz tus propios snacks saludables

  • Gastronomía
cat-icon-on-post

Si te preocupa lo que comes en todo momento es posible que no sepas qué hacer cuando te entra el hambre entre horas. Hoy te vamos a dejar algunas recetas para que puedas hacer tus propios snacks saludables y puedas comerlos en cualquier momento.

¡Comer sano entre horas es posible!

Mucha gente lleva en el bolso o en la mochila una pieza de fruta o el clásico táper con un combinado de fruta deshidratada y frutos secos. De este modo, sustituyen a las típicas patatas fritas con sabor a barbacoa de la máquina expendedora del trabajo por algo de comida sana como tentempié.

Frutos secos: un snack saludable y energético para plantar a cara a las tentaciones más calóricas.
Frutos secos: un snack saludable y energético para plantar a cara a las tentaciones más calóricas.

Pero, si te apetece algo un poco más elaborado y sorprendente, no hace falta recurrir a  extravagancias ni exotismos como los nuevos snacks a base de insectos que acaban de llegar a los supermercados. Todo lo que cocines tú le va asentar mejor a tu cerebro y, por lo tanto, a todo tu cuerpo.  Sigue leyendo y prueba alguna de estas sencillas recetas elaboradas a partir de alimentos de temporada.

Cuatro sencillas recetas de snacks de temporada

Comer con el calendario no sólo es saludable por la frescura y sazón de los alimentos sino que, además, fomenta hábitos que conectan con la tierra, los ciclos de la naturaleza y con la producción de comida.Ser consciente de qué ofrece cada temporada a nuestros estómagos y comprar en fresco, sin envoltorios innecesarios es salud para ti y para el planeta.

En primavera, de gusto cocinar el sinfín de hortalizas, hojas, raíces, brotes como los espárragos o los cebollinos, inflorescencias como las alcachofas o coliflores y los primeros frutos de la huerta de verano, aquellos que se comen verdes como el pepino y el calabacín. Si, además, puedes contar con ingredientes de proximidad y ecológicoscomo materia prima para matar el gusanillo, tanto mejor.

Ahí van algunas ideas.

Picar entre horas… mejor si lo preparas tú mismo.
Picar entre horas… mejor si lo preparas tú mismo.

Buñuelos de borraja

Cada vez es más común encontrar esta verdura, especialmente rica en vitaminas y minerales, en los comercios más allá del valle de Ebro, donde se ha cultivado y apreciado toda la vida su sabor suave y su ligero aroma a pepino. En esta receta puedes usar tanto las pencas como las hojas, así que lo ideal es comprarla entera y evitar las bandejas ya preparadas, que no incluyen las hojas.

Para empezar, si quieres deshacerte de los pelitos característicos de esta hortaliza, puedes escaldarla unos segundos. Esto no es imprescindible, ya que desaparecerán al hacer la masa de los buñuelos cuando pases por la batidora la verdura junto con: un huevo, 50 gramos de harina de garbanzo y otros 50 de harina de trigo, junto con una pizca de sal y la especia que más te guste: nuez moscada o comino. El alto contenido en agua de la borraja fresca servirá para que obtengas una pasta muy verde con la que dar forma a los buñuelos.

Sólo queda precalentar el horno a 200 grados e ir colocando con la cuchara en la bandeja sobre el papel vegetal los aproximadamente 15 buñuelos que te saldrán con estas proporciones. Después de 15 minutos estarán listos unos deliciosos y nutricionales snacks a base de cereales, legumbres y verdura.

Paté de alcachofa

El potencial gastronómico y las propiedades benéficas de la alcachofa han sido valoradas desde la antigüedad en la dieta mediterránea. Gracias al benigno clima costero es posible conseguir abundantes cosechas en primavera y en otoño de las flores sin abrir de este pariente doméstico del cardo. Si se cultiva en la meseta, la alcachofa está en pico de producción en mayo y junio. Aprovecha la abundancia y los precios de este producto en primavera y sustituye a la nocilla por un untable sabroso y lleno de salud.

Cuece y escurre 300 gramos de alcachofa pelada y sin las partes duras. Tritúralas con el zumo de medio limón, sal, pimienta, un buen chorro de aceite de oliva virgen extra y una pizca de ajo en polvo hasta que obtengas una crema espesa pero sin rastro de las fibras de la alcachofa. Si tienes thermomix, no dudes en usarla.

Tenlo listo en tu nevera para picotear con zanahorias baby, tronquitos de apio o tiras de pepino.

Zanahorias y otras hortalizas para un picoteo más sano.
Zanahorias y otras hortalizas para un picoteo más sano.

Crackers caseros

Si te atreves a experimentar puedes hacer en casa tus propios crackers y la combinación será redonda.

Para hacerlos mezcla en un bol 350g de harina integral de trigo con una taza y media de agua y una de aceite de oliva virgen extra, sal y 130 gramos de semillas de sésamo.

Puedes hacerlos de diferentes sabores si separas partes de la masa y les añades semillas peladas de calabaza, de girasol, ajo, cebolla o tomate deshidratados y molidos.

Extiende una porción de la masa sobre papel vegetal con un rodillo lo más fino que puedas. Si colocas otro papel sobre la masa te resultará más sencillo hacerlo. Marca las líneas de corte con un cuchillo, o un cortapizzas, te será más fácil partirlos después y hornéalos una vez que el horno esté caliente unos 10 o 15 minutos a 200 grados, siempre pendiente de que no se quemen.

Para conservarlos crujientes no olvides guardarlos en un bote hermético y en un sitio alejado de la humedad.

Chips de verduras al horno

Boniato, remolacha, calabaza o calabacín, con cualquiera de los cuatro puedes tener un crujiente aperitivo o acompañamiento.

Con mucho tiento y un cuchillo bien afilado corta las hortalizas muy muy finas; saca la regla y afina el corte: si te pasas de dos milímetros cómete cruda esa loncha mientras lo sigues intentando, no sirve para hacer chips.

Precalienta el horno a 200 grados y hornea sobre papel vegetal  la verdura después de darles una pincelada de aceite de oliva virgen extra. Con unos 10 minutos bastará pero, igual que con la fina masa de los crackers, tendrás que estar muy pendiente porque pasan de crujientes a quemados en  un pispás.

Si eliges remolacha, boniato o calabaza las chips pueden resultarte algo dulces. Pero si añades una mezcla de sal, canela, nuez moscada, ralladura de naranja y de jengibre el resultado será, junto al crujiente, un festival de sabor.

Para aliñar los calabacines te proponemos que uses pimentón, no sólo para dar sabor, sino también para impulsar tu metabolismo, reducir el apetito y bajar la presión arterial, el efecto tentempié será total.

¿Quién dijo que un buen snack tiene que ser frito, o estar rebozado en sal o en glutamato? Buenos ingredientes de temporada, batidora, horno y delantal. Esto es lo único que necesitas para lanzarte a preparar en poco tiempo saludables bocados para cuando el hambre aprieta a lo largo de la jornada.

[Total:0    Promedio:0/5]

Comentarios

compartir en redes