¿Sabes lo que son las carreras OCR?

  • Cuerpo
cat-icon-on-post

El ejercicio es imprescindible para llevar una vida saludable y, por eso, cada vez más gente se apunta a las actividades que están de moda. Una de ellas es el running, o salir a correr, en lenguaje más llano. Pero, si quieres ir un poco más allá y practicar algo más exigente, también puedes optar por las carreras OCR, o carreras de obstáculos. Si no las conoces y quieres saber un poco más sobre ellas y cuándo puedes lanzarte a la aventura, sigue leyendo, que te lo vamos a explicar.

¿Qué son las carreras de obstáculos?

Como su nombre dice, las carreras de obstáculos son esas competiciones en las que los corredores tienen que llegar a la meta en el menor tiempo posible y superando obstáculos que les dificultan su objetivo.

Lo que pasa es que, cuando se habla de carreras de obstáculos, a los más viejos del lugar les viene a la cabeza esa imagen de los Juegos Olímpicos, con los atletas a toda velocidad saltando unas vallas. Sí, vale, eso son carreras de obstáculos, pero no son las que aquí queremos abordar ni las que más de moda están ahora.

Las carreras de obstáculos que lo están rompiendo en los últimos años, también conocidas como carreras OCR (Obstacle Course Racing), incluyen obstáculos un poco más avanzados y variados que las clásicas e inocentes vallas; fosos, muros, etc. Para que os hagáis una idea, se parecen más a un entrenamiento militar –como ésos que se ven en las películas americanas– que a las pulcras carreras de atletismo.

Aunque mucha gente hable de las carreras OCR de modo genérico, como si todas fueran iguales o solo hubiera una carrera OCR, no es así. De hecho, hay muchos tipos de carreras OCR, que varían en su distancia, superficie, grado de dificultad, número de obstáculos, etc.

Este tipo de carreras son muy populares, cada vez más, en todo el mundo, y eso hace que muchas de ellas se celebren en multitud de localidades con cierta frecuencia. Algunas de las más famosas son la Spartan Race, la Bestial Race, la Farinato Race y la Eternal Running.

¿Qué obstáculos se pueden encontrar en una carrera OCR?

Como hemos dicho, cada una de estas carreras tiene sus propias características. Las reglas varían entre unas y otras y, del mismo modo, el número de obstáculos y su naturaleza.

Pero, si quieres saber cuáles son los obstáculos que te puedes encontrar en este tipo de pruebas, aquí te dejamos una pequeña muestra. Tal vez alguno de ellos te parezca demasiado duro, pero estas carreras no son para blandengues ni para sosainas.

1. Alambres de espino: En un tramo determinado, te encontrarás varias hileras con alambre de espino a poca altura del suelo. No, no es tan fácil como pasar por encima de ellas. Aquí tendrás que tirarte al suelo y arrastrarte o rebozarte cual albóndiga para superar el obstáculo.

2. Barras o monkey bars: Un clásico en los gimnasios de todos los colegios, para que avances unos metros colgado de unas barras paralelas como si fueras un auténtico chimpancé. Sinceramente, parece más fácil de lo que es, sobre todo cuando ya llevas parte del recorrido y de los obstáculos superados. Hay veces en las que, en lugar de esto, te puedes encontrar anillas, o una combinación de ambos, lo cual aumenta la dificultad del obstáculo un poquito…

3. Muros: Aquí se trata de escalar, y es donde mucha gente se atasca. La dificultad de éstas puede variar según su altura, pero suelen partir de los 2 metros, y son de los obstáculos más temidos por muchos de los participantes, ya que requieren de buena preparación física.

4. Pirámides: Este obstáculo es un clásico de las Farinato Race, y también es muy respetado. Consiste en escalar por una estructura inclinada de unos cinco metros de alto y, una vez en la cima, deslizarse por la parte posterior para volver a llegar al suelo. Requiere de bastante precaución, ya que la caída no es nada sencilla, ya que es bastante vertical.

5. Charcas y fosas de barro: Seguramente sean uno de los obstáculos más clásicos, divertidos y fotografiados de las carreras OCR. Pero, claro, tienen su truco. Parecen fáciles de superar, pero eso es porque uno no piensa en la incomodidad del barro según se va acumulando en el cuerpo y en la ropa. Y lo seguirás llevando contigo durante el resto de la carrera. Eso sí, te sentirás como un niño que hace aquello que no le dejaban hacer sus padres cuando era pequeño (con algo hay que consolarse).

6. Cargas: Pues sí, tal cual lo dice su nombre, este obstáculo de obligará a cargar con un peso a tus espaldas durante parte del trayecto. Normalmente, suelen ser sacos, de al menos 5 kilos, y hay pruebas en las que cronometran este traslado con el peso encima.

7. Trepar por cuerdas: Otro ejercicio que era uno de los preferidos por los profesores más duros de gimnasia y que también vemos muchas veces en las películas. Subir por una cuerda es algo para lo que hay que tener mucha práctica y, por supuesto, fuerza. Normalmente, en la parte superior de la cuerda hay una campana u objeto similar que hay que hacer sonar.

Estos son solo algunos de los obstáculos y pruebas más clásicos. Si te apuntas a una carrera OCR, es muy probable que te encuentres con, al menos, un par de éstos, además de muchos otros, como las ruedas de camión, los palos de equilibrio, la red pirata, etc.

¿Es obligatorio superar los obstáculos para seguir en las carreras?

No, al menos no habitualmente. Todo depende de cada carrera y el reglamento que tengan. Lo más normal es que, si no se supera un obstáculo, se haga una serie de burpees a modo de compensación. Pero lo divertido es, cuando menos, intentarlo, ¿verdad?

Carreras de obstáculos, un modo diferente y divertido de hacer ejercicio

Las carreras OCR se están volviendo cada vez más populares entre mucha gente por un motivo: son muy divertidas. Sí, es cierto que también resultan exigentes, sobre todo algunas de ellas, aunque todo depende también de en qué plan las afrontes. De todas maneras, aunque te las plantees como un reto deportivo o como una manera distinta de socializar, son un excelente método para hacer ejercicio y mantenerse en forma.

También te avisamos de que, aunque termines agotado y muy sucio, te lo habrás pasado tan bien que no pensarás en otra cosa que en repetir. Y es que las carreras OCR también resultan un poco adictivas… ¿Nos apuntamos a la próxima?

Comentarios

compartir en redes