¿Por qué deberías caminar 30 minutos al día?

  • Cuerpo
cat-icon-on-post

Aunque nuestro estilo de vida, sobre todo cuando se vive en grandes ciudades, no invite especialmente a caminar, no hay que desdeñar todo lo bueno que esto aporta. Y, también, aunque mucha gente considere que caminar no es realmente un ejercicio físico, hay muchos beneficios que se obtienen al hacerlo, sobre todo si se hace de manera regular. Con solo caminar 30 minutos al día puedes comenzar a notar las diferencias y, sinceramente, no tienes excusas de preparación física o de lugares para hacerlo. Si aún no te hemos convencido, aquí te vamos a dar unas cuantas razones para que salgas y comiences a dar tu paseo diario.

Caminar es bueno para el corazón

Ahora que mucha gente se preocupa por la prevención de enfermedades de tipo cardiovascular, así como por controlar los niveles de colesterol, ésta es una buena iniciativa. Con caminar 30 minutos al día, o más si puedes, podrás disminuir el riesgo de padecer ese tipo de enfermedades y, a la vez, reducir el colesterol malo y aumentar el bueno.

También te ayuda a combatir otras enfermedades

Los beneficios de caminar al menos 30 minutos todos los días también se vinculan a combatir enfermedades como la diabetes de tipo 2, enfermedades respiratorias, demencia e, incluso, algún tipo de cáncer. En general, se considera que salir a dar un paseo diario favorece a la memoria y al cerebro, por lo que es una manera saludable y accesible para conservar un buen estado de salud general.

Una caminata diaria mejora la salud de tus huesos

El ejercicio, en general, es muy bueno para mantener los huesos en forma. Y, con el estilo de vida que llevamos habitualmente, sentados varias horas al día en la oficina y en el transporte, apenas nos movemos. Esto hace que los huesos, a la larga, se resientan. Y ¿qué mejor que una caminata para mantenerlos en la mejor forma? Caminar hace que aumente la densidad ósea y esto ayuda a prevenir la osteoporosis. Además, lo más normal es que camines cuando hace buen tiempo, sobre todo bajo el sol, y esto hará que los beneficios de la vitamina D que consumas en tus comidas se potencien.

Además, el movimiento continuo que realizas al caminar, si es un hábito que mantienes a largo plazo, también te ayuda a prevenir otras dolencias como la artritis y disminuir la probabilidad de padecerlas.

Y tonifica tus músculos

Caminar también es bueno para mantener en forma los músculos. Si caminas de un modo ágil o en pendiente, fortalecerás especialmente los muslos, pantorrillas, cuádriceps y glúteos. Y si caminas erguido, manteniendo la espalda recta, te ayudará a tonificar las abdominales y fortalecer la espalda y los hombros.

Caminar 30 minutos al día también te ayuda a adelgazar

A lo mejor estás pensando en quitarte un par de kilos o, simplemente, no ganar peso. Caminar también te ayuda en estos objetivos. Lo mejor es que, dependiendo de cuáles sean tus objetivos, puedes planificar tu caminata de distintas maneras.

Obviamente, la velocidad a la que se camina influye mucho. Según el Colegio Americano de Medicina del Deporte, lo ideal para un adulto sería caminar a una velocidad mínima de entre 4,8 y 6,4 kilómetros por hora. Claro está que, si se puede caminar más rápido, como si se tuviera verdadera prisa, y mantener el ritmo durante esa media hora (o más), los resultados serán mucho mejores.

También depende de si se camina en una superficie llana o se hace en terrenos un poco más desnivelados, como cuando se va de montaña o se suben cuestas. En estos casos, el esfuerzo es mayor y se consiguen quemar más calorías.

Si caminas al menos 30 minutos al día, serás mucho más feliz

Caminar, como muchas otras actividades físicas, ayuda a liberar endorfinas, y esto permite reducir la ansiedad y el estrés. Pero es que, además, caminar es algo que se puede hacer en compañía de amigos y familiares, lo cual también supone una desconexión de todo aquello que te preocupa y una liberación mental. En otras palabras: caminar te hará feliz. Incluso lo puedes hacer acompañado de tu amigo de cuatro patas, que también lo agradecerá y lo disfrutará.

Consejos para que consigas caminar 30 minutos al día

A lo mejor estás pensando que caminar es una actividad poco divertida o, incluso, tediosa. Nosotros no lo creemos, pero, para que no te rindas al tercer día y puedas sacar de éste un hábito cotidiano del que más adelante no puedas prescindir, te vamos a dar unas pequeñas recomendaciones.

Busca un entorno agradable y variado: lo bueno de caminar es que se puede hacer en, prácticamente, cualquier sitio. Para evitar el aburrimiento y el cansancio, lo ideal será encontrar ese lugar amplio y diverso, como un gran parque o un entorno rural, en donde puedas cambiar de ruta y vistas cada día. También puedes dar buenas caminatas por el paseo marítimo, si tu ciudad está en la costa, o por los cascos viejos de las ciudades, que cada vez resultan más adecuados para los peatones.

La compañía no es obligatoria: salir a caminar con gente es buena idea, pero no es imprescindible. si sales a caminar con más gente, es probable que el tiempo se te pase más rápido, sobre todo si la conversación es entretenida. Pero hay ocasiones en las que no tendrás a nadie con quien salir, y esto no tiene que detenerte. Tal vez no te importe simplemente salir y vaciar la cabeza, o pensar en tus cosas. Pero puede que necesites tener algo que te entretenga, y siempre puedes llevar contigo un poco de música, la radio o algún podcast. Eso sí, cuidado con el volumen y las distracciones, no vaya a ser que choques con alguien o tengas algún susto por no escuchar el ruido de tu entorno.

Cualquier momento es bueno para caminar: ¿te desplazas en transporte público para ir al trabajo y volver a casa? No queremos arriesgar tu puntualidad a la hora de entrar en la oficina, pero, ¿qué tal si, al volver a casa, te bajas una parada antes? También puedes aprovechar para caminar cuando vayas a hacer la compra, en lugar de coger el coche como haces muchas veces. Y si, en lugar de coger el ascensor, utilizas las escaleras, también es un ejercicio que te vendrá bien (aunque tendrán que ser muchas escaleras para que sumes treinta minutos superando escalones).

Con estos consejos y un calzado cómodo, ya lo tienes todo listo para salir a la calle y desgastar la acera. Si lo piensas detenidamente, caminar 30 minutos al día es algo que puedes hacer sin problemas, que no te va a suponer grandes esfuerzos y que te aportará unos beneficios muy grandes. ¡Nosotros ya lo hacemos!

[Total:0    Promedio:0/5]

Comentarios

compartir en redes