Dime qué tipo de viaje vas a hacer y te diré qué maleta debes llevar

  • Viajes
cat-icon-on-post

¿Eres de los que nunca aciertan con su equipaje cuando van de viaje y se dan cuenta una vez en destino?

Tu maleta será todo lo que tengas durante el viaje y su contenido debe ser acorde al tipo de viaje que vas a realizar. No es lo mismo ir a una casa rural que ir de acampada o a visitar una ciudad.

Si en más de una ocasión una vez que estás en tu destino has sentido que podías haber hecho mejor tu maleta, este artículo te puede ayudar. Hoy te vamos a dar unos trucos para optimizar espacio, dar con las mejores elecciones para llevar en tu maleta sin pasarse de volumen y de peso.

¿Alguna vez has estado de viaje y has sentido que tu equipaje estaba completamente fuera de lugar?
¿Alguna vez has estado de viaje y has sentido que tu equipaje estaba completamente fuera de lugar?

El equipaje no son solo objetos

Dicen que un rico de verdad es quien puede permitirse viajar sin equipaje. Puede ser, pero hasta que nos hagamos inmensamente ricos para poder permitirnos viajar sin maletas, podemos empezar por reflexionar sobre qué tipo de viaje vamos a hacer y qué esperamos de ese viaje. Esas, además de algunas otras consideraciones prácticas, son dos de las preguntas fundamentales que nos debemos hacer. Hay muchos tipos de viajes y muchos tipos de viajeros, y para todos ellos el equipaje es su acompañante, la caja mágica de donde puedes sacar todo lo que necesitas. O al menos, así debería ser.

En ocasiones el problema en tu maleta no es que falte algo, el gran problema a veces es lo que sobra. Cargar con algo que metiste en tu maleta “por si acaso” que ocupa espacio, pesa y encima no has usado puede llegar a ser muy molesto.

La maleta perfecta es difícil de conseguir, pero en un viaje debes llevarte bien con tu equipaje, sea el que sea.
La maleta perfecta es difícil de conseguir, pero en un viaje debes llevarte bien con tu equipaje, sea el que sea.

Conseguir hacer la maleta perfecta no es fácil, y podemos decir incluso que es imposible. Al hacer nuestra maleta debemos preguntarnos qué esperamos de nuestro viaje, sí, pero, esperamos siempre también que nuestro viaje esté lleno de sorpresas y de cosas inesperadas. El viaje es el camino, y en muchas ocasiones, la ropa que llevemos es algo secundario. No hace falta que lleves tu casa contigo, ya que lo más importante en un viaje es descubrir maneras nuevas de vivir, no viajar con tus hábitos y tus costumbres. En un viaje, ya sea al pueblo de al lado o al otro extremo del mundo, viaja con la mente y el corazón abiertos. Mete en tu maleta las ganas de aprender y de descubrir cosas nuevas. Es la mejor manera de aprovechar un viaje. Este es el primer motivo por el cual debes llevar la maleta medio vacía.

¿A dónde vas?

No es lo mismo viajar a una gran ciudad que ir a pasar unos días al campo. Esto es algo que puede parecer muy obvio, pero que no lo es tanto. Aún así, nuestra maleta debe contener siempre más cosas que nos sirvan para un viaje en el campo que para hacer vida de ciudad. Zapatos y ropa cómoda suele ser la respuesta para casi cualquier viaje. Para pasear y movernos rápida y cómodamente es lo mejor, ir ligeros y bien calzados.

Una lavandería en tu lugar de destino, puede ayudarte a aliviar mucho espacio en tu maleta
Una lavandería en tu lugar de destino, puede ayudarte a aliviar mucho espacio en tu maleta

Unos buenos zapatos son imprescindibles para ir cómodos durante los largos paseos, e incluso en los desplazamientos menos placenteros (como del aeropuerto a la estación y de ahí al autobús, a veces corriendo). Dependiendo de las actividades que tengas pensado hacer, puede que necesites alguna prenda un poco más arreglada para alguna cosa en concreto, pero en general, cuando vas de viaje lo más importante es ir ligero y cómodo. Si vas a algún lugar en el que puedas poner la lavadora, es una buena noticia, ya que podrás minimizar aún más tu equipaje. Evita toallas e incluso varios tipos de jabones, geles y champús. Casi seguro que te pueden proporcionar en tu lugar de destino.

Si vas al campo, opta por la mochila. Mucho más cómoda para transportar, más ligera y más agradecida a la hora de meter la ropa. Cabe mucha, pero en este caso sí que has de reducir tu equipaje a la mínima expresión, ya que tendrás que cargar con ella en muchas ocasiones, y no queremos que tu aventura se estropee por exceso de equipaje. En el campo el zapato cómodo es esencial y la etiqueta muy libre, primando la comodidad y la practicidad.

Para los viajes de exploración, la mochila es la solución
Para los viajes de exploración, la mochila es la solución

¿Cómo vas?

Si vas en avión, ya tienes unas cuantas pautas de qué no llevar en tu maleta de medidas limitadas y a veces ridículamente pequeña en apariencia. Intentar optimizar el espacio de estas maletas de cabina es todo un arte, pero gracias a Marie Kondo, muchos de nosotros hemos aprendido el arte de enrollar la ropa para guardarla de manera compacta y a la vez visible. Las maletas de cabina han evolucionado de manera sorprendente, y su diseño está adaptado a nuestro modo de vida híper conectado. Desde cargar el móvil, hasta compartimentos especiales para llevar el ordenador, las maletas para viajes urbanitas son sorprendentemente polivalentes.

En coche la restricción de bultos depende del tipo de vehículo: turismo, furgoneta o caravana, pero también del número de acompañantes. Si vas a hacer varias paradas, es conveniente que tengas preparada una bolsa con una muda completa y no tener que descargar todo cada vez que llegas a un destino.

Tu maleta siempre irá contigo, para bien y para mal
Tu maleta siempre irá contigo, para bien y para mal

No quieras llevarte tu casa contigo

La maleta de tu viaje tendrá que ser un objeto en el que puedas confiar en caso de necesidad, no una miniatura de tu mundo. Cuando viajamos tendemos a querer reproducir nuestro micromundo en el lugar de destino. Olvídate y atrévete a hacer un viaje a lo desconocido. Mete en tu maleta lo que puedas necesitar de verdad, y olvida esos objetos a los que estás apegado pero que en realidad no te van a hacer falta. Los echarás de menos, sí, pero es posible que no te saquen de ningún apuro. Hay muchas de las cosas que transportamos y ocupan un espacio innecesario que podremos adquirir en destino. Olvídate de los por si acasos y se realista. Puede llover, puede hacer frío o calor, puede hacer mucho sol o nevar. Eso es lo importante. Consulta a Marie Kondo y a los minimalistas para hacer tu maleta perfecta. En este caso menos es más casi siempre.

[Total:0    Promedio:0/5]

Comentarios

compartir en redes