Consejos y ejercicios para aliviar el dolor de espalda

  • Cuerpo
cat-icon-on-post

El estilo de vida que llevamos habitualmente no es el más óptimo para cuidar de nuestro cuerpo. De hecho, muchas veces sufrimos pequeñas molestias que, con un poco de ejercicio y unos cuantos hábitos preventivos, podríamos evitar. Una de las partes del cuerpo que más sufre es la espalda. Si éste es tu caso, o si quieres prevenir futuras molestias, te vamos a dar unos consejos para aliviar el dolor de espalda que puedes poner en práctica tú mismo cada día.

Probablemente, pases muchas horas al día trabajando, tanto de pie como sentado, y no prestas la suficiente atención a lo que sufre tu espalda. De hecho, también es probable que tú seas una de esas personas que padecen o han padecido molestias en algún momento.

Pero no solo son los hábitos físicos los que pueden afectar a la espalda y a la columna. Los estados de tensión, las preocupaciones y el estrés también influyen en la salud, y esto incluye los dolores en la espalda.

¿Cómo puedes aliviar tu dolor de espalda?

Para prevenir o reducir el dolor de espalda, puedes tomar algunas medidas o hábitos como los que aquí te proponemos:

1.- Cuida tus posturas

Si pasas muchas horas sentado, es importante contar con una buena silla y que la mesa y la pantalla del ordenador estén a una altura correcta. Trata de apoyar tu espalda en el respaldo siempre y de tener una postura erguida.

En el caso de que tengas que levantar pesos, es esencial que dobles las rodillas y mantén la espalda recta, para que la fuerza no se cargue sobre la columna y los riñones.

2.- Haz ejercicio con frecuencia

Una de las mejores formas de combatir el dolor de espalda es mantener el cuerpo en forma y, para eso, lo ideal es hacer ejercicio físico. Pero no hace falta que sean actividades o deportes exigentes.

Según tus capacidades y la intensidad de los dolores, puedes practicar natación, yoga, taichí o, simplemente, realizar ejercicios de estiramientos de cuello y hombros.

3.- Limita el uso de los dispositivos móviles

Los hábitos más inocentes pueden resultar más peligrosos de lo que pensamos. Uno de esos hábitos tan frecuentes en nuestro día a día, sobre todo desde hace unos años, es el uso del teléfono móvil.

Ya sea en casa, en el trabajo o cuando utilizamos el transporte público, al final del día son muchos los momentos que pasamos en una postura incorrecta mirando la pantalla y utilizando estos dispositivos, lo cual también influye en dolores de cabeza, cuello, etc.

4.- Un calzado adecuado y cómodo

Cada vez pasamos más tiempo fuera de casa y eso hace que, en muchas ocasiones, nuestro calzado no sea el más cómodo y apropiado para caminar o estar de pie. Si en tu trabajo tienes que pasar muchas horas de pie, lo mejor es que utilices unos zapatos adecuados o específicos.

Y, para prevenir molestias en la espalda, intenta limitar siempre que puedas el uso de tacones, sobre todo los más altos, ya que pueden afectar mucho a la espalda.

5.- Los descansos necesarios

Al finalizar la jornada, es necesario bajar el ritmo y recuperar fuerzas. Pero, sobre todo, es muy importante respetar el tiempo de sueño y el lugar donde se duerme.

Para obtener el mejor descanso y que esto no afecte a la espalda, es recomendable contar con un buen colchón y una almohada adecuada. El tiempo que se pasa en la cama suele ser de entre siete u ocho horas, y es necesario contar con un buen apoyo para la espalda y la cabeza.

6.- La postura para dormir

Para que el descanso nocturno sea perfecto, no solo hay que dormir las horas necesarias y sobre el colchón y la almohada adecuados, sino que también hay que hacerlo en la postura correcta.

Para aliviar los dolores de espalda mientras se duerme, es mejor evitar la postura boca abajo, y preferible dormir boca arriba, de lado o en posición fetal.

7.- Presta atención al estrés

El estilo de vida actual puede ocasionar muchos momentos de tensión, preocupación y estrés. En algunos casos, esto puede afectar o influir en la salud de la espalda, aunque no haya motivos físicos directos.

Lo mejor para evitar esto es alejarse de las preocupaciones y llevar un estilo de vida más relajado y natural. Para ello, es importante que sepas cómo puedes reducir el estrés de tu día a día.

8.- Una alimentación sana y saludable

Una alimentación saludable te puede ayudar a evitar el dolor de espalda. La razón es que, cuando llevas una dieta inadecuada y ganas peso, esto afecta a la espalda, la cual se resiente más por los esfuerzos realizados.

Hay médicos que también recomiendan potenciar el consumo de vitamina D, ya que fortalece el sistema óseo y, con ello, puede ayudarte a cuidar de tu espalda.

No dejes que el dolor de espalda se alargue en el tiempo

En muchas ocasiones, aunque sintamos molestias, no les damos importancia y pensamos que se pueden curar solas. Puede que sea así, pero también es posible que los dolores de espalda permanezcan o se agraven. Si éste es el caso, lo mejor es que acudas al médico y que él te recomiende qué tratamiento o qué medidas tomar.

De todas maneras, las molestias más habituales que afectan a la espalda se pueden prevenir de un modo sencillo con algunas medidas como las que aquí te hemos contado, y también son fáciles de solucionar. Solo tienes que dedicarle unos minutos al día a hacer algún ejercicio físico y cambiar algunos de tus hábitos, y posturas, tanto en el trabajo como en casa.

[Total:0    Promedio:0/5]

Comentarios

compartir en redes