Cómo te puede ayudar la escritura creativa a ser feliz

  • Mente
cat-icon-on-post

La escritura es una actividad que requiere concentración e imaginación. Hay estudios que afirman que la escritura creativa o llevar un diario personal nos puede ayudar a cambiar nuestra visión sobre nuestra propia realidad para comprender nuestras circunstancias y verlas desde un enfoque positivo.

Hoy te vamos a dar algunos trucos para usar esta herramienta de la mejor manera.

Seguro que recuerdas cómo hace años, cuando ibas al colegio solías tener un bulto en el dedo corazón, que llamaban el callo de escribir. Todos los días usabas tu lápiz o tu pluma para escribir al dictado, para dibujar, hacer problemas matemáticos y alguna que otra redacción sobre tu fin de semana o tus vacaciones. Muchos de nosotros también llevábamos un diario en el que escribíamos las cosas que nos sucedían cada día o nuestros pensamientos. Hoy escribir es un hábito no tan común, y menos a mano. Lo cierto es que la escritura es una actividad que nos ha acompañado casi desde el principio de los tiempos. Desde que sabemos el hombre ha buscado diferentes maneras en las que plasmar sobre una superficie sus pensamientos, impresiones y estudios: primero dibujos, luego símbolos y por último el alfabeto.

Desde que abandonamos la pluma o el bolígrafo hasta el teclado del ordenador o incluso de tu teléfono móvil, la escritura es un medio de expresión universal. Libros, revistas, periódicos, anuncios, blogs y redes sociales, todos se nutren de la misma cosa: palabra escrita, texto, ideas, sentimientos o información.

No tengas miedo al folio en blanco: empezar es ya la mitad
No tengas miedo al folio en blanco: empezar es ya la mitad

Cuando hablamos de escritura creativa nos referimos a un modo de escritura en el que prima la creatividad sobre las finalidades informativas, y suele estar muy relacionado con la literatura. Destinada a ser un gran clásico de la humanidad o simplemente a ser leído solamente por tí mismo, la escritura es una herramienta importantísima para el desarrollo de la humanidad y por supuesto para tu desarrollo personal.

Las palabras vuelan, lo escrito permanece

Esta cita latina en realidad se refiere a lo contrario a lo que hoy entendemos. Cayo Tito en su discurso al senado romano quería expresar que las palabras vuelan y pueden llegar a cualquier parte, no como el inmóvil texto escrito. Aún así, esta frase ha permanecido para la posteridad. Las palabras se las lleva el viento y lo escrito escrito está. Esta es la importancia de la escritura.

Más allá de la literatura, de la necesidad o del afán humano de dejar rastro de su paso por este mundo, escribir es una actividad que puede mejorar nuestro día a día de muchas maneras. No hace falta ser Cervantes, escribir sobre nuestro día a día, sobre nosotros y nuestras experiencias personales nos puede conducir hacia un cambio de comportamiento o de percibir nuestra propia realidad, y eso también es escritura creativa. Hablar de nuestro día a día por escrito nos ofrece la posibilidad de presentarnos a nosotros mismos nuestra propia realidad y a partir de ahí podremos reescribir nuestra historia. Tendremos un punto de partida para ordenar ideas y plantearnos cómo podríamos cambiar nuestra realidad.

 Conócete mejor a tí mismo gracias a la escritura creativa
Conócete mejor a tí mismo gracias a la escritura creativa

Dedicar un ratito cada día a escribir en nuestro diario personal es una forma de autoexploración, de conocernos mejor a nosotros mismos y a expresar nuestras emociones. Como todo, se trata de un ejercicio e iremos mejorando con la práctica. Al principio será complicado encontrar ese ratito -no hacen falta más de quince minutos- y después es muy posible que ese ratito sea tu momento preferido. El momento en el que sentarte a charlar contigo mismo. Con la práctica encontraremos nuevas maneras de expresarnos, nuevas ideas y nuevos intereses que se encontraban dentro de nosotros y que ni siquiera sabíamos que estaban. Como las palabras permanecen, nuestros diarios serán siempre un recordatorio de cómo hemos ido cambiando, evolucionando y así descubriremos el enorme poder que tenemos de escribir nuestra propia historia literalmente.

Un fantástico ejercicio mental

Otra de las consecuencias de tener el hábito de escribir tiene que ver con el trabajo intelectual. Insistimos, no hace falta ser Cervantes ni Vargas Llosa, solamente el ejercicio de escribir, de construir frases, releerlas, intentar encontrar una estructura coherente en tu texto, es un excelente ejercicio intelectual. No solamente harás volar tu imaginación, sino que también trabajarás la concentración. El difícil hábito de dedicar unos minutos a una sola actividad es algo extraño en la actualidad, ya que, acostumbrados como estamos a las nuevas tecnologías, pasamos de esta viendo un vídeo de humor a una noticia de actualidad o a un chiste, y luego volvemos al vídeo de antes, si afortunadamente no hemos recibido ningún correo electrónico o mensaje mientras tanto.

Escritura creativa: ¿Qué prefieres, a mano o a máquina?
Escritura creativa: ¿Qué prefieres, a mano o a máquina?

La concentración nos ayuda a elaborar un texto, y también estaremos potenciando otras dos capacidades fundamentales hoy en día tanto en la vida personal como en el plano laboral: la imaginación y la creatividad. Sabemos que estas dos capacidades se pueden entrenar y se desarrollan cuando ponemos a trabajar nuestra mente. Imaginación y creatividad serán nuestras mejores amigas a la hora de encontrar soluciones a problemas de todo tipo y a ver la vida de otra manera, a abrir nuestra mente y a ser tolerantes.

Entonces, ¿por qué la escritura creativa me puede ayudar a ser feliz?

Si dedicas un rato cada día o con una cierta frecuencia y periodicidad a la escritura creativa, estarás potenciando tu creatividad, podrás descubrir aquellas cosas que te preocupan y serás capaz de reescribir tu propia realidad. Si hay algo de tu vida que te hace sentir descontento, gracias a la escritura creativa serás capaz de ordenar tus ideas y plantear una solución a cómo te puede enfrentar a ello.

Ese rato de concentración e introspección se convertirá en un interesante hábito saludable, ya que además de trabajar tu mente y de dialogar contigo mismo, estarás trabajando tu capacidad de concentración. Esos quince minutos que te sugerimos, serán un momento de tranquilidad, en el que tu respiración se calmará, tus pensamientos se enfocarán en una sola actividad ¿A qué se parece esto? Lo has adivinado, a la meditación. En muchos casos, este tipo de actividades como la escritura creativa son herramientas muy útiles para aquellas personas a las que les cuesta meditar o que simplemente no quieren.

Escribir nos invita a leer, otro hábito saludable donde los haya. La lectura es un ejercicio en el que nuestra mente estará absorbiendo información e incorporándola al sistema. Leer abre tu mente y presenta situaciones, ideas, pensamientos e información muy valiosa para todas las facetas de tu vida. “La felicidad cuando eres lector es frecuente” nos dice Borges. Nada más que añadir.

Puedes hacerlo como quieras, la escritura creativa permite mucha libertad
Puedes hacerlo como quieras, la escritura creativa permite mucha libertad

Puedes hacerlo como quieras, empieza (o continúa) tu diario personal, crea un blog o elige una historia que construir cada día, a mano o a máquina, eso no es lo importante. Lo que importa es que dediques con frecuencia unos minutos de tu día a contarte un historia, tu propia historia, a dejarte llevar durante unos minutos por los derroteros de tu mente y aprendas a conocerte y a llegar más allá, a territorios de tí mismo que nunca antes habías explorado. Seguro que lo que encuentras es muy interesante.

 

Comentarios

compartir en redes