¿Qué es la respiración consciente?

  • Mente
cat-icon-on-post

La respiración es necesaria para que nuestro cuerpo se oxigene y funcione. Pasamos el día respirando y apenas somos conscientes de ello.

La respiración consciente es la clave para unir nuestro cuerpo y nuestra mente, para llevar el oxígeno a todas las partes de nuestro cuerpo y relajar todo el organismo. Por esto mismo es también uno de los pilares del yoga y de la meditación.

Inspirar, espirar, sabiendo que inspiramos y espiramos.

Sigue leyendo y encuentra una de las claves para llegar al bienestar: la respiración consciente.

La respiración es indispensable para todos los seres vivos

Respirar es vivir. La respiración consciente nos ayuda a relajarnos.
Respirar es vivir. La respiración consciente nos ayuda a relajarnos.

El ser humano respira entre trece y dieciocho veces por minuto. Nadie nos ha enseñado, es lo primero que hacemos al nacer y lo último que haremos. Durante todo el día nuestro cuerpo realiza automáticamente la función de la respiración, sin que nosotros tengamos que hacer nada. La respiración es un proceso indispensable para la vida, que suministra oxígeno constantemente a todas las células que forman nuestro organismo. Este proceso se repite en todos los seres vivos de diferentes maneras, ya sea a través de la piel o de branquias. Incluidos los microorganismos realizan un tipo de respiración llamada anaerobia en la que el oxígeno no es el protagonista, pero siempre existe algún tipo de intercambio de permite la vida.

Respirar es vivir y aunque lo hagamos involuntariamente, sí que es cierto que la respiración, además de ocuparse de mantenernos vivos, interviene de diferentes maneras en nuestra vida diaria y cambia con nuestros estados emocionales: más rápida y arrítmica cuando tenemos miedo o estamos enfadados, y más fluida y ligera cuando estamos tranquilos.

Aunque a veces no nos demos cuenta, la relación entre nuestro ritmo respiratorio y nuestros estados de consciencia es obvia y nos acompaña durante todo el día, y también durante la noche. Este ritmo también varía según la actividad que estemos realizando: si estamos realizando un trabajo que requiere concentración o ejecutando una acción complicada, que exija cierta habilidad manual o física, nuestra respiración será automáticamente pausada, ya que las acciones que exigen un poco de cuidado, concentración o entrañan cierta dificultad implican una respiración pausada. La fijación de la atención depende de una respiración lenta.

¿Cuándo se acelera nuestra respiración? Cuando estamos realizando un gran esfuerzo físico y nuestras células necesitan más oxígeno, cuando estamos nerviosos o enfadados, o muy enfadados, la respiración y el pulso se disparan. Esto tiene con ver con las reacciones químicas que se producen en nuestro organismo: el miedo o el estrés son una reacción de nuestro cuerpo para activarlo y escapar o defendernos. Se trata de mecanismos que también nos ayudan a mantenernos vivos.

Escucha a tu cuerpo.

La respiración es el puente que une nuestro cuerpo y nuestra mente. Como acabamos de ver, nuestros ritmos están íntimamente ligados a nuestros estados anímicos y con(s)ciencia. Al dormir la respiración es lenta y regular, al estar tranquilos también lo es, cuando estamos enfadados o nerviosos, esta se acelera, casi siempre de manera inconsciente.

La respiración es el puente que une nuestro cuerpo y nuestra mente
La respiración es el puente que une nuestro cuerpo y nuestra mente

Démosle la vuelta a todo esto. Si nuestros estados anímicos van acompañados de un tipo de respiración, podremos modelarlos a través de ella. De esto se trata la respiración consciente, de prestar atención a esta función tan básica, fundamental e imprescindible en nuestras vidas.

Esta idea se ha repetido en todas las culturas alrededor del mundo, y casi siempre se ha ligado el concepto de respiración al espíritu, al alma, a conceptos tal vez demasiado místicos para el tipo de vida que llevamos actualmente. Pero la respiración consciente simplemente se trata de eso, de tomar conciencia de cómo actúa esta función vital en nosotros, de controlar la entrada y salida de aire de nuestro cuerpo. Detener la atención de todo lo que está a nuestro alrededor para prestar atención al aire que entra y sale de nuestro cuerpo, a controlar su entrada, su alcance y su efecto. Parece fácil, pero no lo es: ¿alguna vez has probado a realizar cinco inspiraciones y espiraciones sin perder el hilo de lo que estás haciendo? ¿alguna vez has notado cómo se coordina la inspiración y la espiración con los esfuerzos que realizas? Expulsar el aire facilita realizar un movimiento que exige fuerza.

Una cosa tan simple aparentemente puede tener efectos muy beneficiosos sobre nuestro organismo. Es además, una forma de aprender a concentrarnos, a relajarnos y a llegar al estado de atención plena.

La respiración consciente nos ayuda a modular emociones y a sentirnos mejor
La respiración consciente nos ayuda a modular emociones y a sentirnos mejor

Afortunadamente, con práctica podremos llegar a controlar esta función tan importante y que sea nuestra mejor aliada a la hora de modular emociones y de sentirnos mejor. Al fin y al cabo, las cosas más sencillas son las más importantes, y lo mejor de todo es que suelen estar al alcance de nuestra mano.

Aprende a conocerte a través de la respiración

Existen tres tipos de respiración según la parte de los pulmones que activemos -abdominal, torácica y clavicular- y numerosos ejercicios de respiración consciente. Casi tantos como personas, nos podemos atrever a decir. Para comenzar puedes probar estos tres tipos de respiraciones para conocer el efecto que tiene sobre tí. Te recomendamos que te tumbes cómodamente, o te coloques en la posición en que más cómodo y natural te sientas.

La respiración abdominal o diafragmática es la más natural e instintiva. El aire ocupa la parte alta, baja y media de los pulmones, y ayuda a oxigenar los pulmones. Para practicarla, puedes colocar las manos en tu abdomen y dirigir el aire que inspiras con la intención de empujar tus manos hacia arriba. Dicen que practicar esta respiración proporciona un buen masaje a nuestros órganos abdominales.

Con la respiración torácica, el aire ocupa la parte alta y media de los pulmones y ensancha la caja torácica. Cuando la practicamos el pecho se eleva y sentimos como los pulmones se inflan y se desinflan.

La respiración clavicular es aquella en la que el aire solamente activa la parte más alta de los pulmones, y se suele dar en situaciones de ansiedad o tensión. Entra menos aire en nuestros pulmones, y si la practicamos notaremos cómo se elevan nuestras clavículas.

La respiración es la base de muchas actividades físicas
La respiración es la base de muchas actividades físicas

Solamente con hacer ejercicios para descubrir cómo funciona nuestro cuerpo con estos tipos de respiración, conoceremos mejor cómo funcionamos y cómo nos hace sentir. Con la práctica podremos modular estas respiraciones con más facilidad y controlarlas sentados e incluso caminando. Son la base de muchas actividades físicas como el deporte e incluso el canto.

Quienes practican yoga, en especial yoga kundalini, sabrán que existen muchas técnicas de respiración, los pranayamas, que ayudan a purificar la energía del cuerpo. El control del prana, la energía vital tiene diferentes efectos en nuestro cuerpo y también en nuestro bienestar. Consta de tres partes: inspiración, retención y espiración.

Existen numerosas escuelas, numerosas técnicas y diversas filosofías y creencias sobre la respiración consciente, pero para empezar a descubrir nuestra respiración, solamente necesitas un lugar tranquilo y tu total concentración durante diez minutos. Practica y escucha a tu respiración, te ayudará a conocerte mejor a ti mismo y a sentirte mejor. Diez minutos parecen poco tiempo, pero pronto notarás cómo tu respiración y tú llegáis a una relajante conexión.

...y respira
…y respira

Comentarios

compartir en redes