5 recetas de cenas sanas, sabrosas y originales

  • Gastronomía
cat-icon-on-post

Siempre se dice que el desayuno es la comida más importante. A mediodía también solemos comer bien y, en cambio, muchas veces descuidamos las cenas. Por falta de tiempo o de ganas, no le prestamos toda la atención a esta comida, y cometemos algunos excesos que no nos convienen. O, por el contrario, le quitamos la importancia que tiene y hacemos una cena más pobre de lo recomendable. Si te faltan las ideas para conseguir que esta comida vuelva a ganar el protagonismo que debe, aquí te vamos a proponer unas recetas de cenas sanas, sabrosas y originales. ¡No te vayas a la cama con el estómago vacío!

Pimientos rellenos de garbanzos

Los pimientos son una gran fuente de vitaminas y, además, son tan versátiles que pueden participar en un montón de recetas de cenas sanas y sabrosas. Aquí, de hecho, vamos a proponer una receta que, en sí misma, admite muchas variaciones, para adaptarse a los gustos de todos y que probéis cuál es el modo en que más os gusta.

Lo primero es contar con unos pimientos rojos bien hermosos, a los que se corta la tapa superior y se limpian para poder introducir nuestro relleno favorito. En este caso, vamos a optar por unos garbanzos en ensalada, que habremos cocido previamente, aliñado y acompañado con maíz, tomate y cebolla roja picada. Esto, por ejemplo, es una de esas cosas que podéis personalizar a vuestro antojo.

De la misma manera, se puede servir así mismo en frío o darle un toque en el horno, para cocinar y ablandar un poco los pimientos, pero sin pasarse, para que los garbanzos no se endurezcan demasiado. Y, para acompañar, un poco de arroz o un poco de hummus, con lo que tendréis una cena rica y completa, además de original.

Tortilla con pollo y aguacate

Los platos sanos no tienen por qué estar alejados del sabor ni resultar aburridos. Si quieres una receta de cena que guste a pequeños y mayores, que resulte nutritiva y que tampoco te lleve mucho tiempo, puedes probar con estas tortillas rellenas de pollo y aguacate.

Lo más laborioso será hacer el pollo a la plancha y sazonarlo a tu gusto con sal, pimienta u otras especias. Luego, solo tienes que cortar el aguacate en tiras o gajos, y hacer lo propio con unos tomates o con tomates cherry, unas hojas de lechuga y los ingredientes que tengas a mano o que te apetezcan.

Al igual que la primera receta, las posibilidades y variantes son casi infinitas, y puedes acabar dándole un toque con una salsa de yogur, un poco de salsa ligera o, si te va la marcha, alguna salsa picante. El resto, simplemente, es elegir si enrollarla y comerla con las manos o utilizar cuchillo y tenedor.

Bruschetta con tomate, rúcula y parmesano

Las bruschettas son esas tiras de pan tostado tan habituales en los restaurantes italianos. Con un pan de hogaza cortado en rodajas finas, puedes sentar la base fácil para un montón de recetas de cenas y, para hacer algo de estilo italiano, a la vez que ligero, te la proponemos con tomates, rúcula y queso parmesano rallado.

La preparación es de lo más sencillo del mundo, y hasta puedes pedir ayuda a los más pequeños de la casa. Solo hay que tostar el pan hasta que quede crujiente, lavar y cortar los tomates y la rúcula, y rallar el parmesano. al igual que en la receta anterior, puedes utilizar tomates maduros cortados en gajos o tomates cherry.

También puedes poner una cama de salsa de tomate o tomate rallado sobre el pan, o simplemente un poco de aceite de oliva, y luego añadir unas gotitas de vinagre balsámico para darle el toque final.

Tallarines de calabacín con gambas

Las recetas de pasta con casi infinitas. Las hay para todos los gustos, estilos y personas. Pero, para la última comida del día, tal vez no sea la comida más habitual en nuestras dietas ni la más ligera. Si quieres probar una alternativa a la pasta, igual de rica y súper saludable, prueba a hacer alguna de esas recetas con tallarines de calabacín.

De nuevo, lo más complicado, que no es mucho, es hacer las espirales de calabacín. Es cierto que hacerlas a mano es un poco más laborioso, pero te puedes ayudar de un montón de utensilios que, seguramente, tendrás a mano.

Una vez que los tengas, pon un poquito de aceite a calentar en una sartén, con unos ajos cortados en láminas, unas gambas y, nuestra recomendación, también una o dos guindillas pequeñas. Una vez que todos estén doraditos, añade los tallarines de calabacín y rehógalos brevemente, para que se hagan un poco y cojan el sabor de los demás ingredientes. ¿No es verdaderamente apetecible?

Champiñones rellenos de verduras

Nos despedimos con otra receta de cena rica y saludable que también permite distintas variantes para que la adaptes a los gustos de tus comensales. Hazte con unos buenos champiñones, de tamaño grande, quítales el tallo y límpialos bien.

Una vez que estén listos, calienta un poco de aceite en una sartén y dóralos ligeramente por cada lado. Retíralos y, en la misma sartén, pon a pochar los tallos que hayas cortado, ajo, tomate seco, cebolla y pimientos. Sazónalo todo a tu gusto con sal y pimienta y, una vez que esté en su punto, retíralo y rellena los champiñones con la mezcla.

Ahora solo queda meterlos en el horno, que habrás precalentado con un poco de antelación y, si quieres, añadirle por encima unas nueces o unos frutos secos que te guste, así como perejil u orégano. Con diez minutos a unos 180 grados debería ser suficiente para que tengas listo un plato rico y muy completo.

Recuérdalo. Una cena sana es algo muy importante y que no deberías saltarte a la ligera. Luego vienen los atracones a medianoche, cuando te levantas y asaltas la nevera porque la sensación de hambre no te deja dormir… pero esto no te pasará si pruebas algunas de las recetas de cenas que te hemos recomendado.

[Total:0    Promedio:0/5]

Comentarios

compartir en redes