¿Son beneficiosos los alimentos ecológicos?

  • Gastronomía
cat-icon-on-post

Los alimentos ecológicos llevan mucho tiempo entre nosotros y cada vez son más frecuentes en las estanterías de nuestros supermercados. Pero mucha gente desconoce qué son y si realmente aportan beneficios a los que los consumen. Si tú tampoco lo tienes claro todavía, aquí vamos a tratar de explicarte lo que necesitas saber sobre los alimentos ecológicos, para que la próxima vez que vayas a hacer la compra, puedas conocer mejor lo que metes en la cesta.

¿Qué son los alimentos ecológicos?

Los alimentos ecológicos, también llamados alimentos orgánicosla normativa europea considera ambas denominaciones como sinónimas–, son aquellos que se obtienen prescindiendo de cualquier tipo de pesticida o sustancia química. Además, en su producción, se emplean técnicas no contaminantes, con el fin de proteger el medio ambiente.

En lo referente a alimentos de origen animal, en su cría también se evita el uso de hormonas, estimulantes o antibióticos, y toda su alimentación es de origen natural de modo estricto.

Con esta base, se considera que los alimentos ecológicos son más beneficiosos que los alimentos convencionales, ya que su consumo no comporta la ingesta de productos químicos o aditivos artificiales que puedan perjudicar de algún modo a las personas.

¿Cuáles son los beneficios de consumir alimentos ecológicos?

El consumo de alimentos ecológicos conlleva una serie de beneficios que les da aún más valor, y por los que deberíamos prestarles mayor atención.

1. Son saludables

El uso de pesticidas, fertilizantes, aditivos, antibióticos y demás productos químicos acaban dejando residuos en los alimentos. Suelen usarse para eliminar plagas, enfermedades o, por otro lado, aumentar la producción de los alimentos, pero a medio y largo plazo pueden resultar perjudiciales para la salud.

Algunas de las enfermedades relacionadas con el consumo de alimentos tratados con productos químicos son las insuficiencias cardiacas, la osteoporosis, las migrañas, la hiperactividad o las alergias.

2. Son nutritivos

A la hora de elegir los alimentos que metemos en nuestra cesta de la compra, siempre tenemos en mente los valores nutricionales que aportan. No es cuestión de defender que los alimentos convencionales no sean nutritivos, porque sí lo son, pero los alimentos orgánicos suelen poseer una mayor presencia de vitaminas y minerales.

Esto se debe a que han sido cultivados en suelos que han sido fertilizados con productos también naturales, lo que favorece la calidad resultante en el producto que, al final, llega a nuestra despensa.

foto 2

3. Respetan el medioambiente

Éste es uno de los puntos básicos a la hora de producir y consumir alimentos ecológicos. Los cultivos ecológicos colaboran firmemente en la conservación del medioambiente y luchan contra la contaminación de nuestro entorno.

A través de estos métodos de producción, se reducen las emisiones de dióxido de carbono, se previene el efecto invernadero, se eliminan los residuos contaminantes y, finalmente, se consigue un ahorro energético y de recursos.

4. Protegen a los animales

La ganadería ecológica se preocupa especialmente por la calidad de vida de los animales. Por este motivo, potencian el crecimiento y la vida en semilibertad y en condiciones que reduzcan el nivel de estrés de los animales.

Además, no se llevan a cabo prácticas enfocadas a aumentar la producción, como la inseminación artificial o las hormonas, y toda la alimentación se basa en pastos naturales y piensos ecológicos, en los que tampoco haya presencia de pesticidas o fertilizantes.

5. Saben mejor

Al haber pasado por procesos completamente naturales y artesanales, los alimentos no sufren alteraciones en su desarrollo natural y tampoco se ven afectados por productos químicos, que acaban redundando en su sabor.

Por este motivo, los alimentos orgánicos recuperan el sabor de toda la vida, mucho más potente y rico, que otro tipo de agriculturas y ganaderías han olvidado durante las últimas décadas.

¿Tienen alguna desventaja los alimentos orgánicos?

Cuando surge el debate sobre la conveniencia de este tipo de productos, siempre hay partes que destacan las desventajas que conllevan en comparación a los alimentos convencionales.

Hay estudios que critican la concepción de que los alimentos ecológicos sean más seguros, más sanos y más sabrosos. Lo primero, porque todos los alimentos que llegan a nuestras mesas, sean orgánicos o no, han pasado por estrictos controles sanitarios. Lo segundo, porque se defiende que el tipo de cultivos no afecta a los valores nutricionales. Y lo tercero porque gran parte del sabor de los productos depende del punto de maduración en el que se recoge. Aquí, es justo señalar que los alimentos ecológicos suelen pasar menos tiempo (o ninguno) madurando en cámaras, por lo que es más fácil que nos lleguen en su punto ideal.

Pero, más allá de los debates y estudios científicos, que pueden estar condicionados por intereses de una u otra parte, los alimentos ecológicos presentan otras desventajas, de cara al consumidor, que son las que hacen que aún no gocen de su favoritismo.

La primera es que son más difíciles de encontrar, porque no se producen en tanta cantidad y no se distribuyen tan masivamente como los alimentos convencionales. La segunda es que son ligeramente más caros, ya que su producción no está tan industrializada y masificada. Y, la tercera, la pura cuestión estética, ya que el aspecto de los productos no es tan bonito como el de otros alimentos. Su tamaño puede ser más pequeño, su color no tan homogéneo y su forma no tan estándar.

Lo que sí está claro es que, una vez que la gente comience a apreciar de mayor modo todos los beneficios que aportan los alimentos orgánicos, su compra será más accesible y sus precios más moderados. Sobre su aspecto externo, estamos seguros de que a nadie le importará si la calidad y el sabor son mejores.

Esperamos que, con estas explicaciones, te hayas podido hacer una mejor idea sobre lo que son los alimentos orgánicos, cuáles son sus beneficios y las posibles desventajas que puedas percibir si los quieres probar. Ahora, por supuesto, te animamos a que los pruebes si no lo has hecho nunca y compares entre ambos tipos de alimentos para hacerte una mejor idea de cuáles son los que más te gustan y compensan. ¡Esperamos tus comentarios!

Comentarios

compartir en redes