¿Qué beneficios tiene la paleodieta?

  • Gastronomía
cat-icon-on-post

En los últimos años se ha dado a conocer la paleodieta, una dieta que propone una alimentación distinta y basada en lo que nuestros antepasados comían como cazadores y recolectores. Son muchas personas las que han probado este tipo de dieta y tal vez tú también quieras conocer un poco más sobre sus propuestas, sus ventajas y sus desventajas. Aquí, vamos a tratar de explicarte qué es la paleodieta, cómo puedes probarla y qué beneficios obtendrás con ella.

¿De qué premisas parte la paleodieta?

La dieta paleo tiene unas premisas muy claras. La primera es que el ser humano, por su evolución a lo largo de los siglos, está adaptado a vivir en la naturaleza. Y, debido a esto, la alimentación a la que mejor está adaptado su organismo es a la que llevó durante miles de años, en los que vivía como recolector y cazador.

Sabemos que la humanidad ha evolucionado en términos sociales y culturales, sobre todo gracias a los avances tecnológicos acontecidos en los últimos siglos, pero otra de las premisas que sustentan las bondades de la paleodieta es que la evolución del genoma es mucho más lenta que todos estos cambios de hábitos sociales y culturales del hombre. Por lo tanto, la alimentación que se lleva hoy en día no es realmente la que más nos beneficia o, dicho de otra manera, a la que más partido le puede sacar nuestro organismo para rendir del mejor modo y sentirnos bien.

¿En qué consiste exactamente la paleodieta?

La paleodieta no es ni más ni menos que una dieta similar a lo que comían los humanos del paleolítico. Y ¿qué comían nuestros ancestros? Pues, principalmente, carne, pescado, frutas y verduras. Esto se entiende muy bien si se piensa en que el modo de conseguir alimentos durante el paleolítico consistía en la caza y la recolección.

Por decirlo de otra manera, hay que evitar los lácteos, los cereales, los azúcares, las legumbres, el alcohol y, en general, todos los alimentos procesados. Éstos no tienen tanta fibra como se supone que deberíamos consumir y, según los defensores de la dieta paleo, acaban ocasionando problemas intestinales.

¿Funciona de verdad la dieta paleo?

Ésta es una pregunta un poco controvertida y para la que no hay realmente una respuesta única ni demostrada. Podemos decir que hay gente que sigue esta dieta para bajar de peso, mientras que otras personas la adoptan con el fin de conseguir un mejor estado físico general. Y, tanto para unos como para otros, hay motivos que llevan a pensar que sí funciona.

La pérdida de peso se consigue porque se reducen considerablemente las calorías ingeridas. Esto se debe a que se prescinde de todos los alimentos refinados, del azúcar, de la pasta, del pan y de todo tipo de lácteos. Además, también se aumenta el consumo de proteínas, que también puede influir en esta pérdida de peso.

En lo que se refiere al bienestar general, una de las claves puede estar en la exclusión de los lácteos en la dieta. Estos alimentos pueden provocar intolerancias a muchas personas, muchas veces de un modo poco evidente, y, con el cambio de alimentación, perciben una mejora en su estado global.

Pero, en el fondo, la pérdida de peso causada por la reducción de las calorías también se puede conseguir de otras maneras y con otras dietas. En lo que se refiere a eliminar los productos lácteos de un modo radical, no tiene mucho sentido salvo que de verdad se padezcan intolerancias, ya que estos alimentos también ofrecen unos beneficios nutricionales muy interesantes para la nutrición humana.

¿Qué otras ventajas tiene la paleodieta?

Una de las principales bondades de la paleodieta es que los que la consumen cuentan con mucha más energía y vitalidad, tanto física como mental. Pero, además de esto, y de la pérdida de peso y la obtención de un mayor bienestar, sus defensores añaden otras muchas.

Entre las ventajas destacadas de la paleodieta se suelen incluir la reducción de enfermedades cardiovasculares y la prevención de enfermedades relacionadas con la obesidad, la diabetes o, incluso el cáncer. Además, es una dieta apta también para los celíacos, ya que no contiene gluten.

Pero no es una dieta perfecta, y también presenta algunas desventajas, como la dificultad de llevarla a cabo y adaptarse o, por otro lado, que acaba resultando más cara que las dietas cotidianas.

¿Qué podemos concluir sobre la paleodieta?

Ante la gente que piensa en este tipo de dieta como una dieta milagro o una moda pasajera, no se debería encuadrar en ninguna de ambas. Y tampoco puede considerarse que la paleodieta sea una dieta perjudicial para la salud, ya que los nutrientes necesarios se obtienen, aunque sea de una manera distinta a la más habitual hoy en día.

Pero muchas de las bondades que se le suponen, sobre todo en lo que se relaciona con las enfermedades que ocasiona la alimentación moderna, no tiene demasiada justificación científica. Y es que nuestros antepasados paleolíticos llevaban esta dieta porque no tenían posibilidad ni conocimiento de otra. Aunque no padecieran algunas de las enfermedades actuales, seguramente sí sufrían otras que hoy nos parecen poco graves. Por último, también hay que destacar que su esperanza de vida era mucho menor que la que tenemos ahora, y puede que las enfermedades actuales no las pudieran sufrir porque, directamente, no llegaban a la edad en la que aparecen.

En conclusión, la paleodieta tiene algunas propuestas que pueden ser interesantes y aportar cosas muy buenas a la salud de los que la practican, pero llevarla a cabo de modo completo y estricto puede que no sea ni tan fácil ni tan eficaz como muchos de sus defensores argumentan.

Lo mejor es que sigas unos hábitos de alimentación saludable que te parezcan fáciles de llevar, que te aporten una mejora en tu bienestar y, sobre todo, que cuentes con el asesoramiento de un profesional de la nutrición o la medicina, con el fin de no cometer ningún error en tu dieta que pueda ocasionarte problemas de salud.

Comentarios

compartir en redes