Lo que necesitas saber para preparar un viaje en caravana

  • Viajes
cat-icon-on-post

Viajar en caravana o en furgoneta es una manera diferente de moverse, una manera perfecta de saciar tu hambre de exploración. Quien ha viajado alguna vez en caravana o furgoneta repite, y en muchas ocasiones no vuelve a viajar de otra manera. Llevar tu casa y tu propio medio de transporte ofrece la oportunidad de descubrir lugares inexplorados y una libertad de movimiento y de horarios sin igual.

Prepara tu propia road movie si quieres disfrutar de un viaje muy especial

Un viaje en caravana es una experiencia memorable. O lo amas o lo odias. Si tienes alma de explorador, si te gusta saber que tienes la libertad de moverte cuando quieras y a donde quieras, si te gusta perderte por carreteras secundarias y disfrutar de increíbles paisajes a 80 kilómetros por hora, puede que viajar en caravana o furgoneta sea lo tuyo. Si aún no has probado lo amarás.

Todo preparado para tu viaje en caravana
Todo preparado para tu viaje en caravana

Moverte con tu propio medio de transporte proporciona la libertad de llegar a lugares a los que no podrías llegar en transporte público además de permitirte planear tus desplazamientos según los horarios que mejor te vengan. Olvídate de la sensación de perder el tren o el autobús. Tu eres el guía de tu propia expedición, y si te preparas bien, puede que disfrutes de experiencias inolvidables cada vez que te pongas al volante.

Esta libertad, como siempre, no está exenta de responsabilidades, y para preparar tu viaje perfecto primero tendrás que tener en cuentas una serie de cosas para evitar problemas en ruta.

Un hotel de mil estrellas

Tu caravana será tu mejor amiga: te llevará a donde más te guste y te proporcionará un techo bajo el que dormir y también bajo el que cocinar. El mejor hotel con las mejores vistas, servicio de habitaciones y nunca cierra.

Eso sí, para que tu hotel de mil estrellas funcione a la perfección, has de tener en cuenta algunas cosas.

No hace falta que te compres una caravana para probar esta maravillosa experiencia, puedes alquilar una fácilmente y por menos de lo que cuesta una noche en un hotel decentito. En las caravanas alquiladas, te recomendamos que revises el equipamiento que incluye: sábanas, almohadas, toallas, menaje, etc. Lo mejor es que haya de todo y que ocupe poco. Si no, siempre lo puedes llevar de tu casa.

Revisa según tu destino o destinos la normativa necesaria para circular y conducir, así como la documentación necesaria. Un punto muy importante es conocer las zonas donde puedes pernoctar, donde puedes aparcar y donde puedes acampar. Acampar y aparcar no es lo mismo, y siempre puedes cocinar o dormir dentro de tu caravana si no arrojas residuos y si no instalas elementos que superen el perímetro del propio vehículo.

Existen varias aplicaciones y sitios web en las que se señalan los mejores sitios en el que instalar tu casa portátil con las que puedes elegir el mejor enclave con las mejores vistas de manera sencilla. Los furgoneteros expertos conocen trucos, como alejarse de núcleos de mucha población para evitar ruidos y otras molestias. A la hora de vaciar los depósitos de agua usada, es necesario ir a un camping o a un lugar en el que haya un lugar específico para ello.

Una buena preparación es importante

Para no tener sorpresas inesperadas durante tu aventura que te estropeen la experiencia, es conveniente que revises tanto el equipamiento de la caravana como su estado: presión de los neumáticos, niveles de agua y aceite, la distribución de las cargas, etc… Todo para que no tengas que preocuparte de nada en ruta.

Asimismo y como en todos los viajes, es importante contar con un seguro de asistencia médica, suele ser útil para las cosas más pequeñas e inesperadas. Tus preparativos deben contemplar también las eventualidades que puedan sucederle a tu preciado medio de transporte y hogar temporal: comprueba que tienes un buen seguro de automóvil que cubra asistencia en caminos o fuera de carreteras.

Si no estás acostumbrado a conducir vehículos tan grandes puedes empezar por practicar alguna maniobra en una zona segura y así comenzar a familiarizarte con las distancias y tamaños, prueba también con trayectos cortos para ir acostumbrándote a tu inseparable compañera de viaje. El resto de recomendaciones a la hora de conducir ya las conoces: velocidad moderada (más aún si vas en vehículo tan grande y con tanta carga), realizar adelantamientos extremando la precaución, descansar cada dos horas aproximadamente, descansar debidamente para tener la concentración necesaria y mantener la atención al volante. La seguridad siempre es lo primero.

Prepara tu ruta en caravana antes de salir
Prepara tu ruta en caravana antes de salir

Aunque elegimos la caravana por la libertad de movimientos y de horarios que nos proporciona, es conveniente planificar un poco nuestra ruta para saber las necesidades que podamos llegar a tener en cuanto a ciertos trámites relacionados con la normativa específica de cada país en cuanto a caravanas. Por ejemplo, en Francia hay bastantes zonas habilitadas para este tipo de vehículos, o por ejemplo en Eslovenia necesitas adquirir una viñeta especial para circular por autopistas.

Menos es más

El equipamiento a llevar en tu caravana debe estar reducido a la mínima expresión, pero siempre sin olvidar las necesidades que tendrás. Una ropa de cama que abrigue y un menaje básico de cocina son imprescindibles, así como un recipiente que sirva de barreño -¡los hay plegables!. La regla de oro es menos es más, y la segunda es llevar las cargas bien repartidas por el vehículo.

En este capítulo deberás hacer un repaso de tus necesidades y a continuación aplicar las reglas de Marie Kondo para optimizar el espacio. Es muy importante tener el espacio bien organizado y ordenado para tener todo a mano y que no nos moleste a la hora de dormir o cocinar.

La despensa estará compuesta por alimentos enlatados, arroces, pastas o legumbres. Los productos frescos los podrás ir adquiriendo sobre la marcha en las poblaciones que vayas visitando. Igual que con el resto de equipamiento, es importante reducirlo a su mínima expresión, encontrando el punto medio entre tener recursos un día que no tengas un supermercado cerca y el no ir cargado con botes y latas innecesarios. Las recetas serán sencillas, pero te aseguramos que te sabrán a gloria en algunos momentos,y que con la experiencia las irás mejorando hasta convertirte en un verdadero chef de tu caravana.

Los expertos coinciden en que lo peor de su viaje en caravana suele ser la vuelta. El fin del viaje y de las vacaciones suelen ser devastadores. La melancolía y el cansancio acumulado se empiezan a mezclar durante la vuelta a casa. Pero no desesperes, pronto tendrás la oportunidad de volver a emprender una nueva exploración.

Un viaje en caravana o furgoneta es una experiencia única
Un viaje en caravana o furgoneta es una experiencia única

Un viaje en caravana o furgoneta es una experiencia única, en la que diseñarás tu viaje a tu gusto y según tus preferencias. En todos momentos serás el responsable de tus actividades (para bien y para mal). Alguna dificultad y algún imprevisto vas a encontrar, eso seguro, pero se trata de situaciones en las que aprenderás nuevos trucos y poco a poco te convertirás en un experto furgonetero y en un avezado explorador.

Prepara el viaje de tus sueños y ¡ponte al volante!

[Total:0    Promedio:0/5]

Comentarios

compartir en redes

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.