Recetas con ingredientes naturales que te harán triunfar en la mesa

  • Gastronomía
cat-icon-on-post

Muchas veces buscamos comidas y productos que sean sanos y que, a la vez, sean sabrosos. El problema es que, a la hora de prepararlos, o perdemos ese toque tan saludable que buscamos o perdemos ese sabor tan atractivo que nos hace disfrutar. No te desanimes, hay muchas alternativas que puedes descubrir, y aquí te las queremos presentar. Apunta, porque te vamos a traer unas recetas con ingredientes naturales que te harán triunfar con tus invitados.

Ensalada con hummus

La versatilidad del hummus lo convierte en un aliado genial a la hora de preparar recetas con ingredientes naturales. Además, es algo muy rico que le gusta a prácticamente todo el mundo, por lo que resulta ideal para agasajar a amigos y compañeros frente a la mesa.

La preparación del hummus es muy sencilla, y solo tendrás que batir los garbanzos con tahini, aceite de oliva, zumo de limón, sal y pimienta. Si ves que te queda muy espeso, puedes añadir un poco de agua, hasta que esté en su punto ideal.

Una vez que lo tengas, extiéndelo sobre un plato y, por encima, añade las hojas verdes o las frutas de temporada que más te gusten: lechuga, rúcula, tomates cherry, cebolla, melocotón, ciruelas, soja, etc. Y, si quieres darle un toque personal, puedes preparar un aliño casero para ensaladas, también rico, natural y saludable.

Cebiche de pescado

Este plato, que hace tan solo unos años apenas era conocido fuera de Latinoamérica, está poniéndose cada vez más de moda en España. La razón es que es muy rico y muy saludable, y admite muchas variantes y posibilidades, aptas para todos los paladares.

Normalmente, se suele recomendar el pescado blanco para prepararlo, habitualmente la corvina, aunque también se puede utilizar la lubina, la dorada o el lenguado. Eso sí, el pescado tiene que estar muy fresco. Córtalo en trozos pequeños y añádele zumo de limón para que se macere. Si quieres darle un toque un poco más auténtico, mezcla el zumo de limón con zumo de lima, y déjalo reposar una o dos horas en la nevera.

Cuando ya esté, puedes añadirle tomate picado, cebolla, cilantro, sal y pimienta al gusto. Por supuesto, también puedes probar recetas con ingredientes naturales diferentes, y hacer una variante vegetariana con frutas como mango, melón, granada, etc.

Muhammara, o paté de pimientos sirio

Los patés son algo muy apreciado y sabroso, que pueden salvar unas entradas y, además, triunfar si están bien hechos y son originales. Por eso queremos proponer aquí esta rica receta con ingredientes naturales muy típica de la gastronomía siria, en la que los protagonistas son los pimientos rojos.

Lo primero, tienes que asar los pimientos rojos en el horno, hasta que estén dorados, y dejarlo reposar tapados, para poder pelarlos con facilidad. Una vez que los tengas listos, los tienes que triturar en la batidora con el resto de ingredientes de esta receta, cuya versión tradicional incluye ajos, nueces, pan rallado, aceite de oliva, comino, pimentón, sal, aceite y una cucharadita de zumo de limón. También es típico añadirle un poco de zumo de granada, pero esto no es tan fácil de encontrar si no es en temporada.

Lo mejor de todo es que se puede comer con pan tostado o con unas crudités vegetales, como zanahoria o apio. También hay gente que lo usa como acompañamiento para otros platos de pescado o de carne, y se puede preparar en cantidades más grandes y conservar en la nevera para futuras ocasiones.

Mantequilla de almendras

Para terminar, una receta de ingredientes naturales más dulce, que te puede servir para alegrar el desayuno, o para alguna otra receta de postres saludables: mantequilla de almendras.

Esta receta es perfecta como alternativa saludable a la mantequilla tradicional, y solo tendrás que dedicarle un pequeño rato para prepararla. Precalienta el horno a 160 grados y extiende en la bandeja las almendras para que se tuesten durante un cuarto de hora aproximadamente.

Cuando ya estén templadas, échalas en el vaso de la batidora y añádele un poco de vainilla en polvo, al gusto. Con una cucharada pequeña debería ser suficiente por cada 250 gramos de almendras. Tritura bien y vete removiendo todo varias veces hasta que las almendras vayan soltando su aceite natural y consigas una crema homogénea, que podrás guardar en la nevera hasta 15 días.

Comentarios

compartir en redes

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *