post banner image

Recomendaciones imprescindibles para unas vacaciones saludables

  • Viajes
cat-icon-on-post

Muchas veces pensamos en las vacaciones como ese periodo de tiempo en el que desconectamos, nos relajamos y en el que, al final, cometemos excesos. Pero no tiene por qué ser así. De hecho, lo mejor es que podamos disfrutar completamente de unas vacaciones saludables para volver con las pilas cargadas. Y, para eso, no solo hace falta elegir bien el destino, sino también pensar en el estilo vacacional y los hábitos que se han de seguir. Apunta, porque te vamos a dar unas recomendaciones muy interesantes para que puedas tener unas vacaciones saludables de verdad.

1.- Prepara tus vacaciones saludables con suficiente antelación

La mejor manera de no cometer errores suele ser la prevención. Y, en términos de salud, ya se sabe el dicho: “más vale prevenir que curar”. Por supuesto, ninguno queremos tener que curar nada en nuestras vacaciones, sino todo lo contrario, que sean lo mejor posible.

Si tu objetivo son unas vacaciones saludables, además de divertidas, te resultará muy útil atar todos los cabos antes de partir. Con esto nos referimos a las cuestiones logísticas más básicas, como el transporte, el trayecto y el alojamiento. Pero también te recomendamos que seas puntilloso en lo referente a otros detalles menores, como la ropa, el calzado, el botiquín, etc.

2.- Prepara y abre la mente para tus próximas vacaciones

Porque unas vacaciones saludables no lo son del todo si no están dirigidas a restablecer tu cuerpo y mente. Y aunque al cuerpo le baste con no tener ninguna lesión ni dolencia, tu mente tal vez necesite de un pequeño precalentamiento.

Esto no es nada difícil de conseguir, pero tampoco puedes confiarte demasiado. Relájate, respira y piensa que vas a tener la oportunidad de vivir una experiencia agradable y sorprendente, llena de otras pequeñas experiencias igualmente satisfactorias.

3.- Lo que es saludable en tu casa también lo será en tus vacaciones

Estamos seguros de que tú ya llevas un estilo de vida saludable o, al menos, lo intentas. El error que cometemos muchos es que, al irnos de vacaciones, nos alejamos también de esos hábitos tan beneficiosos y nos dejamos llevar por la comodidad o la apatía.

Pero si quieres que tus vacaciones resulten saludables, tienes que interiorizar más esos hábitos y llevarlos contigo como si fueran parte de tu equipaje. Sabemos que no siempre es fácil aplicarlos, pero en muchos destinos podrás disfrutar de una alimentación sana, comprar o consumir productos de cercanía, respirar aire puro, dormir las horas suficientes, prescindir del estrés y las prisas, meditar, etc.

4.- Elige tus compañías y tus compañeros de viaje

Aunque pienses que te puedes escapar solo, esto es prácticamente imposible. Las opciones pasarían por irte a una isla desierta o subirte a una montaña incomunicada, y ni con ésas te garantizamos que tengas un viaje saludable y estés completamente solo.

A lo que nos referimos con tus compañías y tus compañeros de viaje no es solo a las personas con las que te vayas a desplazar y alojar. Esto, si es así, consistirá en amigos y miembros de tu familia, a los cuales ya conoces y sabes a lo que te atienes. Pero incluso cuando viajas por tu cuenta también puedes acabar conociendo a gente que hace el mismo viaje, y, por qué no, a habitantes locales del destino al que acudes. Y muchos de ellos te pueden aportar grandes cosas.

5.- Y elige también las cosas que te acompañarán en tu viaje

La primera recomendación que te hacíamos en este texto se refería a la planificación y prevención. Pero que esto no sea motivo para que exageres y acabes llenando la maleta o el coche con un montón de cosas que no son imprescindibles. No queremos que lleves solo lo necesario, sino que lleves cosas que te sean realmente útiles.

Piensa en esos libros que te permitirán desconectar y relajarte, o en esa música que te ayudará a descansar y meditar. En general, piensa en las cosas que te van a facilitar conseguir unas vacaciones saludables, en lo que se refiere a cuerpo y mente. Si quieres algo más físico, un buen calzado para caminar o ir a la montaña. Si prefieres relajarte y observar, unos prismáticos, o una cámara de fotos. Sirve casi cualquier cosa que no te lleve a pensar en el día a día laboral.

 

Comentarios

compartir en redes

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.