¿Quieres probar comida macrobiótica? Aquí te dejamos unas propuestas fáciles y sabrosas

  • Gastronomía
cat-icon-on-post

En anteriores ocasiones ya te hablamos de la dieta macrobiótica y de sus fundamentos. Realmente, es más que una dieta, ya que conlleva un estilo de vida distinto. Pero eso no quita para que te pueda ayudar a bajar de peso y llevar una alimentación más saludable. Si quieres probar comida macrobiótica y no sabes cómo empezar, aquí te vamos a dejar unas propuestas fáciles y sabrosas para que empieces a hacer tus pinitos con este tipo de dieta.

Arroz integral con verduras

En la dieta macrobiótica tienen mucha importancia las recetas que consisten en granos y en verduras. Y, por eso, un buen plan de comida macrobiótica puede ser éste que te proponemos aquí: un arroz integral con verduras.

Mucha gente prepara esta receta para desayunar, ya que es toda una fuente de energía y de ingredientes saludables, pero, en realidad, podríamos decir que también puede ser un buen plato para comer a mediodía.

La base de arroz integral proporciona una versatilidad enorme, por lo que puedes acompañarlo de las hojas verdes que más te gusten, como espinacas o kale, brócoli, cebollino o cualquier otra verdura que tengas a mano. Una buena idea es añadirle unos frutos secos, un poco de aguacate y, para aliñarla, un chorrito de salsa tamari.

Gachas de mijo

Otra de las recetas más sabrosas y nutritivas que puedes preparar si quieres hacer comidas macrobióticas son las gachas con mijo. Los beneficios de este cereal para tu salud son múltiples, y te pueden ayudar a mejorar tu tracto intestinal, bajar los niveles de colesterol malo y triglicéridos, además de ser una gran fuente de proteínas.

Si piensas que no es algo sabroso, eso es porque no has probado una buena receta que lo haga más atractivo para el paladar. Prepáralas con leche de almendra y añádeles un poco de extracto de vainilla, canela y, si quieres completarlo un poco más, unas rodajas de plátano. Seguro que ésta se puede convertir en tu receta de cabecera para el desayuno, la merienda o para cuando más te apetezca.

Pasta al sésamo

La pasta es uno de los alimentos más versátiles y se puede combinar con prácticamente cualquier ingrediente. Por eso, nos vamos a aprovechar de ella para proponer otra comida macrobiótica rica y nutritiva.

Elige la pasta que más te guste, y hiérvela según las instrucciones. Lo mejor es que no te pases con la cocción y quede más al dente. Mientras estás haciéndola, dora unos ajos en una sartén con un poco de aceite de oliva y añade unas semillas de sésamo en el último momento para que se doren un poco. Luego solo tienes que mezclar la pasta ya escurrida con el ajo y el sésamo y, si te apetece, darle un toque con una cucharadita de aceite de sésamo para darle aún más sabor.

Lentejas salteadas con verdura

Una de las legumbres ideales para preparar comidas macrobióticas son las lentejas. Y no vamos a ser nosotros los primeros que descubramos todo lo que te puede aportar en términos nutritivos.

Para empezar con las lentejas, lo típico: dejarlas en remojo el tiempo suficiente y luego hervirlas con zanahoria y apio. Una vez que ya estén hechas, retirarlas del fuego y escurrirlas. Por otro lado, se calienta una sartén con un par de cucharadas de aceite y se saltean las zanahorias y el apio, ahora ya cortados en trocitos, hasta que se vayan haciendo. En el último momento, se le añaden las lentejas y, si se necesita, un poco de caldo de la cocción, para que no se resequen demasiado.

Estas recetas macrobióticas no son estrictas; puedes hacer las variaciones que consideres necesarias, para adaptarlas a tu gusto o tus necesidades, ya que la base de cada una es bastante flexible.

Por supuesto, si tienes alguna idea, sugerencia o recomendación para estas u otras recetas de comida macrobiótica, estamos más que deseosos de escucharlas. ¡Esperamos tus aportes en los comentarios!

Comentarios

compartir en redes

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.