Aprende a gestionar tu tiempo para llevar las riendas de tu vida

  • Mente
cat-icon-on-post

Los días son demasiado cortos y desearías que tuviesen más horas para que te diese tiempo a hacer todo lo que querrías. Tienes siete días a la semana y 24 horas al día, de las cuales ocho debes destinar para dormir, y para bien o para mal, otras ocho a trabajar.

Sigue pareciendo poco, pero si aprendes a gestionar tu tiempo podrás estirar las horas del día como un chicle.

Siete días a la semana, y veinticuatro horas cada día. El tiempo es justo: todos disponemos de la misma cantidad, pero no todos tenemos las mismas tareas que hacer. Puede que te hayas dado cuenta, pero una buena gestión del tiempo no solamente nos permite hacer más cosas cada día o cada semana, sino que además nos convierte en personas más productivas y menos estresadas.

Gestiona bien tu tiempo y no solo en el trabajo

Mucho se habla de la gestión del tiempo en el entorno laboral. Y es cierto que, entre procrastinación y procrastinación, alguna llamada personal demasiado prolongada y las miles de dificultades que se nos pueden llegar a presentar a lo largo del día, es posible que nos cueste cerrar la jornada con todas la tareas terminadas. Esto nos puede obligar a llevarnos trabajo a casa, o a llevarnos una preocupación que nos impedirá disfrutar plenamente de nuestro tiempo libre.

El disfrute de tu tiempo libre es muy importante, y a veces las preocupaciones que nos traemos del trabajo nos impiden estar al cien por cien durante nuestro tiempo libre con nuestros amigos, familiares o nuestra pareja, ya que no paramos de darle vueltas a ese informe que hemos dejado a medias, o a esa llamada que no hemos hecho y deberíamos haber hecho.

Una buena gestión de tiempo en tus horas de trabajo, facilitará una buena gestión de tiempo en tus horas de ocio y viceversa. Si empezamos por el trabajo, encontramos mucha información sobre una correcta gestión del tiempo en nuestro trabajo: matrices que priorizan lo importante y lo urgente, separan, clasifican y nos dan la clave, trucos para evitar interrupciones o métodos para hacer listas. Aprender a delegar, a decir no o priorizar las tareas es muy útil. Las listas también son nuestra amigas: nos ayudan a organizar actividades y a recordar (¡importantísimo! los olvidos suelen ser los responsables de grandes pérdidas de tiempo y de interrupciones que hubiéramos podido evitar). En este punto, lo más útil es que te tomes un tiempo cada día para organizar la jornada, asignes tiempos a las tareas que debes terminar en el día, y termines por organizar el día siguiente. Otro truco sería llevar a cabo las tareas más costosas en primer lugar, para tener el resto del día despejado, y estar preparado por si llega una nueva tarea costosa, algo más que frecuente, por otro lado.

El tiempo es oro

Que el tiempo es oro es algo que todos tenemos muy claro, y no solamente en el trabajo. Después de nuestra jornada laboral, que normalmente ocupa el grueso de nuestras horas de vigilia, llegamos a casa y tenemos miles de cosas por hacer. A veces estamos tan cansados que simplemente nos tiramos en el sofá, cocinamos (o pedimos) la cena y hemos dejado pasar otro día.

Tus tardes son solo tuyas y de tí depende utilizarlas de una manera productiva. Las tareas domésticas también nos roban mucho tiempo, pero con una buena organización ganaremos minutos (¡oro!) para dedicarlos a nosotros mismos. Aprovecha los domingos para cocinar varios platos y tener comida casera durante todas la semana, automatiza los máximo posible las tareas domésticas (por ejemplo programa la lavadora) y aprovecha los tiempos de espera para ir haciendo otras labores.  

Como ves, una buena gestión de tiempo dentro y fuera de casa nos ayuda a conquistar nuevos espacios para nosotros mismos. Vence a la gran paradoja de no organizar tus horas porque no tienes tiempo de organizarlas. Con pararte a pensar diez minutos (o incluso menos) en asignar los tiempos a tus tareas del día, podrás comprobar cómo puedes estirar las horas del día para poder llegar a todo, incluidas tus ocho horas de descanso. Prueba diferentes trucos, aprovecha tiempos muertos para hacer tareas que solamente te llevarán uno o dos minutos pero que nunca haces “porque no tienes tiempo” y ya verás como el día te da para mucho más.

[Total:0    Promedio:0/5]

Comentarios

compartir en redes

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.