Descubre todos los beneficios que te puede dar un viaje terapéutico

  • Viajes
cat-icon-on-post

Se suele decir que cualquier viaje tiene un trasfondo terapéutico. Al menos, los que no son viajes por obligación o por trabajo. Y es que, cuando nos vamos de vacaciones, siempre lo hacemos buscando un bienestar, ya sea físico o mental. Pero más allá de unas vacaciones al uso en la playa o visitando museos, hoy queremos hablar concretamente de los beneficios que proporcionan los viajes terapéuticos. Este tipo de retiros vacacionales están cada vez más de moda y seguro que tú tienes ganas de probarlos. Ahora, tendrás aún más motivos para hacerlo.

¿Qué son los viajes terapéuticos?

Si nos atenemos a las palabras, los viajes terapéuticos son aquellos cuyo objetivo es aliviar y curar alguna enfermedad o alguno de los síntomas que lleven a ellas. Con esto, no nos debemos ceñir al malestar físico, sino también a las dolencias psicológicas.

Por ello, se podría decir que un viaje terapéutico es aquel que trata de mejorar el estado físico y mental de los que los practican. Y, con esta última definición más amplia, podemos concluir que hay viajes terapéuticos para todos los gustos y colores.

¿Has pensado alguna vez en hacer un viaje como terapia?

Mucha gente piensa, directamente, que viajar es una terapia en sí. Al menos, muchos viajeros exprimen su afición con este objetivo, el de recibir algún beneficio para su bienestar.

¿Cómo se consigue eso? Si tienes claro cuál es el aspecto de tu salud sobre el que quieres mejorar, solo tienes que elegir el destino adecuado para ello. Por ejemplo, para gente que padezca de problemas respiratorios o alergias, los viajes a entornos naturales son ideales. Allí, pueden disfrutar de un aire más puro y aliviar sus molestias, aunque sea por un tiempo limitado.

Obviamente, hay viajes terapéuticos a medida para personas con determinadas dolencias físicas. Y, en estos destinos, pueden recibir tratamientos para recuperar el estado de forma o atenuar sus dolores. Normalmente, los entornos en los que se dan estos tratamientos son los más idóneos para potenciar sus efectos, y cuentan con personal formado y capacitado para ofrecer las atenciones necesarias.

Pero, además de este tipo de viajes terapéuticos más tradicionales, hay muchos otros que te pueden servir. De hecho, podríamos decir que, salvo algunos obligados, le puedes sacar un beneficio terapéutico a casi cualquier viaje. Sea cual sea el estilo vacacional que más te guste, el objetivo siempre es volver en mejores condiciones que al partir, ¿verdad? Y esto lo puedes obtener con un mayor descanso, un mejor estado de forma o una desconexión mental plena.

Los beneficios terapéuticos de viajar

Si quieres ejemplos más concretos de los beneficios que te puede proporcionar el hecho de viajar, también te los podemos dar.

– Superación personal: En un viaje, lo más probable es que te propongas objetivos distintos a los de tu día a día. Pueden ser objetivos físicos o mentales, da igual. Desde subir a lo alto de una montaña a meditar durante horas. Pero, al volver del viaje eres una persona nueva y mejor.

– El aprendizaje: El hecho de viajar está muy relacionado con el de explorar, en todos los sentidos. Encontrarse en escenarios y situaciones nuevas abre los cinco sentidos y permite absorber todo lo concerniente a las nuevas experiencias.

– Concentrarse en lo necesario: Un viaje supone alejarse física y mentalmente de las rutinas y de las preocupaciones cotidianas. Al viajar, dejarás de lado esos pensamientos y te centrarás en las cosas verdaderamente importantes. Es más, podrás y te querrás enfocar en las cosas que realmente necesitas. Y aquí, cabe todo. Desde un fin de semana recibiendo masajes a un viaje para darte un capricho yendo de compras. Si cubres tus necesidades, te sentirás mejor.

– Conocerse a uno mismo: Como consecuencia de los puntos anteriores, tanto en conjunto como por separado, te acabarás conociendo mejor. Conocerte mejor te permite dar más de ti mismo en muchos aspectos de la vida y, también, ser más feliz, porque eres consciente de tus límites y de tus capacidades.

Como ves, puedes obtener muchos beneficios de un viaje terapéutico, pero, también, puede obtener muchos beneficios terapéuticos de un viaje que planees con otro propósito. La cuestión es ser consciente de ello y aprovechar cada una de las oportunidades y experiencias que te encuentres. Cuando viajes, descubre, explora y tendrás un puntito más hacia bienestar.

[Total:0    Promedio:0/5]

Comentarios

compartir en redes

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.