Crea tu rincón de la felicidad

  • Mente
cat-icon-on-post

El lugar que habitas es la semilla de tu bienestar. Rodéate de cosas que te agraden y que te motiven para sentirte bien y descansar correctamente, acompañado solamente de cosas que te gusten. Un lugar para leer, descansar o simplemente pasar un rato agradable en la mejor compañía: tú mismo.

Aprende a crear tu pequeño rincón de la felicidad para tener un sitio al que siempre quieras ir.

¿Por qué un rincón de la felicidad?

Tu casa es espacio, tu guarida, el lugar en el que descansar y refugiarte. Donde desconectar tras una larga jornada, o donde pasar largas tardes de fin de semana leyendo, escuchando música, disfrutando de una buena película o simplemente de una taza de té caliente. Si parte de tu tiempo libre transcurre en casa es una muy buena idea que crees un espacio en el que disfrutar de tus horas, un espacio que esté exactamente a tu gusto y tus necesidades. Tu pequeño santuario donde dedicarte a tí mismo tiempo, tiempo de calidad.

Ya vivas en familia, solo o con compañeros de piso, intenta siempre crear tu pequeño rincón en el que pasar las mejores horas del día contigo mismo. Un poco de intimidad es necesaria para todos. El espacio (o más bien la falta de espacio) puede ser un problema, pero usando la imaginación y la creatividad puedes crear un rincón perfecto, un lugar solo para tí.

¿Qué es lo que te gusta hacer?

Hay quien prefiere pasar tardes enteras escuchando música, o leyendo, o viendo una buena película, hay quien querría tener su pequeño rincón para meditar, o para dibujar. Sea la actividad que sea, son cosas que se suelen hacer de manera individual, actividades que buscamos en nuestras horas de soledad, y todas ellas implican relajación, desconectar y estar bien.

Siempre es posible adaptar estas actividades a tu rincón perfecto y rodearlo de tus cosas preferidas. Cojines, mantas, fotografías, velitas etc… Si quedarse en casa es el nuevo salir, o si simplemente a veces te gusta quedarte en casa para disfrutar de unas horas de tranquilidad e introspección, verás que el disfrute de tu espacio, ya sea solo o en compañía, es una de las claves de la buena vida, lo que se llama hygge, y que muchos están comenzando a identificar con la llave de la felicidad: disfrutar de tu espacio, de las pequeñas cosas que te ofrece el tiempo libre, en tu elemento y rodeado de tus cosas preferidas.

Ilumina tu tiempo

Hay varios elementos que son fundamentales para crear un rincón de la felicidad, un espacio que sea en el que más te guste estar. Uno de los más importantes es la iluminación. Para los amantes de la lectura o del dibujo, lo ideal es escoger una zona bañada por la luz natural, pero si eso no es posible, la elección de la iluminación perfecta es clave para construir un espacio agradable.

Cuando no tenemos luz natural, busca fuentes de luz que sean cálidas y no demasiado potentes, y que te permitan una correcta visión. Luces puntuales para la lectura y velas, si, muchas velas para conseguir un ambiente acogedor y una atmósfera especial.

El asiento perfecto

Silla, sillón, butaca, sofá o cama. Aquí todo vale. La única premisa, un lugar que te resulte cómodo para pasar tus ratos preferidos. Una butaca con reposapiés para pasar largas horas de lectura, un sofá en el que poder disfrutar de una buena película, o una cómoda silla sobre la que dibujar o incluso escribir. Para gustos se hicieron los colores, pero siempre es importante que el asiento que elijas sea cómodo e invite a sentarse y a pasar tiempo en él.

Y no olvidarse siempre de cojines y una buena manta, para estar mullido y calentito, sobre todo en estos fríos días de invierno.

Conecta con la naturaleza

En tu rincón de la felicidad no puede faltar una o varias plantas. Las plantas unas compañeras perfectas y silenciosas, a las que cuidar y mimar. Ellas te devolverán ese amor y harán que tu rincón de la felicidad esté más cerca de la naturaleza y de nuestra propia esencia. Las plantas además tienen increíbles propiedades para purificar el aire de tu casa.

El resto lo dejamos a tu gusto: fotos, cuadros, posters, o cualquier cosa que te inspire o simplemente te guste. La idea es crear tu pequeño rincón, solamente para tí, a tu gusto y según tus preferencias, para tener ese lugar al que deseas volver todos los días. No se trata tanto del rincón que has elegido, sino de las actividades que vas a realizar en tu espacio preferido.

Ponte a imaginar y haz realidad tu rincón de la felicidad.

Comentarios

compartir en redes

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Conoce cómo se procesan los datos de tus comentarios.