Una dieta saludable es algo más que comida

  • Gastronomía
cat-icon-on-post

Todos sabemos que para cuidar nuestra salud, deberemos llevar una dieta equilibrada. Pero una dieta saludable no se refiere solamente a elegir los alimentos, sino a una serie de hábitos saludables que hoy te vamos a contar. Recuerda: Nutrición, ejercicio y descanso deben ir siempre unidos.

Somos lo que comemos. Esta frase tan utilizada tiene unas connotaciones muy diferentes a lo que hoy pensamos, y es que fue sacada de un texto de Ludwig Feuerbach, un humanista y antropólogo nada más y nada menos que a finales del siglo XIX, en un contexto muy diferente al que lo utilizamos hoy.

Sí, somos lo que comemos, pero también somos lo que hacemos, y no debemos olvidarnos de esto, ya que una dieta saludable es solamente una parte de un estilo de vida saludable. No basta con cuidar lo que comemos. Para cuidar nuestra salud es también fundamental realizar actividad física regular al menos tres veces por semana, y nuestra dieta debe estar adaptada a nuestra actividad física y a nuestras particulares condiciones físicas.

Esta es una de las razones por las cuales nutrición y ejercicio cada vez van más de la mano, y cada vez es más normal encontrar asesoramiento nutricional en los centros de fitness. Las dietas personalizadas ya no son solo para los deportistas de élite. Un buen entrenamiento no vale de nada si no lo acompañamos de una dieta saludable y viceversa: una dieta saludable complementa y posibilita un buen rendimiento no solo a la hora de entrenar, si no de desempeñar nuestras tareas normales durante la jornada.

Por dieta entendemos la cantidad de alimentos y bebidas que proporcionamos a nuestro organismo durante el día. En esta definición no se habla de si estos nutrientes son suficientes o no. Es aquí donde entran los adjetivos saludable, equilibrada, vegetariana, etc.

Que tu alimento sea tu medicina y tu medicina tu alimento

Una dieta completa se refiere a una alimentación que incluya todos los nutrientes que nuestro cuerpo requiere, y debe contener los tres grupos de alimentos principales: hidratos de carbono, proteínas y frutas y verduras. Esta proporción es la que hay que ajustar de acuerdo a nuestro estilo de vida. Para quienes necesiten ganar energía, deberán aumentar la cantidad de hidratos de carbono, quienes quieran desarrollar los músculos ingerirán más proteínas, quienes quieran perder peso no deben olvidar que hidratos y grasas son también fundamentales. Siempre es recomendable ponerse en manos de un médico o nutricionista que nos aconseje cómo debemos equilibrar los grupos de alimentos según nuestras necesidades.

Otro aspecto importante para una dieta equilibrada y saludable es la distribución de los nutrientes a lo largo del día. Médicos y nutricionistas recomiendan hacer cinco comidas al día que incluyan los tres grupos de alimentos. Un desayuno fuerte, que nos ayude a reponer fuerzas después de ocho horas de sueño (sí, el descanso es también muy importante para una vida saludable), un almuerzo ligero a media mañana para calmar el hambre y no llegar hambrientos a la comida. Esto, por un lado evita que comamos con ansia y más cantidad de la que necesita nuestro cuerpo, además de mantener activa la función digestiva. También se recomienda a media tarde reponer fuerzas, con el objetivo de no llegar de nuevo hambrientos a la cena.

El triángulo del bienestar

Y es aquí cuando entra el ejercicio. Ya sea caminar, correr o cualquier otro tipo de actividad física es fundamental para regular entre otras cosas los niveles de azúcar en sangre. Una alimentación correcta será además la responsable de que tengamos suficiente energía para desempeñar correctamente nuestras sesiones de entrenamiento.

La dieta es una parte muy importante de nuestro día a día, y debemos cuidarla tanto como cuidamos a nuestro cuerpo. El triángulo del bienestar está formado por tres elementos que debemos tener siempre en cuenta para llevar unos hábitos de vida saludables. Nutrición y ejercicio deben ir juntos, sí, pero no debemos olvidarnos de poner atención a nuestro descanso, que es ni más ni menos el encargado de que podamos rendir correctamente al día siguiente.

Por lo tanto sí, una alimentación saludable es muy importante, pero debemos tener en cuenta que siempre irá unida a la actividad física regular y a un descanso adecuado y de calidad. Sin estos tres lados del triángulo nuestros hábitos saludables estarán incompletos. Prueba a cuidarte y a mimarte para sentirte bien.

¿Nos cuentas cuál es tu truco?

compartir en redes