Comienza el año disfrutando de los baños de barro del Mar Muerto

  • Viajes
cat-icon-on-post

Seguro que, después de las fiestas, las reuniones familiares, los banquetes y los regalos, tienes ganas de recuperar fuerzas. Además, la llegada del año nuevo siempre es una ocasión para plantearse nuevas metas y nosotros no queremos dejar pasar la oportunidad de proponer algunos hábitos que te ayuden en tu búsqueda de bienestar. Por eso, se nos ha ocurrido que, para comenzar bien el año, podemos irnos de viaje y disfrutar de los baños de barro del Mar Muerto. Vale, no es obligatorio que sea ahora en enero, pero seguro que, si sigues leyendo, entenderás por qué te recomendamos este viaje.

El Mar Muerto está situado entre Palestina, Jordania e Israel, y es una de las atracciones más populares de la zona. De hecho, es normal que haya gente local y foránea en cualquier época del año. La razón de tanto éxito es que sus aguas tienen unas peculiaridades que permiten disfrutar de una experiencia única, relajante y divertida.

En realidad, el Mar Muerto no es un mar propiamente dicho, sino que es un gran lago salado. Su ubicación ya resulta particular de por sí, dado que se encuentra a más de 400 metros por debajo del nivel del mar, y su riqueza mineral ya era conocida por los griegos en la antigüedad.

Pero lo que todo el mundo conoce del Mar Muerto, y quiere probar, es la experiencia de bañarse sin apenas hundirse. Son muy famosas las estampas de la gente flotando sin esfuerzo en sus aguas, mientras lee un periódico o permanece sentada. Esto puede sonar muy extraño, ya que no es posible hacerlo en aguas normales, pero el Mar Muerto tiene una alta concentración de sal, que es lo que permite bañarse sin apenas sumergirse. De hecho, es uno de los lagos más salados del mundo, con una concentración que supera el 30%

La razón de que sea un lago tan salado es que no tiene salidas, por lo que los minerales que llegan allí lo hacen para siempre, la mayoría desde el río Jordán, y también se produce una alta evaporación de sus aguas debido a las altas temperaturas.

¿Por qué son recomendables los baños de barro del Mar Muerto?

La experiencia del baño en las aguas del Mar Muerto no es el único motivo para acercarse hasta allí. La riqueza en minerales hace que en las orillas del lago haya una gran cantidad de lodos asfálticos, los cuales son beneficiosos para la piel por sus efectos astringentes.

El ritual más habitual entre los que disfrutan de los baños de barro del Mar Muerto suele incluir primero un tiempo de regocijo y jugueteo flotando en las aguas, un posterior paso por la orilla para cubrirse el cuerpo con los lodos y, por último, el retorno a las aguas para aclararse y limpiarse.

Pero hay que tener en cuenta unas consideraciones para hacerlo del modo correcto y seguro. Lo primero, es recomendable no bañarse en las horas centrales del día, ya que, si la temperatura del agua es más alta, puede no resultar tan beneficiosa para la piel. Tampoco es bueno permanecer demasiado tiempo flotando, ni repetir más de dos veces al día estos baños. Y, lo más importante, hay que tener mucho cuidado con los ojos, la boca y las fosas nasales. El agua está tan salada que puede causar muchas irritaciones y, por este motivo, lo mejor es flotar siempre boca arriba.

¿Qué más se puede hacer en el Mar Muerto?

Ya que hacemos un viaje hasta aquí, hay que aprovechar, porque las opciones culturales en la zona son muchísimas. Si sois de esos exploradores a los que les gusta descubrir lugares de interés, estáis muy cerca de Qumrán, cuyas ruinas arqueológicas cuentan con más de dos mil años de antigüedad. También es aquí donde se encuentran las cuevas homónimas, donde hace unas décadas se hallaron unos manuscritos bíblicos de valor incalculable, datados entre el siglo III a. C. y el siglo I de nuestra era.

Igualmente, en el lado israelí del Mar Muerto hay interesantes lugares para visitar. Uno de ellos es la Reserva Natural de Ein Gedi, con manantiales termales y restos arqueológicos de hace unos 5.000 años. Cerca también se encuentra el Parque Nacional de Masada, uno de los más importantes de todo Israel, en el que se pueden visitar, entre otros, los restos del palacio de Herodes. Este conjunto natural y arqueológico fue declarado Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO en 2001.

Como veis, los baños de barro en el Mar Muerto no son la única razón para viajar a esta zona. Al contrario, las opciones turísticas y culturales abundan incluso sin desplazarse demasiados kilómetros. Sin duda, es uno de los destinos que hay que marcar en la agenda para visitar en este 2018.

[Total:0    Promedio:0/5]

Comentarios

compartir en redes

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.