Mitos y verdades sobre la electroestimulación

  • Cuerpo
cat-icon-on-post

Si pensamos en la electroestimulación como una manera de entrenamiento, primero debemos tener claros una serie de falsos mitos sobre la electroestimulación, el primero y el más importante es que puedes ponerte en forma tumbado en tu sofá.

Hoy vamos a ver en qué consiste esta técnica y cómo sacarle el mejor partido una vez desmontados los principales mitos y verdades sobre la electroestimulación.

Si has estado barajando la electroestimulación como una manera de mejorar tu forma física, te recomendamos que leas esto para saber cuál es la mejor manera de sacarle partido a esta técnica y evitar riesgos y falsas promesas.

¿De qué se trata la electroestimulación? Puede que lo hayas visto por televisión, la electroestimulación es un método en el que usando determinados aparatos se emiten impulsos eléctricos que van directamente a nuestras fibras musculares provocando contracciones en la musculatura muy similares a las que tienen lugar cuando estamos realizando ejercicio, y como consecuencia, se produce un efecto parecido al que sucede cuando entrenamos.

Existen evidencias científicas de los efectos de la corriente eléctrica en la activación muscular desde el siglo XVIII, y desde entonces se han estudiado sus efectos a largo plazo. La primera vez que se utilizó en entrenamientos fue en los años 60 con deportistas de élite de la Unión Soviética con resultados algo controvertidos ya que no se conocían bien los efectos de esta técnica. La investigación y los avances han conseguido optimizar los resultados de la electroestimulación y permite utilizarla en sesiones de fisioterapia así como entrenamiento complementario para deportistas.

Efectos similares al ejercicio físico

La palabra similares es la clave. En efecto, las máquinas de electroestimulación imitan los impulsos nerviosos que reciben los músculos cuando trabajamos con ellos, pero en cambio los tendones y articulaciones no trabajan igual. Esta técnica surgió como una manera de terapia muscular y también como una manera de aumentar masa muscular, es cierto, pero se debe utilizar siempre bajo los consejos de un profesional y siempre como complemento a la actividad física.

Puedes ponerte en forma desde tu sofá

Es decir, su efecto es parecido al del ejercicio físico, por lo que no es cierto que con la electroestimulación podamos ponernos en forma desde el sofá. Este es el mito número uno que hemos visto en los anuncios de televisión. Para estar en forma es fundamental una actividad física regular. Desde tu sofá no vale. Cuando se utiliza la electroestimulación como medio para ganar masa muscular se necesita también una rutina de movimientos y ejercicios que complementen el trabajo de los electrodos.

No confíes en nadie que te asegure que te vas a poner en forma sin hacer ningún esfuerzo.

No hace falta estar en forma para usar la electroestimulación

En realidad sí que hace falta. Con la electroestimulación lo que estamos haciendo es imitar los movimientos musculares realizando contracciones reales que hacen nuestro cuerpo se ponga a trabajar al máximo de su capacidad, por lo que sí, necesitamos tener previamente algo de tono muscular para soportar bien las sesiones de electroestimulación, y siempre con la supervisión de un profesional.

¿Ganar masa muscular o perder peso?

Otro de los mitos es que la electroestimulación nos ayuda a perder peso de manera muy sencilla. Como hemos visto, nos ayudará a perder peso de una manera tan sencilla como la de hacer ejercicio. Esta es la única forma de mantenernos en forma y de quemar calorías. La electroestimulación por sí misma produce una quema de calorías marginal si no se está realizando una actividad complementaria. Es decir, de nuevo no vale enchufarse a una máquina y ya está.  

La pérdida de grasa corporal se produce cuando la quemamos y a la vez estamos aumentando masa muscular, que pesa menos que la grasa, y por eso perdemos peso, así que en efecto, podremos ganar masa muscular, tonificar y perder peso, pero siempre acompañado de ejercicio complementario. La mejor manera de conseguir estos resultados es poniéndote en manos de un profesional que te aconseje y te asesore para evitar lesiones y otros problemas, ya que la electroestimulación no está exenta de riesgos y contraindicaciones.

La conclusión es que no hay nada como la actividad física para estar en forma, pero si quieres ir más allá, puedes probar este método como complemento a tus entrenamientos. Recuerda siempre hacerlo bajo la supervisión de un profesional que te pueda ayudar a sacarle el máximo partido y sobre todo a utilizar la electroestimulación de forma segura. Pruébala y luego nos lo cuentas.

compartir en redes