¿Quieres preparar sushi y no sabes por dónde empezar?

  • Gastronomía
cat-icon-on-post

Cada vez comemos más sushi. La presencia de este tipo de comida japonesa tan sabrosa y divertida es algo que va en aumento, y acudir a un restaurante donde lo sirven, o pedirlo para comerlo en casa es una costumbre muy habitual en un montón de hogares. Pero, ¿alguna vez te has propuesto preparar sushi tú mismo? Aunque te parezca todo un reto, solo al alcance de maestros de la cocina, no es tan complicado.

Así que saca lápiz y papel, y comienza a apuntar, porque te vamos a contar los pasos que tienes que seguir para preparar sushi con tus propias manos y deslumbrar a tus comensales en la próxima cena que organices.

El arroz es esencial para preparar sushi

Hay muchos tipos de sushi, pero, sea cual sea el tipo que quieras preparar, lo primero y esencial es el arroz. De hecho, la misma palabra sushi significa arroz avinagrado, o arroz amargo, y conseguir hacerlo del modo adecuado es esencial para conseguir un sushi rico.

Por eso, vamos a tratar de buscar un arroz indicado para esto. En la mayoría de tiendas y supermercados ya venden arroz para sushi, así con ese mismo nombre, que es un tipo de arroz más glutinoso. Si por alguna casualidad no lo encontráis, podéis hacerlo con arroz bomba, que es parecido, pero no con esos otros tipos de arroces de grano largo o que nunca se pasan, porque entonces el arroz para sushi ya no os quedará igual.

Este arroz hay que lavarlo, y no vale con pasarle un chorrito de agua por encima, sino que hay que lavarlo a conciencia, removiéndolo en un cazo y luego escurriéndolo con ayuda de un colador. Lo recomendable es repetir este paso varias veces, hasta seis u ocho, para asegurarnos de que queda completamente limpio.

Lo siguiente es ponerlo a hervir. Sobre las cantidades de agua, se recomienda un litro de agua por cada kilo de arroz. Cuando el agua comience a hervir, hay que bajarlo el fuego al mínimo y dejar la olla tapada, durante unos veinte minutos. Mientras tanto, podemos preparar el vinagre para el sushi. Para ello, calentamos medio vasito de vinagre de arroz unos segundos en el microondas, y le añadimos tres cucharadas de azúcar y una cucharada pequeña de sal.

Cuando el arroz ya está en su punto, hay que sacarlo de la olla, y pasarlo a un recipiente no metálico, donde lo mezclaremos con el vinagre. Durante la mezcla, hay que ir abanicando para que el arroz se enfríe más rápido, aunque hay mucha gente que se pone al lado de la ventana para facilitar el proceso de enfriado. En este punto es importante también no usar utensilios metálicos para remover el arroz; siempre mejor con las manos o ayudándose de un tenedor de madera, de modo suave, para no romper los granos.

¿Qué sushi quieres preparar?

A partir de aquí, ya todo depende de lo que más os apetezca para vuestro sushi. Si queréis nigiris, con salmón o atún, por ejemplo, las partes más recomendables son la ventresca o el lomo, pero recordad congelarlo siempre durante al menos 48 horas.

Para preparar makis, tendréis que utilizar una esterilla, sobre la que se pone una lámina de alga nori, luego el arroz extendido y, en el centro, un poco de wasabi y los ingredientes que se quieran añadir. Aquí, las opciones más habituales suelen incluir pepino, aguacate y salmón, aunque se puede experimentar con un montón de cosas más. Lo dejamos a tu gusto e imaginación.

Hay otras variantes de makis, que invierten el orden entre el arroz y el alga, y que también se conocen como California rolls. Seguro que los conocéis, porque también son muy habituales en los restaurantes que sirven sushi a domicilio, al igual que los temakis, o los gunkan. Pero, para empezar, con los nigiris y los makis ya podéis conseguir una rica y divertida cena saludable.

Con estos pasos y consejos que te hemos dado no queremos decir que vayas a convertirte en un sushiman de la noche a la mañana, pero seguro que podrás preparar sushi de un modo muy rico y más barato que el sushi estándar que sueles pedir a domicilio en el chino del barrio. Y lo mejor de todo es que te lo pasarás muy bien haciéndolo.

compartir en redes