¿Por qué nos beneficia pensar en positivo?

  • Mente
cat-icon-on-post

Mente y cuerpo siempre van de la mano. Muchas veces nuestros pensamientos no solamente nos predisponen mentalmente a un estado de ánimo, sino que también influyen de manera decisiva en nuestro estado físico.

Fatiga, sensación de debilidad e incluso malestares digestivos pueden ser algunas de las consecuencias de la negatividad generalizada.

Por eso pensar en positivo es una de las mejores cosas que podemos hacer por nuestra salud, física y emocional.

Proyectar es la clave

Pensar en positivo puede ser todo lo fácil que tu quieras. Muchas veces te puedes encontrar en situaciones concretas en las que es difícil enfocar de manera positiva, y en tu mente solamente encuentras escenarios en los que todo sale mal. Y puede ser, ya lo decía Edward A. Murphy, famoso por su ley “si algo puede salir mal, probablemente saldrá mal”. Sí, a veces las cosas salen mal, es inevitable. En la mayoría de los casos suele ser por algo que no está en nuestra mano, pero en el caso de que lo esté, de que podamos intervenir para que las cosas salgan mejor, y hacemos todo lo posible para que así sea, el éxito está casi garantizado (otra vez Murphy y su ley).

Pero no queremos hablar hoy de la mala suerte, ni de la buena. Somos nosotros quienes hacemos nuestra suerte. Esto también es una frase muy famosa, pero muy cierta. La clave está en proyectar. Es decir, proyectemos los escenarios positivos y eso facilitará que las cosas nos salgan como queremos. Proyectar o visualizar hará que nosotros mismos nos predispongamos a un resultado favorable. Lo contrario tendría el mismo efecto: si proyectamos solamente escenarios negativos, esto nos desmotivará, actuaremos con menos energía y confianza, es posible que tengamos ansiedad y miedos, por lo que será más fácil que nos demos un batacazo.

Las emociones negativas también tienen impacto en nuestro estado de salud, ya que la ansiedad o la ira, pueden provocar malas digestiones o que nos suba el azúcar e incluso hasta llegar a deteriorar nuestro sistema inmunológico. Estar enfadado es muy cansado, consume mucha energía.

Psicología positiva

La anécdota cuenta que fue la hija de cinco años de Martin Seligman, el impulsor de la psicología positiva, quien le ayudó a que se encendiese la bombilla cuando le dijo que era un gruñón. Esto le hizo pensar en cómo muchas veces solamente nos enfocamos en las cosas negativas y dejamos las sensaciones buenas a un lado. De esta manera, olvidando los sentimientos más gratificantes y placenteros, los estaremos alejando de nuestra vida, y nos quedaremos con lo peor.

La psicología positiva surgió a finales de los años 90 de la mano de Martin Seligman como una reacción a la psicología tradicional, enfocada en estudiar síntomas como la ansiedad, la ira, la tristeza o la depresión, sin tener en cuenta aspectos de los seres humanos como la creatividad, la inteligencia emocional, el humor, la sabiduría o la resiliencia cualidades que todos poseemos en cierta medida y que siempre podemos trabajar para sacar lo mejor de nosotros.

La capacidad de comprender a los demás, de superar los momentos difíciles, de reírnos ante la adversidad es algo que podemos trabajar y que nos ayudará a solucionar problemas o situaciones del día a día y a salir de ellos con una sonrisa.

Estas cualidades son fundamentales para empezar a pensar en positivo y cambiar la lente a través de la que vemos el mundo. Sí, hay muchas cosas que están mal, pero siempre está en nuestra mano aportar nuestro granito de arena para que a nuestro alrededor todo vaya mejor. Actúa localmente y eso se notará a nivel global.

Comienza por hacer el esfuerzo de hacer esa transformación en la que trabajarás con tu inteligencia emocional, con el sentido del humor. Aprende a destacar las cosas positivas e intenta alejarte de las personas que te llenan de negatividad, que chupan tu energía y te colocan debajo de su nubarrón. O mejor, intenta contagiarles de tu pensamiento positivo.

No se trata de intentar ser feliz sin más, ya que eso sí que nos conduciría a la frustración. Se trata de cambiar tu perspectiva y eliminar lo negativo de tu vida. La confianza y la energía facilitan nuestra predisposición a hacer un esfuerzo y eso será lo que nos lleve a obtener resultados positivos en nuestros proyectos. A esto nos referimos con pensar en positivo. Como ves, es todo lo fácil que tu quieras.

compartir en redes