Katsugen undo, la gimnasia de lo involuntario

  • Cuerpo
cat-icon-on-post

Dentro de las prácticas de la medicina alternativa oriental encontramos el Katsugen undo, una técnica que nos ayuda a encontrar el movimiento que nos impulsó a la vida, aquel movimiento personal e intransferible que nos ayuda a reconectar con el cuerpo y conocernos a nosotros mismos, para de esta manera, ayudar a la sabiduría natural que habita dentro de nosotros.

Sigue leyendo y descubre esta impresionante gimnasia de lo involuntario.

La vida es movimiento. Desde que somos un embrión somos movimiento, y lo somos hasta que morimos. El movimiento es vida, o lo que es lo mismo, su ausencia imposibilita la vida. Este movimiento nos impulsó a nacer y es lo que nos mantiene con vida. Los bebés realizan unos movimientos involuntarios para mecerse y cada uno lo hace de una manera diferente desde que empiezan la vida. Según vamos creciendo y tomando conciencia de nuestro cuerpo y nuestro entorno, perdemos ese instinto de movernos de manera involuntaria. Cuando este movimiento queda anulado, reprimido, bloqueado o estancado, la conexión cuerpo-mente no funciona bien.

Vale, pero ¿qué es Katsugen undo?

Kastugen undo significa “el movimiento que está en el origen de la vitalidad” y es la práctica corporal básica del Seitai, una escuela japonesa que se fundamenta en estas prácticas del movimiento espontáneo para encontrar el equilibrio en nuestro organismo. Esto es precisamente lo que significa la palabra Seitai, “organismo en equilibrio”.

Su fundador fue Haruchika Noguchi (1911-1976), un terapeuta japonés que descubrió cómo sus pacientes realizaban movimientos muy particulares, gestos que son característicos de cada persona, como las huellas dactilares, y que a través de estos movimientos involuntarios estos pacientes recuperaban su vigor y su equilibrio. Una vida muy larga, en la que vivió dos guerras mundiales y un desastre nuclear, lo que le impulsó a realizar estas investigaciones y a buscar maneras de mejorar la salud de sus pacientes.

Se trata de realizar movimientos espontáneos, no dirigidos y no controlados, manifestar nuestro deseo vital para así eliminar los bloqueos, ya que estos impiden la manifestación plena de la vida. Los bloqueos nos hacen perder no solo salud sino también flexibilidad mental El Katsugen undo nos ayuda a recuperar nuestra propia manifestación del pulso vital, y esto tiene mucha relación con nuestra salud. En Seitai hablan de convivir en paz con nuestras células, lo que producirá un cambio mental. El Seitai no se trata de una terapia, sino de una manera de cuidar la salud.

A nivel físico esta gimnasia de lo involuntario nos ayuda a equilibrar la columna vertebral, ya que estaremos descubriendo los movimientos naturales de nuestra columna vertebral, de nuestra postura, que refleja nuestros bloqueos.

La gimnasia de lo involuntario

Existen cinco movimientos que rigen la vida. Estos movimientos surgen a partir de la conciencia de un núcleo: cráneo, vértebras y pelvis y se encuentran en un continuo vaivén entre tensión y relajación, positivo y negativo. Normalmente entendemos el movimiento como algo que sale de nuestra cabeza, de nuestro cerebro, y es el tronco el que escucha a la cabeza. Al practicar Katsugen undo debemos escuchar a nuestro cuerpo y coordinar nuestra cabeza con este núcleo cráneo-vértebras-pelvis.

A partir de ahí, los cinco movimientos de los que habla el Katsugen undo son los verticales, frontales, laterales, rotatorios y centrales. Esta gimnasia se puede practicar en cualquier postura, podemos empezar sentados en una silla o sobre nuestras rodillas o de pie. Se trata de encontrar cuál es nuestro movimiento personal y único hasta llegar al automatismo, para así liberarlo y deshacernos así de nuestros bloqueos.

Esta gimnasia es diferente de la meditación o del yoga, ya que no se necesitan conocimientos de posturas o métodos concretos. Se trata solamente de liberar el automatismo y escuchar a nuestro cuerpo, cuyo núcleo nos irá guiando.

Solamente necesitamos cinco minutos al día para practicar Katsugen undo y con el tiempo el automatismo será cada vez más fácil de liberar. Descubre el cambio mental que posibilita esta gimnasia de lo involuntario, este movimiento vital.

Escucha a tu cuerpo y comienza a vivir en armonía con tus células.

compartir en redes