Consejos para seguir una alimentación sostenible y saludable

  • Gastronomía
cat-icon-on-post

A todos nos interesa y preocupa seguir una alimentación saludable, que nos permita tener un estilo de vida de la mejor calidad posible. Pero muchas veces no tenemos en cuenta, y deberíamos, que esto también fuera compatible con un tipo de alimentación sostenible. Tal vez pueda parecer complejo lograrlo, pero no lo es tanto. Solo es cuestión de proponérselo, y por eso te vamos a dar unos cuantos consejos que te serán de utilidad para conseguir una alimentación que sea sana y sostenible a partes iguales.

Alimentación de cercanía

Una de las cosas básicas a la hora de conseguir una alimentación sostenible es buscar y adquirir productos de origen local, o lo más cercanos posibles. De este modo, no solo ayudas a los proveedores de tu comunidad, sino que también aportas tu granito de arena en la producción sostenible de alimentos, reduciendo esos procesos de transporte y conservación que no solo son costosos y perjudiciales para el medio ambiente, sino que también afectan a la calidad de los productos que consumes. Y, añadido a esto, también es buena idea si puedes hacer la compra en tiendas cercanas a tu vivienda.

Productos de temporada

Relacionado con el punto anterior, también es importante que centres tu compra en los productos de temporada. Tu paladar y tu bolsillo lo agradecerán, pero también contribuirás a una mayor sostenibilidad en el proceso de la producción.

Más verduras y hortalizas y menos carne

La producción de carne resulta mucho más costosa económicamente y, además, es una de las más ineficientes, sobre todo en lo que se refiere a la carne de ternera. Para producir un kilo de carne se necesitan, según la FAO, 15.000 litros de agua, unas cantidades muy superiores a las necesarias para obtener una cantidad equivalente de, por ejemplo, legumbres. Y, si hablamos de otros recursos, como tierra, combustible, fertilizantes, etc. los costes se multiplican aún más.

Planifica la compra

Una buena planificación de la compra semanal, o mensual, siempre te va a ayudar a la hora de aportar tu granito de arena. De este modo, además de ahorrar dinero, podrás tener una estrategia mejor, y también te evitará tener que tirar comida, lo cual es clave y, en algunas ocasiones, llega a ser preocupante. Por cierto, no es algo exclusivo de los hogares, sino que, por desgracia, también en supermercados y restaurantes hay una gran cantidad de alimentos que acaban en la basura y que podrían servir para alimentar a muchas personas.

Evita los envases

Es cierto que, en los tiempos actuales, es prácticamente imposible evitar los envases. Pero siempre hay manera de reducir el uso de los plásticos, y esto pasa muchas veces por optar por productos frescos, evitar las bandejas de frutas y verduras, usar menos bolsas, etc.

Mesura lo que comes

Este consejo no es solo para que lleves un estilo de alimentación sostenible, sino también saludable. Los excesos de comida pueden ser más habituales de lo recomendable, y esto también afecta a la salud a largo plazo. Intenta reducir las cantidades en tu plato, y tu organismo lo notará. En este sentido, también puedes intentar reducir tus salidas, ya que al comer fuera de casa también se tiende a comer más, y se consumen muchos más recursos. Por cierto, si vas a comer a un restaurante, también puedes optar por ir caminando o, en su defecto, en el medio de transporte más respetuoso con el medio ambiente que tengas a tu alcance.

Apuesta por la comida tradicional y local

Muchas veces, lo tradicional tiene una razón de ser, y por algo ha resistido el paso del tiempo. Si apuestas por las recetas tradicionales, estarás apostando, casi seguramente,

por productos locales, de temporada y mucho más sabrosos y saludables. También puedes aplicar este principio cuando hagas algún viaje, y seguro que descubres unos maravillosos platos de la gastronomía local, repletos de sabores sorprendentes y, por supuesto, respetuosos con las costumbres y la sostenibilidad.

compartir en redes