post banner image

Probemos la experiencia de dormir en un árbol

  • Viajes
cat-icon-on-post

Cuando nos vamos de viaje a un entorno rural, la mayor parte de la planificación la centramos en los sitios que visitar, las rutas que recorrer o las comidas que degustar. Es cierto que también se le dedica atención a buscar una casa o un alojamiento que mantenga unos estándares y unas comodidades, cuando menos, mínimas, pero la originalidad y la novedad no suelen estar tan vinculadas a esta parte de las vacaciones. Por si no se te había ocurrido nunca, ¿has pensado alguna vez en dormir en un árbol?

¿Qué es dormir en un árbol?

Cuando nos referimos a dormir en un árbol, no queremos decir esto literalmente. O sea, no vamos a proponer ni probar qué se siente al dormir colgados de una rama, como hacen algunos animales, ya que no es una opción demasiado cómoda ni segura.

Dormir en un árbol es una experiencia muy bonita, pero con unos mínimos que garanticen el confort y el bienestar que buscamos, y, para eso, lo que se nos ofrece son alojamientos en forma de cabañas que están en las copas de los árboles. ¿A que suena muy bien?

¿Dónde hay cabañas para dormir en un árbol?

Puede que la experiencia de dormir en un árbol no esté todo lo difundida que se merece y, por ese motivo, no sepas las alternativas que tienes, tan cerca de ti, para disfrutar de esta experiencia tan natural y emocionante.

Tenemos la suerte de que en España hay muchas opciones, de distintos estilos y en distintos lugares, para ajustarse a tus posibilidades, necesidades y gustos, porque también tenemos la fortuna de poseer un montón de rincones naturales espectaculares, no solo para dormir, sino para pasar el día entero.

Seguro que puedes encontrar cabañas para dormir en un árbol muy cerca de ti, y es una de las opciones para pasar un fin de semana distinto que resulta ideal para viajar en pareja o, sobre todo, en familia. Y es que lo de dormir en un árbol es algo que fascina a los más pequeños, además de que les da otro punto de vista sobre la naturaleza. Algunas de las ofertas más populares están en la sierra de Madrid, en Cataluña, en Navarra o en Cáceres. Pero seguro que, con un poco de investigación, puedes encontrar muchas más.

Las ventajas de dormir en un árbol

Dormir en un árbol tiene muchas ventajas. Esta experiencia no es solo una cosa divertida y original (algunos incluso dirían extravagante), sino que aporta muchos beneficios a los que lo prueban.

Un descanso supremo: Si no lo pruebas, no lo puedes entender, pero dormir en un árbol nos permite alcanzar un descanso difícilmente comparable a otros alojamientos. Es cierto que dormir en plena naturaleza se puede acercar a esta experiencia, pero algo tiene lo de estar subido en la copa de un árbol, entre ramas y hojas, casi flotando sobre la superficie, que da una mayor sensación de relajación incomparable.

Respirarás mejor: En la naturaleza, el aire es más puro, y dormir en un árbol, o rodeado de ellos, es algo que facilita la respiración y la mejora. Con solo pasar unas horas en este entorno ya notarás la diferencia, pero si, además, pernoctas una o más noches, descubrirás un nuevo mundo de bienestar.

Aprenderás de la naturaleza: No hay mejor forma de sumergirse en la naturaleza que dormir en un árbol. Esto es algo especialmente interesante para los más pequeños, porque aprenden a apreciar, amar y cuidar los ecosistemas y adquieren un mayor respeto por el medioambiente. Además, las cabañas en los árboles suelen estar muy comprometidas con un turismo responsable y sostenible, de modo que no tendrás que preocuparte por el impacto que éstas tienen ni de que estés perjudicando al entorno.

Te levantarás con unas vistas espectaculares: Sí, una vez que escuches el trinar de los pájaros a primera hora de la mañana y comiencen a aparecer los primeros rayos del sol entre las ramas que te rodean, podrás disfrutar de unas vistas realmente únicas. Y no tengas sentimientos de pereza porque esto pueda suceder a horas tempranas; habrás dormido tan bien que incluso madrugando te sentirás completamente renovado y fresco.

Como ves, dormir en un árbol no es tan difícil ni es tan extraño. Al contrario, es una experiencia que todo el mundo disfruta cuando la prueba y, en el caso de los niños, aún más. ¿Sigues pensándotelo?

compartir en redes