Comidas del mundo que no conoces y tienes que probar

  • Gastronomía
cat-icon-on-post

Por comodidad, desconocimiento o miedo, en muchos de nuestros viajes por el mundo acabamos comiendo los platos que nos resultan más familiares o menos arriesgados. Los sabores y métodos de preparación pueden variar mucho de un lugar a otro, y esto hace que desconfiemos ante las propuestas locales más tradicionales. Pero, con nuestra mente de exploradores, tenemos que dar un paso más allá y abrir la puerta a los fogones de otras culturas. En tu próximo viaje, intenta probar alguno de los platos más populares. Seguro que te pueden sorprender, como los que aquí te vamos a presentar.

En Vietnam, goi cuon

La comida asiática está cada vez más presente en nuestras vidas. Pero, claro, muchas veces nos restringimos a la comida china, japonesa o hindú, pensando que conociendo éstas ya lo tenemos todo explorado en lo que se refiere a gastronomía de Asia. Pero no. Un continente tan vasto en extensión y tan rico en cultura y tradiciones tiene muchas más cosas que ofrecer.

Y, aprovechando que Vietnam es uno de los destinos de moda y que más turistas atrae gracias a sus encantos y atractivos naturales, vamos a proponer aquí uno de los platos más ricos, saludables y vistosos de su cocina: los goi cuon.

Estos completos rollitos de papel de arroz están rellenos de gambas, verduras y fideos, y suelen ir acompañados de una salsa hoisin con cacahuete y ajo. Si aún no estáis salivando, cuando los tengáis delante seguro que no os podéis resistir.

En Portugal, caldo verde

Aquí ya hemos hablado de platos portugueses en muchas ocasiones, porque el país vecino tiene una gastronomía muy rica y variada, que merece la pena explorar y descubrir.

Pero, más allá de sus famosos platos de bacalao, o de pulpo, hoy queremos destacar una de las recetas más tradicionales que campan por los fogones de todas sus casas. Y, como ahora ya empiezan a bajar las temperaturas, seguro que os apetece probarlo.

Estamos hablando del caldo verde, un rico plato de cuchara cuya base es la col gallega (couve galega). La base del caldo consiste en ajo, cebolla y patatas, a lo que luego se le añade la col en tiras muy finas y, para los más tradicionales, unas rodajas de chorizo ahumado previamente desgrasado. Sin duda, un reconstituyente de los de toda la vida para superar los meses más fríos y recuperar la energía perdida tras una buena caminata.

En Rusia, Borscht

Ya que hemos hablado de los platos para el frío, qué mejor que buscar una receta de una región cuyas bajas temperaturas son conocidas en todo el mundo, como Rusia. Aquí nos vamos a atrever con otro caldo que puede resultar más sorprendente, porque es muy distinto a lo que solemos tomar aquí en invierno.

El borsch, o borscht, es un plato muy típico de los países del este de Europa, sobre todo de Rusia y algunas otras antiguas repúblicas soviéticas, como Ucrania, donde es casi un plato nacional.

La base de esta sopa son las raíces de remolacha, que son las que le dan ese color rojizo tan intenso, y las recetas más clásicas incluyen otros ingredientes como judías, col, cebollas, patatas o tomate. Y, como curiosidad, decir que también hay una variante, menos frecuente, que presenta este plato en frío y, a veces, con un toque más dulce que la caliente.

En Tailandia, Som-Tam

Volvemos a Asia, a otro de estos países imprescindibles para los aventureros y exploradores como es Tailandia. Y aquí, no podemos más que apuntar hacia una de las ensaladas más populares de la cocina tailandesa popular: el som-tam.

La base de este plato es la papaya verde que, a diferencia de la que solemos consumir, no resulta tan dulce, porque no ha madurado tanto. También ayuda que la variedad de papaya que se utiliza en Tailandia para elaborar esta ensalada es un poco más crujiente que la más común.

Hay muchas versiones de esta ensalada, aunque no todas son del gusto clásico occidental. Las más fuertes incluyen una salsa de pescado cuyo sabor resulta bastante potente, y también se pueden encontrar versiones picantes, con arroz o con carne de cerdo y pollo. Como veis, hay som-tam para todos los gustos.

compartir en redes