Practica fitness en suspensión y desafía a las leyes físicas con el AntiGravity Fitness

  • Cuerpo
cat-icon-on-post

La fuerza de la gravedad suele ser nuestra amiga a la hora de ponernos en forma, pero a veces desafiarla nos ayuda a potenciar los beneficios del ejercicio sobre nuestro cuerpo: ganaremos flexibilidad y mejoraremos posturas y mucho más.

Hoy te contamos todo sobre el AntiGravity Fitness, dónde, cuándo y cómo puedes practicarlo

“En la vida, escondida entre las fuerzas que nos empujan hacia abajo, está la energía que nos empuja hacia arriba”

Christopher Harrison

No. No hace falta irse a la luna para practicar AntiGravity Fitness. Solamente necesitas una hamaca especial para suspenderte en el aire y ponerte en marcha. El AntiGravity Fitness es una disciplina creada en 2007 por el bailarín de Broadway y especialista mundial de gimnasia Christopher Harrison en la que se combinan técnicas relacionadas con el yoga, la danza, el Pilates, ejercicios de calistenia (basado en el movimiento de los grupos musculares más que en la potencia o el esfuerzo) y la no gravedad o la antigravedad.

Hoy Christopher Harrison está instalado en Nueva York, donde se encuentran los laboratorios de AntiGravity. Este método se ha extendido por todo el mundo y podemos encontrar centros de AntiGravity Fitness por todo el mundo, con instructores certificados para ayudarte a sacar lo mejor de tí mismo sobre un columpio.

La filosofía de este método parte de la premisa de la antigravedad, lo que supone una mayor eficiencia de movimientos y mayor seguridad respecto a nuestro cuerpo, a nuestra fisicidad. Nos volveremos más ligeros, ¡como si volásemos!

¿Conoces esa sensación al subirte a un columpio? Cuando inevitablemente se te dibuja una sonrisa en la cara. Este es el efecto que tiene subirse a una de las hamacas de AntiGravity, ya que actúan igual que un columpio en el que se realiza una rutina de ejercicios que retan a la gravedad, descomprimiendo tu cuerpo y aportando sensaciones positivas para tu organismo. Además cuando nos reímos estamos trabajando los músculos de la risa. Uno de los objetivos del AntiGravity es mantenerlos en forma.

Estar colgado es esto

El AntiGravity Fitness es divertido, y además se puede practicar a todos los niveles. Al iniciarnos con el AntiGravity, se hace hincapié en cómo dominar el movimiento sobre la hamaca, a regular distribución del peso y a situar nuestro cuerpo respecto de la vertical. Como otras de las disciplinas en el aire que hemos visto, el AntiGravity Fitness no solamente fomenta nuestra autoconfianza y nuestra propiocepción, es decir, la conciencia de nuestro cuerpo respecto del espacio, sino que también estimula la creatividad y la imaginación.  

Sal de tu zona de confort: cuando te subes a la hamaca tu cuerpo se relaja y tu mente se abre, es una manera de practicar ejercicio con conciencia plena de tu cuerpo y de tu mente, te abrirás a una nueva realidad de presencia, de mindfulness. Las rutinas de AntiGravity están diseñadas para transportarte al aquí y al ahora, para liberarnos de todas las tensiones del día a día mediante ejercicios divertidos que nos alegran cuerpo, mente y espíritu.

La práctica de ejercicio en suspensión a nivel físico mejora la flexibilidad y la agilidad, sobre todo de tu espalda. Cuando tomamos conciencia de nuestro cuerpo mejoramos nuestra postura y la facilidad de movimiento gracias a los beneficios que aporta a nuestros músculos y ligamentos.

Confianza, resistencia, flexibilidad, equilibrio y presencia son las claves de este método que te ayudará a ponerte en forma de una manera diferente, divertida y eficaz. Combinando movimientos de yoga, pilates y danza en el aire mejorarás tu fuerza y elasticidad. Existen diferentes programas de AntiGravity, entre los que se encuentran el yoga aéreo, fitness en suspensión, pilates o yoga restaurativo, todos ellos certificados por Christopher Harrison, su creador e impulsor en todo el mundo.

AntiGravity Fitness ofrece formación especializada para los monitores, por lo que en tu ciudad podrás encontrar centros acreditados, en los que se garantiza una práctica segura y con profesionales que te aconsejarán y te guiarán en la práctica según tu nivel y posibilidades para conseguir la máxima eficacia en tu entrenamiento.

Como dijo el psicoanalista Carl Jung, suspende tu incredulidad. Aprende a volar colgado de una hamaca, abre tu mente, descubre nuevas y divertidas formas de cuidarte y sobre todo ¡cuéntanoslo!

compartir en redes