post banner image

¿Qué es el gastromarketing y por qué te puede interesar?

  • Gastronomía
cat-icon-on-post

El mundo de la gastronomía no es ajeno a las nuevas tendencias. La innovación es algo que está presente de un modo continuo y desde hace décadas en este sector, y la aplicación de las técnicas más modernas de marketing también está influyendo mucho en su evolución. Por eso es por lo que ha aparecido el concepto de gastromarketing, y aquí te vamos a contar en qué consiste y por qué puede resultarte de interés.

¿Qué es el gastromarketing?

Lo primero de todo, vamos a tratar de definir lo que es el gastromarketing. No es complicado de entender, ya que la propia palabra explica que es un conjunto de estrategias de marketing aplicadas a la gastronomía.

Esto se ha desarrollado y ampliado en los últimos años para potenciar la gastronomía y la restauración, de modo que los profesionales del sector puedan adaptarse a los nuevos tiempos, modernizar su oferta, responder a las demandas de los clientes y, en resumen, asumir una gestión mucho más eficiente con respecto a las características actuales del mercado de la hostelería.

¿Cómo se aplica el gastromarketing?

El gastromarketing ya está presente en prácticamente cualquier negocio vinculado a la hostelería. La llegada de internet y las nuevas tecnologías ha permitido que el público potencial de las empresas hosteleras sea mucho más amplio que hace unos años y, por esta razón, todos se quieren aprovechar de las ventajas que proporcionan.

Así, el gastromarketing tiene una enorme presencia en la red y, hoy en día, no son pocos los restaurantes, bares u hoteles que tienen una página web y una cuenta en distintas redes sociales.

De hecho, gran parte de los negocios hosteleros dedican una parte importante de su presupuesto a la creación de una página web completamente profesional, en la que se incluya toda la información sobre el espacio, el ambiente y la oferta gastronómica. En esto entran aspectos como un lenguaje persuasivo y unas imágenes de calidad, pero también se pueden introducir otros puntos como una mayor atención personalizada, un sistema de reservas eficiente, etc.

Y, como decíamos antes, una de las cosas que marcan la diferencia y pueden suponer el éxito o el fracaso para un negocio (y, realmente, no solo en el sector de la hostelería) es la gestión de las redes sociales. Éstas permiten una comunicación mucho más continua y directa con los clientes, con la ventaja de que puede ser bidireccional, que es una de las grandes bondades de las redes sociales, con la consiguiente conversión tan deseada y buscada.

Pero no solo de las novedades en las cosas más modernas vive el gastromarketing, sino que también se puede aplicar en otros aspectos más clásicos de los negocios. Por ejemplo, uno de ellos es la carta.

Los locales trabajan cada vez más en la elaboración de sus cartas, no solo en términos estéticos, sino también en cuanto al contenido, actualizándolo y haciéndolo más atractivo para los clientes. Hay verdaderos expertos en la elaboración de una carta de restaurante, con el objetivo puesto en lograr un mayor número de ventas y satisfacción a través de una estructura bien definida y una propuesta coherente y apetecible.

Y, por supuesto, ampliar las miras de los restaurantes y conseguir que las experiencias y sensaciones formen parte del conjunto de su oferta. Es decir, no solo es cuestión de que la comida esté buena, sino que también tiene que haber un ambiente agradable, un entorno acogedor y una atención personalizada.

Muchas de las decisiones de compra se toman a través del subconsciente, y saber cómo incidir en este aspecto también puede jugar a favor de los negocios de la hostelería. En esto, el gastromarketing tiene mucho que decir, aunque lo haga de manera más sutil.

Un viaje de ida y vuelta

Al igual que cuando hablábamos de las redes sociales, el éxito de un negocio y la aplicación del gastromarketing están estrechamente vinculados a la relación con los clientes. El gastromarketing tiene que conseguir encontrar aquello que los clientes piden y, a su vez, entender cuáles son las impresiones que éstos tienen, para saber reaccionar y corregir los puntos débiles. Y, aquí, los esfuerzos se tendrán que concentrar en abrir las puertas a las críticas, comentarios y sugerencias, de nuevo con una gestión adecuada de las redes sociales, páginas de críticas gastronómicas, etc.

compartir en redes