Practica el minimalismo y aprende a vivir con las cosas importantes

  • Mente
cat-icon-on-post

En 2010 Joshua Fields Millburn y Ryan Nicodemus comenzaron a practicar un estilo de vida muy diferente al que podemos ver hoy en anuncios y carteles publicitarios: el minimalismo, que consiste en renunciar a las posesiones innecesarias.

El minimalismo hizo que su calidad de vida mejorase notablemente y por eso ahora viajan por el mundo compartiendo sus experiencias.

Hoy te contamos todo sobre esta interesante opción vital. Solamente necesitas tu ordenador y una conexión a Internet.

Joshua Fields Millburn y Ryan Nicodemus, los minimalistas, se han hecho famosos por difundir la idea de vivir con menos por todo el territorio estadounidense, han grabado un documental y tienen una interesante webserie que nos da algunas de las claves para aprender a vivir con menos. En esto consiste el minimalismo.

Muebles, ropa, objetos, productos de higiene personal… Vivimos rodeados de cosas que llenan nuestros hogares y que supuestamente nos deberían hacer más felices. Un interesante ejercicio que proponen los minimalistas en uno de sus vídeos, es que hagamos una lista con las 10 cosas que poseemos ordenadas según su precio, y a continuación hagamos otra con las 10 cosas que más felices nos hacen. Estas dos listas rara vez coinciden.

No seremos más felices por consumir más

Cada día la prensa, la televisión e incluso el mobiliario urbano nos prometen una vida mejor y más feliz si compramos esto o aquello, si tenemos más cosas y gastamos más dinero. Pero lo cierto es que la mayoría de las cosas que compramos, terminan abandonadas y sin utilizar en algunos de nuestros armarios, o lo que es aún peor, poco después de comprarlas descubrimos que nos hacen tan felices como nos habían prometido.

Simplifica tu vida

Menos es más. y como dicen los minimalistas, menos es ahora. En efecto, nuestras casas están llenas de cosas que no necesitamos, de cosas que hemos comprado pensando que nos harían más felices, y al final ni hemos utilizado. Cuando Ryan Nicodemus descubrió el minimalismo, metió todas sus cosas en cajas como si fuese a hacer una mudanza, pero sin dejar su enorme casa con dos cuartos de estar. Tres semanas después, el 80% de todas esas cosas seguía metido en cajas. Nada de eso le había hecho falta.

Minimalismo no es igual a pobreza, es igual a racionalidad. En realidad necesitamos muchas menos cosas de las que poseemos y que compramos compulsivamente. Esto únicamente hace que nuestros hogares se llenen de -llamémosles por su nombre- trastos. El consumismo compulsivo tiene otra consecuencia a nivel mucho más global, y es que cuanto más consumimos más residuos generamos, y esto es un problema para el planeta en el que habitamos. Si seguimos consumiendo a este ritmo, vamos a necesitar nuevos planetas para dejar los restos de las cosas que compramos y no usamos. Y lo peor es que no solamente no nos hacen felices, sino que nos hacen infelices, ya que cuanto más tenemos más queremos.

Prueba este experimento, pregúntate a tí mismo, cuáles son las cosas que verdaderamente añaden valor a tu vida. Todos necesitamos cosas, un teléfono, un ordenador, un coche, muebles, pero si nos hacemos esta pregunta y verdaderamente comprendemos que todas esas cosas no nos hacen mejores personas, sino que sirven para cumplir una función, no solamente reduciremos nuestro consumo, necesitaremos menos cosas, viviremos menos insatisfechos, y esto redundará en una vida más relajada, con menos estrés y menos insatisfacción. Con más tiempo para dedicarle a nuestra familia y amigos, incluso a nosotros mismos. Una vida más feliz.

“Ama a la gente y usa las cosas. Lo contrario nunca funciona” Los minimalistas.

Muchas veces, esa ansia por poseer, no es más que una confusión en nuestros objetivos vitales. Normalmente nos planteamos nuestra vida en términos de éxito y logros casi siempre en el plano profesional. Los objetivos a corto plazo gobiernan nuestra vida y nos impiden visionar nuestros verdaderos objetivos. ¿Nos equivocamos si afirmamos que el objetivo de la mayoría de la gente es ser feliz?

Preguntémonos cómo podría mejorar nuestra vida con menos, rodeémonos de cosas que le aporten valor a nuestra vida y reflexionemos antes de llenar nuestros armarios de ropa de temporada, de complementos que nunca utilizaremos, o de gadgets tecnológicos de dudosa utilidad. Lo cierto es que siempre existe una alternativa a comprarlo todo.

Hazlo ahora. Hoy. Apúntate al minimalismo para aumentar tu calidad de vida. Y cuéntanos qué tal te ha ido.

compartir en redes