¿De qué estamos hablando cuando hablamos de transformación personal?

  • Mente
cat-icon-on-post

Puede sonar algo místico o extraño, pero lo cierto es que todos queremos ser la mejor versión de nosotros mismos, y nos solemos esforzar en ello. Para lograr una verdadera transformación personal tenemos que trabajar ciertos aspectos específicos de nuestro carácter.

Hoy te explicamos cuáles son y cómo trabajar para lograr una transformación positiva.

¿Transformación? ¿Crees que es posible cambiar tu forma de ser para convertirte en una mejor persona? Lo cierto es que uno de los pasos a seguir para una transformación personal es la de aceptarse a uno mismo. Aceptar nuestros defectos y trabajar a partir de ahí.

Sí, nadie es perfecto, y nosotros mismos somos quienes más defectos nos vemos, o quienes deseamos cosas que no tenemos, y la mayoría de las veces los obstáculos para conseguir lo que más deseamos nos los ponemos nosotros mismos.

Transformación puede ser una palabra que impone. Pero lo cierto es que solamente con cambiar nuestra actitud ante ciertas cosas, podemos hacer que nuestra vida cambie y que nuestros objetivos estén más cerca de lo que nunca habríamos pensado. Al fin y al cabo para cambiar, para transformarnos, el objetivo es parecernos a nuestro yo ideal, ese que proyectamos y que a veces nos juega más de una mala pasada.

Intención, empuje y decisión

Para mucha gente, septiembre es el momento de comenzar una nueva etapa, de ponerse nuevas metas y nuevos retos. Parece que todo empieza otra vez, y es cierto que no es un mal momento para plantearte empezar el curso de una forma diferente y positiva.

Si hay cosas de tu vida con la que no estás conforme, es cierto, ha llegado el momento de cambiarlas. Para empezar, solamente necesitas tener la intención y tomar la decisión de cambiar a mejor. También has de saber qué es lo que no quieres en tu vida y qué cosas nuevas quieres introducir. Si te ayuda escribirlas en un papel, hazlo, eso te puede ayudar más a clarificar objetivos y visualizar la mejor manera de cumplirlos.

Aceptación

Este podría ser el paso más difícil: reconocer y aceptar aquellos aspectos de nuestra vida que querríamos cambiar para ser esa mejor versión de nosotros mismos. Es decir, lo que no me gusta es esto, y con ello trabajar en nuestra transformación. Esto es el punto de partida.

Muchas veces sentimos que lo que no nos gusta en nuestra vida es algo que se aleja mucho de lo que realmente queremos cambiar, o de lo que debemos manejar. A veces, simplemente no queremos verlo y preferimos no hablar de ello, o simplemente aparcarlo, como un molesto dolor que ya se pasará.

Esos compañeros suelen ser nuestros miedos. Aunque lo que busques no sea la transformación, conviene identificarlos, hablar con ellos y darse cuenta de que no son esos monstruos que nos imaginamos. El miedo es a veces irracional y suele ser el responsable de muchos de nuestros obstáculos. Muchas veces es el propio miedo a cambiar, a salir de nuestra zona de confort lo que más dificulta una transformación. Pero sí, esta transformación implica que abandonemos la zona de confort.

En esencia, la transformación personal es eso: aceptarnos y cuidarnos para ser mejores. Observar nuestro alrededor para comprenderlo, algo que puedes hacer practicando la atención plena, la meditación. Ver con claridad nuestra situación personal nos ayudará a iluminar el camino a seguir.

Somos lo que somos

Ya lo dice Gloria Gaynor, somos lo que somos, sin excusas. Y esa es la mejor versión de nosotros mismos. Es bueno saberlo. Este es el primer paso para darnos cuenta de lo que nos hace ser infelices es desear demasiadas cosas materiales, querer parecernos a modelos de poca consistencia, actuar compulsivamente y no valorar lo que tenemos de punto de partida.

Aceptemos lo que no nos gusta y con la intención de cambiarlo hagámoslo. Cuidémonos y respetémonos, esa es la clave.

A estas alturas ya te habrás dado cuenta que estamos hablando de un proceso fácil pero que necesita de un trabajo duro y que se extenderá más allá del mes de septiembre. Puede que incluso dure toda la vida, pero cuidarnos y mimarnos a nosotros mismos es lo mejor que podemos hacer durante el resto de nuestras vidas, ¿no crees?

compartir en redes