¿Qué es el lettering y por qué lo recomendamos en este blog?

  • Mente
cat-icon-on-post

Lettering es el arte de dibujar palabras. Esmero, concentración, creatividad, atención…

¿Te suena? Actividades como el dibujo y el lettering nos acercan al bienestar porque con ellas estamos ejercitando la creatividad, la atención, y por tanto estamos practicando algo muy cercano a la meditación.

Cada vez vemos en más lugares increibles trabajos de lettering: en comercios, en los menús de bares y restaurantes, en diseños de carteles o portadas de discos, y es que de un tiempo a esta parte el lettering o el arte de dibujar las palabras está cada vez más en boga. Ya sea por lo bello de sus resultados o por el mismo placer de trabajar en el dibujo de una caligrafía, el lettering, el arte de la rotulación es algo que te puede ayudar a relajarte, a concentrarte y a desarrollar tu creatividad, tu habilidad e incluso a aumentar tu autoestima.

El arte de jugar con las letras

Hubo un tiempo, antes de que apareciesen los ordenadores, en que las rotulaciones se hacían a mano, buscando un resultado lo más bello posible. Más allá de las palabras y de su contenido, la escritura en sí se usaba como un medio de expresión artística. Hoy parece increíble, pero efectivamente, esto era toda una profesión, y quienes hayan nacido antes de los años ochenta puede que recuerden los carteles de cine pintados a mano. Todo un arte y toda una profesión. Fueron las rotulaciones del american way of life las que se han quedado como un modelo de lo que es el lettering, con esa estética vintage que hemos recuperado en los últimos años. Hoy se ha recuperado el lettering como una forma de expresión que une la escritura con las artes plásticas, el dibujo y la pintura. La forma de las letras como elemento estético y expresivo en sí mismas.

Desde que el hombre escribe, se han investigado y trabajado maneras de aprovechar el espacio, de aumentar la legibilidad (sobre todo cuando el pergamino era una superficie de escritura tan cara) y de presentar trabajos estéticamente bellos. La escribanía siempre ha sido un oficio muy respetado y necesario. Cuando hablamos de lettering o de rotulación, sin embargo, no estamos hablando de legibilidad o de aprovechamiento de espacio precisamente. Estamos hablando de jugar con las letras, con la modificación de la caligrafía y la tipografía, de dibujar con las letras para conseguir un rótulo atractivo, armonioso y en definitiva bello.

Tipografía, caligrafía y lettering

El término lettering significa algo parecido a “dibujar letras a mano”, y se trata de diseñar los caracteres de una palabra o frase, y de unirlas o integrarlas en un diseño con formas compuestas, con ligaduras o swashes, de construir una composición, lo que le dará al trabajo ese aspecto que todos conocemos y que reconoceremos a partir de ahora como lettering. La diferencia de éste con la caligrafía – el arte de escribir bello-, es la utilización del gesto, la caligrafía se hace de un solo trazo. La tipografía es el diseño de la letra, y a veces se confunden porque hay tipografías que imitan caligrafías e incluso letterings.

Imaginación, creatividad y un poco de paciencia

Para dibujar con la escritura necesitaremos lápices y plumas especiales, a veces también necesitaremos reglas y plantillas, además de una buena dosis de creatividad. Así es, tú también puedes animarte y probar a practicar el apasionante arte de jugar con las letras, de dibujar y crear un mensaje bello, en el fondo y en la forma. Para ello solamente necesitarás tu voluntad, tu imaginación y un poco de habilidad.

Dibujar con letras es más fácil de lo que parece, y sobre todo con las herramientas con que contamos hoy en día. El lettering se realiza fundamentalmente a mano, y ese trabajo es lo que se valora como una labor que requiere esmero y técnica, que se puede adquirir con perseverancia e interés. Todos estos elementos hacen del lettering una herramienta para practicar con tu atención plena y tu capacidad de concentración, lo que muchos entienden por meditación. Si a esto añadimos una buena dosis de creatividad, estamos ante una actividad perfecta para acercarnos al bienestar. El trabajo manual no solamente relaja, sino que aumenta nuestros recursos para encontrar soluciones. Solamente te hacen falta ganas y lo demás está en tu mano. Puedes empezar con un cursillo o con tutoriales desde tu casa. Es más fácil de lo que parece y obtendrás resultados impresionantes antes de lo que piensas.

Coge papel, lápiz y pluma y deja volar tu imaginación.

compartir en redes