Todos los beneficios de pasear que nunca imaginaste

  • Cuerpo
cat-icon-on-post

A todos nos encanta dar un paseo. Es una actividad placentera y relajante, pero además le estás haciendo un favor a tu cuerpo.

El verano es un momento perfecto para pasear, no solo para descubrir nuevos rincones, también estás cuidándote y haciendo ejercicio ligero.

Cuidar tu cuerpo es también cuidar tu mente, y a través las actividad física regular estarás mejorando no solamente tu forma física y tu metabolismo, sino también tu actividad cerebral.

Caminar es una de las actividades más saludables que podemos practicar tanto para nuestro  cuerpo como para nuestra mente. Los beneficios de pasear para nuestra salud son sobradamente conocidos: al ser un ejercicio aeróbico ligero mejora el tono físico y reduce el riesgo de padecer enfermedades cardíacas y cerebrovasculares. Pero lo que quizá no sabías es también es un magnífico ejercicio para tu mente, y tu espíritu.

Y no lo decimos nosotros, sino la Universidad de Berkeley, en California. La prestigiosa institución americana recomienda esta actividad a sus alumnos como una de las prácticas para “una vida con sentido”. Caminar es algo tan cotidiano que a menudo nos olvidamos de los verdaderos placeres de pasear. Muchas veces andamos de casa al trabajo, de trabajo a casa, o itinerarios repetitivos que nos convierten en autómatas.

No reparamos en nuestro entorno, ni nos permitimos a nosotros mismos sorprendernos con lo que nos encontramos en el camino. ¿Cuándo fue la última vez que caminaste por el placer de caminar, sin rumbo, disfrutando del paisaje y dedicando tiempo para hablar contigo mismo?

Sea cuando sea la última que lo hiciste, ya ha pasado demasiado tiempo. Descubre la meditación en marcha. Te prometemos que cuando leas esto sólo querrás ponerte un calzado cómodo y echar andar.

La OMS recomienda realizar un mínimo de diez minutos de actividad física moderada como caminar al menos cinco días por semana. Solamente necesitas diez minutos al día. La plenitud mental que proporciona pasear aumenta a medida que la practicas, por lo que no existen máximos, eso depende de ti.

Un análisis de más de 20 publicaciones coinciden en que la práctica del ‘Mindful Walking” –caminar con la mente despierta-, mejoró el bienestar físico y psíquico entre aquellas personas con alguna enfermedad física o mental, como cáncer o depresión, y redujo enormemente el estrés de personas sanas.

“La meditación mientras caminamos despierta tanto nuestra conciencia del mundo interior como del que nos rodea”, asegura la publicación de la Universidad de Berkely. “Prestar mayor atención al proceso de caminar también aumenta el aprecio que tenemos hacia nuestro propio cuerpo. Al despertar nuestra mente, mejora nuestra sensación de control y la confianza en nosotros mismos y nos devuelve el control sobre nuestros pensamientos y emociones, mejorando nuestra capacidad de afrontar experiencias negativas”.

Pon tu mente andar. Explora tu entorno y encuentra un camino que puedas recorrer en unos diez o quince minutos; no hace falta que sea largo, puesto que tu objetivo no es llegar a ningún sitio, sino disfrutar del paseo. Puede ser en el campo o en tu ciudad. Si quieres, elige un lugar donde puedas estar solo y caminar al ritmo que te pida tu mente.

Recorre tu itinerario sin prisa y cuando lo hayas recorrido durante unos diez minutos, párate y respira profundamente el tiempo que necesites. Después, emprende el camino de vuelta y vuelve a respirar cuando hayas llegado a tu meta. Puedes repetir el mismo itinerario una vez más si lo deseas.

Fíjate en cada paso que das, siente tu pies recorriendo el camino. Esto hará que tu mente se libere de los pensamientos superfluos y active tu concentración. Siente cómo tu pie se levanta y se adelanta y cómo apoya el talón en el suelo antes de posarse completamente. Comprueba cómo el peso de tu cuerpo cambia de pierna y cómo se eleva tu otro pie.

A medida que andas, empieza a despertar tu mente a cosas en las que no reparas normalmente, como tus pasos, el balanceo de tu cuerpo, los pequeños sonidos que te rodean o detalles del paisaje. Centrar tu atención liberará tu mente de pensamientos externos, agudizará sus sentidos y empezará también a caminar. Después de un paseo una buena conversación siempre es más interesante, con las ideas claras y la mente despejada.

Pasear es una actividad de lo más completa para sentirse bien, ¡sácate a dar un buen paseo con regularidad!

compartir en redes