¿Qué es el turismo de bienestar y por qué es cada vez más popular?

  • Viajes
cat-icon-on-post

La salud es algo que cada vez está más presente en nuestros pensamientos. Por esta razón, nuestros hábitos tienden a centrarse en prácticas saludables y que nos acerquen a un mejor estado físico y mental. Lo que pasa es que no siempre es fácil conseguirlo, y por eso buscamos las maneras de hacerlo. Una de ellas, cada vez es más popular, es el turismo de bienestar. ¿Has pensado alguna vez en planear unas vacaciones enfocadas en mejorar tu salud? Aquí te vamos a explicar en qué consiste este tipo de turismo y qué alternativas tienes para probarlo.

¿Qué es el turismo de bienestar?

El turismo de bienestar también es conocido como turismo de salud, aunque realmente no son sinónimos, sino que, realmente, el primero es un segmento del segundo.

Esto se entiende mejor cuando se comprende que el turismo de salud está relacionado con temas médicos y el turismo de bienestar no profundiza tanto en este sentido, sino que se enfoca más hacia otro tipo de actividades que podemos denominar lúdico-recreativas.

En otras palabras, el turismo de salud puede estar más dirigido a personas que, por cuestiones médicas, necesiten recibir un tratamiento o residir un tiempo en un destino o clima determinado, con el objeto de curar alguna enfermedad. Por su parte, el turismo de bienestar está dirigido a los que, sin padecer ningún trastorno necesariamente, buscan una mejora en su estado físico y mental a través de determinadas actividades o alojamientos específicos.

¿Qué nos ofrece el turismo de bienestar?

Como hemos dicho anteriormente, el turismo de bienestar es el que implica una mejora en el estado físico y mental de las personas sin acudir a tratamientos médicos. En este sentido, lo que podemos encontrar en el turismo de bienestar es descanso, relajación, diversión, alegría, felicidad…

Hablando de cosas más concretas, el turismo de bienestar tiene unas posibilidades muy variadas. Algunas de las más clásicas y populares pueden ser destinos alejados de las grandes aglomeraciones, desde una isla perdida en la que se oye poco más que las olas del mar y el trinar de los pájaros a un balneario apartado en el que disfrutar de tratamientos termales, masajes, etc.

Pero no se queda ahí la cosa. El turismo de bienestar también abarca cualquier otra posibilidad que influya en lo que le da nombre. Y esto puede suponer desde unas vacaciones de retiro espiritual a otras que ofrezcan experiencias holísticas, como el yoga, el pilates o el shiatsu.

Es más, para mucha gente, acercarse al bienestar puede incluir unos días de descanso en entornos naturales, practicando algún deporte rural o de montaña, o simplemente sumergirse a fondo en la cultura de otro país o continente, tanto en los aspectos sociales como en los gastronómicos.

¿Por qué es cada vez más popular el turismo de bienestar?

Sin duda, uno de los factores que más están influyendo en el crecimiento del turismo de bienestar es que la población está cada vez más concienciada con los cuidados físicos y mentales. Además, los beneficios que este tipo de vacaciones ofrecen están cada vez más demostrados, y son muchas las personas que se apuntan y, posteriormente, repiten.

También influye considerablemente, al menos en nuestro país y los de nuestro entorno, el envejecimiento de la población. Este tipo de turistas resulta menos aventurero y atrevido por norma general, y sus ambiciones vacaciones suelen dirigirse hacia opciones más tranquilas y relajadas.

Como consecuencia, la oferta de destinos y opciones para practicar el turismo de bienestar también se ha ampliado, a nivel nacional como internacional, por lo que resulta más accesible a un mayor público, tanto temporal como económicamente.

En conclusión, la tendencia del turismo de bienestar va en aumento y las previsiones resultan muy positivas. Los amantes de un turismo más dinámico también pueden optar por este tipo de vacaciones de manera puntual, o en modo terapéutico, sin renunciar a otro género de aventuras y viajes más largos y costosos, por lo que, ya lo sabes, ¡pruébalo!

compartir en redes