Postural training: tu postura es más importante de lo que piensas

  • Cuerpo
cat-icon-on-post

Muchas veces tenemos dolores de espalda y no sabemos a qué se deben. El postural training es una forma de tomar conciencia de nuestro cuerpo y de nuestras posturas y así mejorarlas para disminuir la tensión muscular. El resultado: menos dolores corporales y una sensación general de relax y bienestar.

Nuestra postura dice mucho de nuestra forma de ser y nuestro estado de ánimo. Y viceversa; nuestra postura puede arrastrarnos hacia distintos estados de ánimo y mejorar o empeorar nuestra confianza en nosotros mismos. Tiene que ver con qué impresión causamos en los demás y las reacciones que provocamos en otros. De hecho, más del 90% de lo que comunicamos no lo hacemos a través de la palabra, sino a través de nuestra postura o nuestros gestos.

Cuando nos sentimos bien con nosotros mismos, lo mostramos a los demás. Por eso, una postura adecuada que elimine la tensión muscular y ponga en línea nuestros huesos y articulaciones nos hará sentir mucho más en calma con nosotros mismos, liberará el estrés innecesario y nos hará afrontar la vida y las relaciones con los demás de una manera más positiva y saludable. ¿Alguna vez pensaste que tus dolores corporales no tenían nada que ver con patologías o agentes externos? No harían falta medicamentos, ni terapias. Simplemente, tendrías que devolver tu cuerpo a su postura natural.

Las largas horas sentados frente al ordenador, o en el sofá, o inclinados hacia abajo para ver la pequeña pantalla de nuestros teléfonos móviles ha acabado por crear vicios posturales en la manera en que colocamos nuestro cuerpo. Eso se traduce en dolores de cuello, de espalda, de articulaciones, e incluso en problemas digestivos e intestinales.

La respuesta a todos estos problemas puede ser el ‘postural training’. El postural training consiste en distintos ejercicios que entrenarán nuestro cuerpo para que mantenga una postura correcta con el fin de no sobrecargar nuestros músculos ni nuestra estructura ósea. A veces, basta con ser consciente de nuestros vicios posturales y tratar de corregirlos cuando nos demos cuenta de una postura inadecuada.

Ponte de pie con las piernas ligeramente abiertas y adopta tu postura habitual. Tus orejas deberían estar alineadas con tus hombros, tus costillas alineadas con tus caderas y las caderas alineadas con tus talones. Si no es así, quizá tengas algún desviamiento postural.

Cuando te sientes, procura apoyar las plantas de los pies en suelo en un reposapiés. No cruces las rodillas. Tus rodillas deben estar por debajo de tus caderas, nunca por encima de ellas, y tus pies deben estar alineados con tus rodillas, formando un ángulo de 90 grados, o por delante de ellas. Relaja los hombros y procura que tus antebrazos estén paralelos al suelo. Tus hombros deben estar alineados con tus caderas y procura no arquear la parte baja de la espalda.

Cuando estés de pie, procura mantener el peso sobre la almohadilla de tus pies, y las rodillas ligeramente flexionadas y separadas hasta el mismo ancho que tus hombros. Tus orejas deben estar en línea con tus hombros, y éstos con tus caderas. Mete tu estómago hasta que tu cadera se adelanta hasta estar alineada con tus pies.

Cuando te acuestes, evita en la medida de lo posible dormir boca abajo. Cuando estés boca arriba coloca una almohada debajo de tus rodillas para que toda la espalda se apoye en el colchón y cuando te recuestes de lado, coloca una almohada entre tus piernas para que las dos piernas permanezcan paralelas al lecho.

En el postural training existen una serie de ejercicios sencillos que puedes practicar en casa para fortalecer los músculos de la espalda y el abdomen que te facilitarán mantener la postura. Túmbate en boca arriba con la espalda contra el suelo y las rodillas flexionadas. Con los brazos detrás de la cabeza, levanta tu brazo izquierdo girando el tronco hacia la derecha y viceversa.

Boca abajo, coloca tus antebrazos contra el suelo y súbete sobre los dedos de los pies, hasta quedar elevado con la espalda recta. Contrate durante 15 segundos en contraer los músculos bajos de la espalda y el abdomen.

Las posturas de yoga también facilitarán el ejercitamiento de tus músculos y te ayudarán a corregir tu postura, al tiempo que conectas tu cuerpo y tu mente. También el pilates es muy útil como ejercicio de postural training. Uno de los mejores es la postura del nadador. Túmbate boca abajo con los brazos extendidos hacia delante. Arquea tu espalda para levantar las piernas y los brazos sin forzar los lumbares, y mueve brazos y piernas como si estuvieras nadando.

¿Difícil? Acércate a un gimnasio o centro de fisioterapia en tu ciudad. La mayoría cuentan con cursos y sesiones especializados de postural training. ¿A qué esperas para cambiar tu postura? ¡Tu cuerpo y tu estado de ánimo te lo agradecerán!

compartir en redes