¿Cuáles son los beneficios de la relajación en grupo?

  • Mente
cat-icon-on-post

La relajación en grupo es compartir tus energías con otras personas, es formar parte de una comunidad. Es una manera perfecta para comenzar proyectos o dinámicas en grupo y para darte la confianza necesaria para  tus proyectos.

Las experiencias compartidas siempre son más grandes.

Cuando pensamos en ejercicios de relajación estamos pensando en una actividad para realizar de manera individual, sin nadie que nos pueda interrumpir ni perturbar en un momento tan importante como es la relajación. Lo cierto es que relajarse en grupo tiene más beneficios de lo que podríamos pensar. Si la relajación funciona y muy bien a nivel individual, este poder se puede ver amplificado en un grupo.

El efecto grupo

En primer lugar, y a nivel meramente práctico, la relajación en grupo es una manera muy útil de conseguir una rutina en estas prácticas, no solamente por el compromiso que supone acudir a una sesión en la que hay más gente sino también porque unirse a un grupo de relajación supone suscribirse a un estilo de vida que inspirará a todos los miembros del grupo. Compartir es vivir.

No solo eso, sino que al practicar la relajación de manera individual, es más fácil que pierdas la concentración por causas externas, distracciones cotidianas que muchas veces se interponen en tu camino a la relajación. Estar dentro de un grupo que está realizando una sesión de relajación impedirá que la interrumpas.

Formar parte de un grupo que está concentrado facilitará que aprendamos a conseguir y mantener ese estado de concentración tan especial, y es posible que una vez que hayas comenzado a realizar sesiones de relajación en grupo, sea más sencillo que las puedas practicar de manera individual. Es mejor empezar con estas sesiones en grupo, y luego si quieres continuar de manera individual, adelante, pero un grupo siempre te aportará cosas que de manera individual no podrás conseguir.

La relajación es una actividad individual y que sucede dentro de tí. Pero si además compartes esta práctica con otras personas, estás llevándola a una dimensión social, interactuando con otras personas con los mismos intereses, y comprobando los resultados no solamente en tí mismo, sino también en personas diferentes, compartir experiencias y lo que es más importante, compartir energías.

Dentro de los métodos de relajación más habituales, la meditación es el rey. En los últimos tiempos es una práctica cada vez más habitual entre todo tipo de personas. La relajación se suele fundamentar en la respiración, en la conexión del cuerpo y de la mente, y la meditación también. Meditar tal y como lo entendemos hoy en día es un ejercicio sin connotaciones religiosas o místicas, se trata de concentrarse y de estar presente. Solamente esto nos proporciona una paz de espíritu, o contigo mismo, como lo prefieras entender. Cuando te sientas con otros a meditar o a relajarte, es muy fácil influir a los demás en tu estado de ánimo.

Pero, ¿cómo es una sesión de relajación en grupo?

La relajación en grupo, y sobre todo la meditación se viene practicando desde hace miles de años, casi siempre con esta idea de comunidad, de compartir y de crear una energía grupal. Las sesiones de relajación se pueden hacer en estudios especializados o bien en parques o al aire libre. La energía de cada lugar también cuenta.

Muchas veces estas sesiones suelen convocarse por una causa concreta, sobre todo si son multitudinarias, pero lo mejor para comenzar a practicar sesiones de relajación o meditación es apuntarse a grupos pequeños de ocho o dice personas.

Estas sesiones suelen estar guiadas por una persona que conduce cada sesión, nos da instrucciones para ir guiando la relajación y por lo general se usa música grabada e incluso en directo.

El ambiente y la energía que se crean son muy especiales, y si lo ves, es posible que podamos hablar de un estado de ánimo que se contagia.

Participar en una de estas sesiones también te hará olvidarte de tus complejos y de la vergüenza que te pueda dar dejarte llevar en público. Te ayudará a ser más tu mismo, y al final, estarás relajado y tendrás una sensación de paz interior, de relajación muy agradable y por supuesto, muy saludable.

Existen muchos grupos locales de relajación que se unen a través de las redes sociales para sus prácticas. Las tardes de verano a la caída del sol son perfectas para una de estas sesiones. Aprovecha los días de verano para probar y te aseguramos que no te arrepentirás.

Prueba las bondades de la relajación en grupo para acercarte un poco más a Bienestar.

compartir en redes