Métodos de relajación efectivos para tu bienestar

  • Mente
cat-icon-on-post

La relajación nos sirve para reducir tensión, tanto física como mental, y por lo tanto ayuda al descanso y al bienestar. No hace falta estar estresado para practicar diferentes métodos de relajación, sino que la relajación se encuentra ligada a la alegría, la calma y el bienestar personal del individuo.

Practicar estos métodos tiene más beneficios de lo que piensas. Sigue leyendo y lo descubrirás.

Estamos tan acostumbrados a vivir con ello, que muchas veces ni siquiera nos damos cuenta de la tensión mental y física a la que nos expone el estrés diario. Las preocupaciones, problemas en el trabajo o las malas posturas acaban sobrecargando nuestro estado mental y físico. Sin embargo, a veces sólo hacen falta unos minutos para desconectar de todo, recobrar nuestro equilibrio mental y físico, para recobrar la calma. Y los resultados son duraderos. Si haces la prueba te prometemos que cambiará para siempre tu estado de ánimo y tu energía.

La relajación se encuentra ligada a la alegría, la calma y el bienestar personal del individuo. Su poder para combatir el estrés se fundamenta en la capacidad de nuestra mente de enviar señales a nuestro cuerpo para que libere las endorfinas que segrega de forma natural. Gracias a la concentración y la meditación, podemos llevar a nuestro cuerpo al estado de calma y tranquilidad que necesita para sentirse bien.

Los métodos de relajación te harán ganar control sobre tu propio cuerpo, mejorarán tu autoestima y prepararán tu mente para afrontar futuras situaciones de estrés con mayor tranquilidad. Te apartará de pensamientos negativos que se retroalimentan, haciéndote pensar con mayor claridad, reducirá tu tensión muscular y mejorará tu calidad de sueño.

Y no te preocupes. No necesitas ningún entrenamiento específico: recuerda que la relajación es un estado natural de cuerpo y mente. Sólo necesitas recordárselo.

Sobre todo, respira.

No nos cansaremos de decir que una respiración adecuada es el primer paso fundamental para la relajación. Técnicas milenarias de meditación, como el yoga la utilizan para introducirnos en un estado apropiado para desbloquear nuestro cuerpo y nuestra mente. La respiración es algo tan cotidiano que la mayoría del tiempo ni siquiera reparamos en ello. Recobra consciencia de tu respiración. Pon una mano sobre la boca del estómago y toma aire desde el diafragma, hinchando lentamente tu vientre hasta llenar tu pulmones. Echa el aire después lentamente, sintiendo cómo va saliendo de tu cuerpo. Verás que tu vientre se mueve más que tu pecho. Es el resultado de la respiración profunda, que te hará obtener todo el oxígeno que precisa tu cuerpo. ¡Este simple ejercicio tiene unos efectos increíbles en tu bienestar!

Elimina de tu mente lo superfluo.

La meditación es mejor descanso mental. Aunque estemos quietos, viendo la televisión, en la cama tratando de dormir o incluso soñando, nuestra mente no para su actividad. Por eso, debemos concentrarnos para que ella también pueda detenerse y recargar. Trata de eliminar los pensamientos superfluos centrando tu atención en foco. En última instancia puedes llegar a dejar tu mente en blanco para que ella también obtenga un merecido descanso. Las técnicas del yoga son ideales para alcanzar la meditación, pero a veces, simplemente dibujar puede llevarte al estado que buscas. También puedes imaginar un paisaje que te transmita paz y calma. Durante unos minutos, recréate en los detalles de tu lugar imaginario; disfrútalo hasta el último detalle. Habrás logrado eliminar los pensamientos negativos de tu mente.

Libera tensión muscular.

El poder de la relajación de nuestro cuerpo sobre la mente es tan importante como la ejercida a la inversa. Por eso, liberar la tensión muscular creará un estado de bienestar que favorecerá también nuestra relajación mental. El método más conocido es la ‘relajación muscular progresiva’ de Edmund Jacobson, un médico y psicólogo que revolucionó su campo en la primera mitad del siglo XX. Tanto es así, que la palabra relajación pasó utilizarse también para describir el descanso de nuestra mente. El método de Jacobson consiste en ir liberando la tensión de nuestro cuerpo por partes, empezando por ejemplo por las extremidades y avanzando mentalmente por nuestro cuerpo, como una ola que empieza mojando nuestros pies y acaba sumergiéndonos por completo. Poco a poco, concentrándonos en nuestros músculos, los iremos relajando, primero los pies, luego las piernas, e iremos subiendo hasta el tronco, los brazos, hombros y cuello hasta notar un hormigueo que recorrerá todo el cuerpo.

Como ves, es mucho más sencillo de lo que podría parecer. ¡Dedica diariamente unos minutos a estos ejercicios, y recupera tu bienestar!

compartir en redes