Descubre estas recetas de cocina wok sanas y divertidas

  • Gastronomía
cat-icon-on-post

Estamos seguros de que, como buenos amantes de la gastronomía, os encanta descubrir recetas y estilos nuevos. Si éstos, además, son divertidos de preparar y resultan saludables, ya tenemos el combo perfecto, ¿verdad? Pues de eso vamos a tratar hoy, así que nos vamos a plantar en los fogones y darle a la cocina wok con unos platos ricos que sorprenderán a propios y extraños. No tengas miedo, aunque te suene complicado, ¡cualquiera lo puede preparar y triunfar!

¿Qué es eso de la cocina wok?

Si no sabes aún qué es eso de la cocina wok y tienes ganas de aprender, aquí te lo contamos. Lo primero, un wok es un utensilio de cocina muy típico de la gastronomía asiática. Su forma es como la de una sartén grande y profunda, aunque, por su uso, puede decirse que también está a medio camino entre sartén y olla.

Los woks tradicionales están hechos de hierro fundido, aunque ahora también se hacen muchos de acero, porque es más fácil de mantener y es mucho más duradero. Su forma ovalada y profunda permite que se puedan cocinar distintos alimentos, sobre todo salteados, aunque también se pueden hervir o freír.

¿Cómo se cocina con el wok?

La técnica de cocina wok es un poco distinta a la nuestra habitual, pero no es nada complicada. Para convertirte en un maestro de este tipo de cocina, ten en cuenta que se usa muy poco aceite, y éste tienes que echarlo cuando el wok esté bien caliente. Además, tienes que remover frecuentemente los alimentos y cocinarlos a fuego alto. Una de las claves es que éstos estén más o menos cortados al mismo tamaño, y que estén poco tiempo al fuego. Una vez que los tengas ya listos, agrúpalos en el centro del wok y déjalos reposar unos instantes, para que consigan ese punto característico y crujiente que tanto te gusta.

Alguna receta de cocina wok fácil y saludable

Ahora que ya sabes de qué va esto, seguro que quieres ponerte manos a la obra. Te vamos a proponer alguna de las recetas más clásicas y sencillas para hacer con tu wok, que te parecerán riquísimas y, además, son muy saludables.

Wok de pollo y manzana

Ésta es una receta perfecta para los amantes de la cocina sana, más aún en verano. Solo necesitarás una cebolla, dos manzanas, unas pechugas de pollo, sal, aceite y salsa de soja.

Lo primero, corta la cebolla en tiras y, cuando el wok esté caliente, échale un poco de aceite de oliva y añádela para que se vaya dorando. Recuerda ir moviéndola para que se haga bien y, a continuación, añade la manzana cortada en bastones de tamaño similar. Una vez que ambos ingredientes estén ya en su punto, añade la pechuga, también cortada en tiras similares, y deja que se vaya haciendo, sin pasarte demasiado.

El toque final será añadirle un chorrito de salsa de soja y removerlo todo bien con el fuego apagado, antes de servirlo en el plato bien calentito y rico.

Wok de verduras

Esta receta también es muy fácil de preparar. Lo que más tiempo te va a llevar es lavar y cortar las verduras que quieras utilizar, y tampoco será demasiado. Nosotros te proponemos ajo, zanahoria, pimiento rojo y verde, champiñones, calabacín y cebolla. Pero vamos, que puedes personalizar la receta a tu gusto.

Igual que siempre, cuando el wok esté caliente, añade un chorrito de aceite y echa la zanahoria. No te olvides de ir removiendo para que se haga de un modo uniforme y no se poche demasiado. Cuando se esté ablandando, vete añadiendo progresivamente los siguientes ingredientes, hasta que todo lo tengas ya en su punto. Al final, le puedes añadir salsa de soja, o un poquito de aceite de sésamo, a tu gusto.

Wok de fideos chinos

La base de este plato tan tradicional son los fideos chinos, que hay que preparar aparte en una olla con agua caliente hasta que se hidraten, y las verduras, similares a las de la receta anterior. Aquí, os vamos a dar la idea de añadir también unos trocitos de brócoli y unos frutos secos troceados. Veréis qué rico queda y qué tacto tan crujiente le da.

Una vez que las verduras ya estén hechas, pero no blandas, sino al dente, hay que añadir los fideos y removerlo todo para que los sabores se mezclen. Y, para terminar, la salsa de soja al gusto y ¡al plato!

Como veis, esto de la cocina wok no es nada complicado, ni mucho menos. Al contrario, en poco tiempo dominaréis los fogones con vuestro wok y disfrutaréis de unos platos ricos y saludables con ese toque oriental tan característico.

compartir en redes