Gastronomía coreana. Alimentación exótica y saludable

  • Gastronomía
cat-icon-on-post

Llevamos unos años en los que la comida asiática se está poniendo de moda, imponiendo en muchas de las ciudades y mesas. No nos quejamos, ni mucho menos, sino que nos encanta abrir nuestras posibilidades gastronómicas y dejar que nuestras papilas gustativas disfruten de nuevos sabores. Y aunque las más conocidas y frecuentes sean las cocinas china y japonesa, no se queda ahí la cosa en lo que se refiere al continente asiático. Por eso, vamos a dar un pequeño salto y nos vamos a ir en esta ocasión a los fogones de otro país. Preparaos para disfrutar de lo mejor de la gastronomía coreana, un tipo de alimentación exótica, rica y muy saludable.

¿Por qué decimos que la comida coreana es una cocina rica y saludable?

Como en todo tipo de gastronomías centenarias, la comida coreana es muy variada y puede ofrecer platos de todo tipo. Pero, la verdad, es que la gastronomía coreana tiene como base un tipo de cocina que es más saludable que muchas gastronomías occidentales.

La base de esta afirmación se basa en que muchas de sus comidas se basan en sopas y platos vegetales, dejando las carnes más grasas a un lado. Esto se debe a que la variedad de verduras y hortalizas que usan en su día a día es realmente variada, algo que se puede observar a simple vista si se contempla la carta de los restaurantes más típicos de este país. Y, si te fijas un poco más, verás que apenas hay platos cocinados con aceite, y la mayoría son hervidos o a la plancha, con lo cual a un punto saludable le añades también un sabor natural y exquisito.

Además, dos de sus puntos fuertes son las sopas y los platos con picante. Ambas opciones tienen sus ventajas a la hora de llevar una dieta equilibrada y con beneficios para la salud. Y, por si te queda alguna duda más, te vamos a proponer alguno de los platos más clásicos de la comida coreana que, a su vez, aportarán grandes cosas a tu dieta.

Un básico de la gastronomía coreana

Para los no iniciados en la comida coreana, uno de los platos que puede sorprender, pero que resulta imprescindible en todas las mesas, es el kimchi. Éste es, más que un plato típico, todo un símbolo, que está presente en las comidas de todas las casas y restaurantes y para el que cada familia tiene su propia receta.

La base del kimchi es la col china, que se adereza con sal, jengibre, ajo y chile. Pero, como hemos dicho, en Corea cada familia tiene su propia receta, y ésta puede incluir también rábanos, nabos, pepinos o, incluso, anchoas.

Las verduras se dejan fermentar con la salsa durante días, primero al aire libre y luego en la nevera, para, posteriormente, llevarlo a la mesa como plato acompañante o como complemento para otras recetas. Como veis, es un plato que nos puede sonar a alimentación exótica a primera vista y gusto, pero que rápidamente comenzaréis a apreciar y amar.

Además, los beneficios del kimchi para la salud son múltiples. Es uno de los considerados como súper alimentos, ya que apenas aporta calorías y tiene un alto contenido en fibra, calcio, hierro y vitaminas A, B y C, además de grandes cantidades de lactobacilos, bacterias fundamentales para el tracto intestinal.

Alimentación exótica picante y no picante

Cuando hablábamos de los beneficios del picante, no es solo porque nos guste este tipo de comida. Aunque puede haber recetas que resulten demasiado fuertes para nuestro paladar, la mayoría de ellos no resultan tan picantes como para no poder soportarlos. Y hay que decir que el picante aporta grandes beneficios a nuestro organismo, siendo el primero de ellos que acelera el metabolismo, lo cual ayuda a quemar las grasas. Además, también son conocidas sus propiedades a la hora de favorecer la circulación y proteger las mucosas gástricas. Eso sí, siempre con moderación, sobre todo para los paladares más sensibles.

El kimchi es el primero que puede resultar picante, y que le da ese gusto más potente a otros platos como arroces o verduras con los que se acompaña. Pero también hay otras recetas de sopas, carnes y pescados que incluyen picante en sus aderezos y salsas, además de otros sabores que resultan propios de lo que podemos considerar como alimentación exótica en cuanto a que no son los más típicos de nuestras tierras.

Pero si quieres evitar los picantes, también tienes muchas opciones en la gastronomía coreana. Para no hacer un feo a una de las máximas costumbres gastronómicas coreanas, podemos hablar de sopas no picantes como la samgyetang, también conocida como sopa de pollo al ginseng, o la sookgook, a base de una hierba aromática conocida aquí como artemisa y que ha sido frecuentemente reconocida como una sopa regeneradora ante los cambios de estación.

Como veis, la comida coreana puede considerarse un tipo de alimentación muy exótica, sobre todo si nos atenemos a los platos más tradicionales y huimos de las turísticas parrillas de costillas y panceta que se ven en películas y documentales. Y, sobre todo, puede ser un tipo de alimentación ¡realmente saludable!

compartir en redes