El momento ideal para descubrir los encantos de Bad Gastein

  • Viajes
cat-icon-on-post

Bad Gastein es un destino de ensueño, de ésos que nos encanta descubrir y compartir con vosotros. ¿A quién no le gustan unos parajes montañosos, llenos de magia, en los que poder disfrutar de unas relajantes vacaciones y encontrar el ansiado bienestar? Acompáñanos en este viaje al corazón de Austria y déjate maravillar por una de las localidades con mayor encanto que puedes encontrar en Europa.

Bienestar histórico en Bad Gastein

Bad Gastein es una ciudad termal que siempre ha estado asociada al cuidado y al bienestar. De hecho, su nombre se puede traducir como balneario de Gastein. Pero estos vínculos le vienen ya de lejos. Las propiedades beneficiosas de las aguas de Gastein son conocidas desde tiempos de los romanos, aunque, realmente, tuvo que pasar mucho tiempo para que el reconocimiento público le llegara.

Fue a principios del siglo XIX, con la visita del Archiduque Juan a la región, cuando se comenzó a popularizar la zona de Gastein. La belleza de sus entornos montañosos y las facultades termales de sus aguas empezaron a atraer cada vez a más gente, sobre todo aristócratas y burgueses, e incluso ilustres como la emperatriz Isabel de Baviera (Sisí) o Franz Schubert pasaron épocas allí. Este último llegó a componer su “Sonata para piano en Re” mientras se alojaba allí, razón por la cual esta obra es conocida como sonata Gasteiner.

El máximo apogeo de Bad Gastein en cuanto a su desarrollo y popularidad se produjo en la época conocida como Belle Époque. Fue durante estos años cuando se convirtió en uno de los destinos más solicitados por la alta burguesía y comenzó a conocerse como el Montecarlo de los Alpes.

Los escenarios bélicos y los cambios geopolíticos acontecidos en Europa durante todo el siglo XX alteraron este estatus privilegiado de Bad Gastein en cuanto a destino favorito y exclusivo. Esto llevó a que su fama decreciera, aunque ninguno de los encantos que tanta fama le dieron desaparecieron, ni mucho menos.

Así que, por fortuna, todos los que continuaron acudiendo a Bad Gastein en busca de ese bienestar histórico, lo siguieron encontrando y disfrutando.

¿Qué es lo que hace tan especial a Bad Gastein?

No se puede decir que haya un motivo único para considerar a Bad Gastein hogar del bienestar. Lo bueno de esta localidad es que es un paraíso que aúna encantos de múltiples tipos, y eso es lo que la convierte en algo especial, que merece la pena descubrir.

Para empezar, llegar allí supone un espectáculo visual, gracias a la apariencia arquitectónica, congelada en el tiempo, como si nos trasladara a la Belle Époque de la que hemos hablado anteriormente. Algo así, en verdad, ya enamora por sí solo, sin necesidad de otros complementos ni adornos. Pero a Bad Gastein no le basta con eso. Quiere que todo sea más intenso y profundo, y lo rodea todo de un impresionante entorno montañoso en el que se juntan los montes verdes repletos de árboles y las cumbres blancas, que confiesan que allí no hace precisamente mucho calor.

Ahora bien, si una visita cultural y de turismo natural, de montaña, o incluso un turismo más activo –perfecto para los amantes de los deportes de invierno– no es suficiente, aquí no pasa nada. Aunque no haya un motivo único para la fama de Bad Gastein, sí que puede decirse que hay uno original e identificativo: sus aguas termales.

De hecho, la cantidad de balnearios y espacios de bienestar que hay aquí es enorme, sobre todo en proporción al tamaño del lugar. Piscinas de agua caliente al aire libre, saunas, baños de vapor, etc. Si quieres un lugar para tonificar cuerpo y mente, Bad Gastein es una garantía.

Además, es un destino perfecto en cualquier época del año. En verano, podrás refugiarte del calor y disfrutar de un entorno natural y emblemático. Y si quieres practicar deportes de invierno en un escenario sin parangón y con posibilidades para todos los gustos, también. Recuerda, sea la época que sea, al pack de bienestar físico y mental siempre le podrás añadir un viaje a los tiempos de la Belle Époque. ¿Qué más se puede pedir?

compartir en redes