El triángulo del bienestar: la alimentación (parte III)

  • Gastronomía
cat-icon-on-post

Tres cosas son imprescindibles para encontrar el bienestar: El descanso, el ejercicio y la alimentación.

El tercer lado del triángulo equilátero de la salud es la alimentación.

Una alimentación sana y equilibrada ayuda a tu cuerpo a absorber los nutrientes necesarios para funcionar correctamente a la hora de hacer ejercicio, en nuestra vida cotidiana y una buena alimentación también influye para conseguir un descanso de calidad.

Comer y comer bien, es además un placer.

bienestar alimentación

Llegamos a la tercera parte del triángulo del bienestar, la alimentación. No por ser la última es la menos importante, ni mucho menos. Comer es fundamental para la vida, pero no solo eso, para mantenernos saludables también es importante comer bien. Tan convencidos estamos de ello que en Vive 0,0 tenemos toda una sección dedicada a la alimentación equilibrada y saludable.

Pero, ¿qué es comer bien? Cuando hablamos de comer bien estamos hablando de llevar una alimentación sana, variada y equilibrada. Es decir, comer de todo y manteniendo unos horarios.

Come variado

Tu cuerpo necesita todo tipo de nutrientes para funcionar adecuadamente. Vitaminas, minerales, azúcares, hidratos de carbono y también grasas son fundamentales para que nuestro organismo, huesos y músculos se mantengan fuertes y poder prevenir enfermedades cuidando el sistema inmunológico.

bienestar alimentación

Muchas veces hemos visto como la pirámide nutricional establece unas pautas sobre las cantidades de hidratos, verduras y grasas que debemos comer. Sin embargo esta proporción está basada en un conjunto diario o semanal y no en una ración de comida, por lo que nosotros preferimos hablar de plato nutricional.

Dependiendo de tu edad y tu actividad diaria será conveniente distribuir los diferentes aportes, pero en general para un aporte correcto de nutrientes deberemos distribuir proteínas, verduras e hidratos de carbono de manera homogénea en las tres comidas principales del día: desayuno, comida y cena.

El plato nutricional perfecto debe incluir aproximadamente la mitad de vegetales, frutas y verduras, un cuarto de cereales (arroz, quinoa, pasta), un cuarto de proteínas saludables como pescado, huevos o carnes, limitando carnes rojas y procesadas. En cuanto a las grasas, se recomiendan aceites vegetales y no hidrogenados. Nuestro cuerpo necesita para funcionar grasas y azúcares, que encontraremos en aceites y frutas, siendo estos de mejor calidad que aquellos que se encuentran en la bollería industrial o en las carnes procesadas. El tipo de carbohidrato es más importante la cantidad que ingerimos, ya que algunas fuentes son más saludables que otras. Esta es otra de las claves: vigilar la calidad de los nutrientes que ingerimos.

bienestar alimentación

Es por esto que se recomienda evitar todo lo procesado y buscar alimentos naturales, frutas y verduras de temporada y lo menos manipulados fuera de tu casa que puedas, ya que es entonces cuando se añaden conservantes o ingredientes que no son muy recomendables.

Sigue un horario

Una alimentación sana también necesita horarios y regularidad en los aportes energéticos.

La regularidad en las comida es también importante. Se recomienda hacer cinco comidas al dia que vayan aportando alimento a nuestro cuerpo para funcionar correctamente durante el día y poder rendir tanto en el trabajo como fuera de él, cuando estés haciendo ejercicio, paseando o haciendo tus tareas diarias.  

bienestar alimentación

Esto también ayuda a que el sistema digestivo esté activo, y así ir asimilando los nutrientes de manera continua. Cuando nos damos un atracón o tenemos demasiada hambre, el organismo asimila los nutrientes que más necesita de manera apresurada y se pueden producir desequilibrios, cuyas consecuencias pueden ser desde malas digestiones hasta acumulaciones de grasa en sitios raros o incluso desequilibrios hormonales.  

Procura distribuir tus cinco comidas en desayuno, comida y cena, tomando algo ligero entre las comidas principales, es decir a media mañana y por la tarde. Si eres de los que cenan pronto, tal vez tu cuerpo agradezca un pequeño aporte antes de dormir, un largo periodo de tiempo en el que no ingerimos nada, y esto puede hacer que nos levantemos con los niveles de glucosa demasiado bajos. Un yogur o un vaso de leche son perfectos en estos casos.

bienestar alimentación

Comer bien es una necesidad, y como hemos dicho, también es un placer. Cerramos el triángulo del bienestar con estos consejos para una alimentación sana, que asegurará que te sientas mejor a todos los niveles: un cuerpo más fuerte para un mejor rendimiento, con un sistema inmunológico resistente, que facilitará descanso y bienestar.

¿Cuáles son tus trucos para comer sano y variado?

compartir en redes